Una de radares y señalizaciones incomprendidas… hasta por la Administración

Radar para el control de la velocidad

Una *sentencia judicial* da la razón a un ciudadano que recurrió una multa impuesta basándose en una *foto de radar.* El cinemómetro captó y fotografió el coche de esa persona circulando a 103 Km/h ya que alguien lo había programado para detectar excesos de velocidad sobre una limitación de 80 Km/h. Sucedió en la carretera C-17, a la altura del municipio barcelonés de Tagamanent.

¿Por qué triunfó el recurso de este ciudadano? Simplemente, porque *el radar estaba mal programado.* Atendiendo a la señalización existente por aquel entonces en la vía, era legal circular a 100 Km/h y hasta 120 Km/h en el caso de un turismo o una moto que adelantara a un vehículo que no circulase ya a 100 Km/h.

¿Cómo fue que el conductor sancionado detectó el error? Sencillamente, porque era *propietario de una autoescuela* y supongo que en cuanto recibió la multa vio que allí fallaba algo. La noticia, publicada el viernes en el diario comarcal El 9 Nou, me hizo esbozar una sonrisa malévola. Temía que esto pudiera acabar pasando…

Paisaje al viajar

Ahora el radar que da sentido a la noticia ya no existe. Fue el *primer cinemómetro* instalado por el Servei Català de Trànsit. Lo emplazaron en 2002 y estuvo activo hasta octubre de 2008. El reportaje publicado en el diario afirma que en 2003, el primer año completo de la utilización del radar, el aparatito _cazó_ a 3.800 vehículos.

La sanción recurrida se impuso en 2006. Por aquel entonces, había una señal de limitación de velocidad a 80Km/h asociada a un peligro por la proximidad de una intersección. Más allá del cruce estaba el radar, calibrado a 80 Km/h. Y esta es la clave de todo el asunto. Ahí hay un *error de la Administración* de proporciones épicas. Reglamento en mano, dice la explicación de la señal de limitación de velocidad máxima lo siguiente:

Señales de limitación de velocidad y advertencia de peligro

R-301. Velocidad máxima. Prohibición de circular a velocidad superior, en kilómetros por hora, a la indicada en la señal. Obliga desde el lugar en que esté situada hasta la próxima señal “Fin de limitación de velocidad”, de “Fin de prohibiciones” u otra de “Velocidad máxima”, *salvo que esté colocada en el mismo poste que una señal de advertencia de peligro* o en el mismo panel que ésta, en cuyo caso la prohibición *finaliza cuando termine el peligro señalado.* Situada en una vía sin prioridad, deja de tener vigencia al salir de una intersección con una vía con prioridad. Si el límite indicado por la señal coincide con la velocidad máxima permitida para el tipo de vía, recuerda de forma genérica la prohibición de superarla.

Si el radar estaba más allá del cruce, eso quiere decir que la velocidad máxima para la vía ya no era la limitada específicamente a 80 Km/h, sino la genérica de la vía, que para la carretera en cuestión es de 100 Km/h por tener dos carriles en al menos uno de los dos sentidos. Estos son conceptos presentes en cualquier *manual de autoescuela* y de forma habitual se plantean como preguntas dirigidas a cualquiera que quiera obtener el permiso de conducir dentro de los exámenes de *conocimientos generales.*

Entonces, quizá habría que preguntarse *quién programa los radares,* con qué conocimientos cuenta en materia de señalización y bajo qué supervisión realiza su labor. 3.800 conductores sancionados en un solo año no es como para tomárselo a broma. Muchos de esos conductores pagaron por una infracción que no cometieron.

