Un nuevo Plan VIVE para revitalizar el actual Plan VIVE

faconauto.jpg

El título puede sonar complicado, pero economizando lenguaje es tal cual lo que han propuesto desde la Asociación de Concesionarios (Faconauto) para intentar salvar el plan actual. Las limitaciones del Plan VIVE han sido las principales causas de que poco después de su nacimiento desde todos los estamentos se plantean el cambio. Una medida de choque, para intentar salvar una propuesta que pretendía revitalizar el mercado y que ni de lejos lo ha conseguido.

Las ayudas del Plan VIVE pasan por la financiación del coche nuevo cuando se achatarra un vehículo de más de quince años de antigüedad. Las nuevas actuaciones consistirían en la ayuda directa, como pasaba con el antiguo Plan PREVER, de hasta 1000 euros en la compra de un vehículo nuevo y 900 en el caso de que éste sea un seminuevo de menos de tres años de antigüedad. Aunque quizás la medida que más pueda ayudar sea que se reduzca la edad del automovil a dar de baja y achatarrar a los diez años. En pocos palabras, un nuevo Plan VIVE, ya que la idea original pasaría a mejor vida.

Muchos son los coches que circulan por nuestras carreteras con una década a sus espaldas. Si se incentiva la compra mediante una ayuda, muchos se pensarían dos veces si tratar de vender el coche viejo en vez de achatarrarlo directamente. Acción que ayudaría a rejuvener el parque móvil y por tanta a mejorar la seguridad vial en nuestras carreteras. Un coche de más de diez años de antigüedad aumenta en casi el doble el riesgo de morir en un accidente.

Y si alguien tiene dudas, los concesionarios han hecho sus cuentas, y las del gobierno, calculando en más de medio millón de operaciones. Cantidad que por un lado serviría para activar el mercado y por otro para llenar las arcas del estado en forma de ingresos vía IVA, impuestos de matriculación e impuestos en la compra-venta de coches usados. Aunque por el momento sólo podemos pensar que esto es el cuento de la lechera y lo que hay es lo que hay: un mercado maltrecho.

Vía | El Mundo