Una copa de vino sigue siendo demasiado

vino botella y copa.jpg

Cada vez que un estudio sale a la luz, muchas son las distintas miradas que pueden recaer sobre él. Sin rebuscar demasiado, hoy consigo encontrar cuatro. Por un lado la entidad que lo promueve. La cual trata de hacer hincapié en un ámbito concreto. En segundo lugar, la entidad u organismo que puede sentirse como receptora de los resultados. Por otro lado tendremos a la ciudadanía, que casi siempre es el sujeto de estos estudios. Por último, Circula Seguro. Nosotros damos en primera persona nuestro punto de vista que como siempre puede gustar o no.

Y todo lo anterior viene a cuento, ¿de que?. Pues viene a cuento del último estudio sobre la percepción que tienen del alcohol los conductores realizado por el RACC y que vio la luz la semana pasada. Volviendo al párrafo anterior, el RACC sería esa entidad promotora que trata de enfatizar algo concreto. El club catalán, junto con el RACE, son las dos entidades de este tipo más valoradas e influyentes del país, por lo que el estudio toma mayor valor. Pero antes de meternos en más harina. ¿Qué dicen los resultados del estudio?.

Los conductores en este caso son los protagonistas y ellos son los que han dado los resultado. Según el estudio, el 67% de los conductores de entre 35 y 64 años, lo que se conoce como población adulta, desconoce el límite de alcoholemia permitido por la ley. Pero si eso no es bueno, peor es pensar que como se puede llegar hasta la tasa máxima. La tasa de 0,25 mg/l se alcanza con dos copas de vino o una cerveza y media. Sin embargo en el pensamiento popular está que para llegar a esa tasa hay que beberse cuatro cervezas o 3,8 copas de vino. Cifras que duplican las medidas de referencia.

Aunque si esos datos no son para nada halagüeños, tampoco lo son que exista una minoría del 10%, pero que existe, que piensa que es capaz de conducir después de haber ingerido hasta seis cervezas. Los datos que parecen indicar que la gente, aunque sea por desconocimiento, bebe más de lo permitido. ¿Y que hacemos si nos hemos tomado una copita de más?. Dormirla en el coche o dejar de beber un rato antes de coger el coche. Aquí ya entra el tercer implicado en los estudios. La DGT como siempre tiene un papel principal. ¿Hora de una nueva campaña dirigida a los adultos?. Yo la veo clara. Si la de estas navidades (Menos siguen siendo muchos) elimina de golpe cualquier triunfalismo con motivo de la reducción en el número de accidentes, una para evitar el alcohol al volante podría ser: Una copa de vino sigue siendo demasiada.

Resultado estudio vía | El Norte de Castilla