Se da la circunstancia de que *conozco la carretera* que es el escenario de la noticia. Hace pocos meses culminaron una serie de obras en la zona donde antes estaba el radar. Han mejorado el trazado de la carretera, pero la señalización quedó con algunas *incoherencias.* Hay limitaciones de velocidad mezcladas con limitaciones de velocidad asociadas a peligros. Hay incorporaciones en las que se informa de que la carretera tiene dos carriles (y por tanto la velocidad legal es de 100 Km/h) aunque unos metros más atrás alguien haya plantado una limitación de 80 Km/h. Recientemente han limitado a 80 Km/h un largo tramo rectilíneo que desde las obras ha funcionado a 100 Km/h sin siniestros. Unos kilómetros más al Norte, en la misma carretera, ahora autovía, hay una incorporación en la que aparece una limitación a 60 Km/h, al cabo de un momento la señal de entrada a la autovía que implica por Ley una velocidad de 120 Km/h y unos metros más allá hay una limitación de 100 Km/h. Con tanto ir y venir de velocidades, como para querer practicar la conducción económica, vamos.

¿Es que no hay nadie que sabiendo lo que significan realmente las señales de tráfico se dé *una vuelta en coche* cuando acaban los trabajos de señalización de las carreteras? ¿Tanto cuesta dotar de un poco de sentido a los mensajes que envía la Administración a los conductores?

Velocidad excesiva

Ahora ya no está ese radar del recurso. Pero de vez en cuando hacen su función unas enormes cajotas móviles y muy visibles que descarga un camioncito a eso de las nueve o las diez de la mañana y que se retiran por la tarde tras haber cumplido con su cometido, sea el que sea. Y siempre que veo las cajas, pienso en cómo se habrán programado los radares que contienen y si habrán tenido en cuenta todo lo que dice la Ley en materia de velocidad. Ahora veo que *mis temores no son infundados.* Ahora sé que cualquier radar podría suponerme un disgusto aun circulando de forma legal. Sinceramente, no me extraña que ante los radares muchos conductores frenen como posesos. Ya no es que ellos no sepan a qué velocidad tienen que circular. Es que la propia Administración demuestra no saberlo.

Y no, es algo peor todavía. Es que un ciudadano cualquiera tiene que llegar a recurrir de forma judicial algo por lo que se le tendría que caer la cara de vergüenza a quienquiera que desestimara un primer recurso a todas luces acertado. Me parece *surrealista* que haya que defender una obviedad que está al alcance de cualquier chaval de 17 o 18 años cuando se apunta para examinarse de teórica.

Alguien dirá que no hay para tanto, que al fin y al cabo el propietario de la autoescuela ganó el recurso. Sí, pero no podemos obviar un detalle que da la misma noticia original. Y es que, para recurrir una sanción de 70 euros, el conductor invirtió además de su tiempo *casi diez veces ese dinero.* Alguien dirá que lo que cuenta es la satisfacción personal de obtener el reconocimiento de la Verdad. Pues no. En mi caso, no. Yo me conformo con que en la Administración se conozcan el Reglamento General de la Circulación y que no me lo discutan hasta el punto de tener que ir a los tribunales. Al menos, que lo conozcan al mismo nivel que se les exige a quienes piden que se les dé permiso para conducir. Y si no se saben la lección, pues que estudien un poco más, ¿no?

Foto | scalleja, darkaico, Samu73
En Circula Seguro | La DGT “sólo” plantará 150-200 radares al año, Los conductores españoles no conocemos bien el Reglamento de Circulación

  • Hay mas incoherencias. Suelo usar la AP-7 dirección Tarragona desde Barcelona; hay unos tuneles, mas al sur de los del Garraf, que tienen una recomendación (señal cuadrada con fondo azul y numero blanco) de 80, y espues del tunel en vez de un fin de recomendación, que sería lo lógico, hay un fin de prohibición con la tabla rasa que eso significa. Esto no iría mas allá, ya que ese tramo no hay limitación alguna, si no fuese por que se esta estandarizando en los tuneles.

    Desde Torredembarra a Tarragona, salgo de la AP-7 y cojo la nueva A-7 que es gratuita y me ahorro algo, el caso es que, no se porqué la velocidad está limitada desde que entras a 100 km/h, siendo su trazado mejor y de nueva construcción, en lo alto de un cambio de rasante hay un pequeño tunel de apenas 30 m. donde se repite la señalización antes indicada (recomendacio 80, y fin de prohibicion) de forma que despues del tunel la velocidad vuelve a ser, en teoria de 120 km/h (es autopista), pero en la siguiente incorporación se vuelve a encontrar otra vez la limitación de 100 km/h…no quiero pensar mal…lo haré cuando vea el radar a la salida del tunel.

  • Bueno, pero hasta cierto punto, que los criterios de limitación de velocidad sean unos u otros, mira… hasta se puede comprender que fijen los que sea (por afán de seguridad o por cualquier otro).

    Lo que es realmente indignante es que quienes plantan las señales no sepan lo que estas significan. Eso es de traca y pandereta, con perdón de las panderetas. Y sí, me suena ese caso que cuentas, en el que por el artículo veintisiete una velocidad máxima aconsejable se cancela con un fin de prohibiciones. En fin…

    Bueno, y no hablemos ya de las zonas en obras, que eso ya no es surrealista, es patetiquesperpéntico. Si la campaña de Ponle Freno está recogiendo muchas señales caídas por el suelo, bueno sería que tuviéramos la ocasión de retratar aquellas situaciones en las que la Administración incumple el Reglamento de la Circulación. Lo que ocurre es que en muchos ejemplos es realmente difícil fotografiar o grabar el problema, máxime si uno viaja solo. No te vas a parar en medio de la autopista para echar mano de la cámara… ¬¬

    ¡Ah, idea! Google Street View. Lo que pasa es que no sé si se vulnerarían los derechos de autor… ¿Hay algún abogado en la sala?

  • Consecuencia de pasar por alto la presunción de inocencia en materia de tráfico. Si se te acusa de algo, eres culpable hasta que demuestres lo contrario.

  • En mi caso particular, pagué una multa por aparcamiento en zona de carga y descarga, y con un cartelito en la misma señal “laborables y festivos de 8:00 a 14:00 y de 16:00 a 20:00”. El problema es que la hora de la multa era 21:35. Despues de recurrir 2 veces (con fotos hechas en una cámara desechable, con el periódico del mismo día al lado y un escrito del taller de revelado diciendo que no se habian manipulado los negativos incluidas), por no querer llegar a estos extremos (y no tener que pagar abogado) la pague

  • Epílogo.

    Paso esta mañana por la ruta de las señales incoherentes y me apercibo de que alguien ha metido mano en el asunto. Las limitaciones que hace menos de una semana sorprendían por su planteamiento han desaparecido, y parece que se ha llevado a cabo una amplia revisión y modificación en buena parte de la zona descrita en el post.

    En fin… Desde aquí, envío mi más cordial saludo a los responsables de mantenimiento y señalización del departamento de Carreteras de la Generalitat de Catalunya. 🙂

    PD: Por si alguien lee esto… me da en la nariz que queda algo más de señalización por revisar en el resto de esta vía. ¡Ánimo!

  • Josep, la culpa al final es de todos que vamos como locos, como asesinos que somos al volante.

    Jejejeje.

    ¿Qué tasa de alcoholemia tiene el tío que da por bueno estas burradas? ¿Sabe conducir? ¿Tiene el carné de conducir renovado y al día? ¿El psicotécnico lo supera sin problemas? ¿Tiene historial limpio, todos los puntos del carné y nunca dice palabrotas y menos contra la DGT y Pere Navarro?

    Madre mía en las manos que estamos… la guinda es que el Código de Circulación sigue diciendo aquello de que el conductor debe buscar siempre la forma de actuar más razonable, y a ser posible en una circunstancia dentro de lo legal y estipulado. Precisamente porque nada garantiza que una condición puntual en el tráfico esté preestablecida. Pero así… ¡no hay manera! Te coge el toro por todos lados. Por Fittipaldi, por exceso de precavido, por miedo a la multa, por “cagao”, por torpe…