Trucos para que el sistema de aire acondicionado dure más

Climatizador-2
Estamos en pleno verano y es muy probable que muchos de vosotros ya hayáis emprendido vuestro viaje para disfrutar de unos días de desconexión, playa y/o diversión.

En estas fechas es prácticamente imposible viajar en coche sin el aire acondicionado, por lo que suponemos que te habrás cerciorado antes de que funcionara correctamente. Un viaje de 400 kilómetros o más sin aire acondicionado es una locura (lo es ahora y lo era hace cuatro décadas), sobre todo en las horas de luz. Además, aumenta la fatiga y ralentiza nuestras reacciones, por lo que se podría considerar como un sistema de seguridad.

El aire acondicionado es un sistema elemental en nuestro coche pero, ¿sabes que hacer para que funcione correctamente el máximo tiempo posible? Aquí te dejamos algunos trucos para alargar su vida lo máximo posible y que funcione correctamente.

Muchos conductores piensan que el aire acondicionado es un sistema que no requiere mantenimiento o revisiones, pero no, no es así. Además, también es posible que sólo te acuerdes de él en verano. Si hemos acertado, mal hecho, porque la vida del circuito de refrigeración del habitáculo se acortará y las averías en él no son precisamente baratas.

En primer lugar debemos sustituir el filtro de aire del habitáculo, también conocido como filtro de polen, una vez al año aproximadamente. Depende de lo que usemos el coche y de por qué zonas nos movamos o aparquemos, sería conveniente reducir el periodo de sustitución de este elemento. Así, si aparcamos o circulamos habitualmente por caminos o zonas de mucho polvo conviene cambiarlo unos meses antes. Si utilizamos mucho el vehículo, lo normal es pasar más tiempo con el sistema de climatización funcionando, por lo que antes acumulará suciedad. No es un filtro muy caro y, además, en la mayoría de vehículos es una pieza fácil de sustituir por uno mismo, por lo que merece, y mucho, la pena su sustitución.

Algunos de los problemas que suele ocasionar un filtro del habitáculo saturado son la falta de caudal de aire y malos olores. Al acumular tanta suciedad, el filtro no permite el paso de la misma cantidad de aire a través de sí mismo, por lo que parecerá que el ventilador del sistema funciona con menos fuerza.

Jeep-Grand-Cherokee_multimedia

También puede darse el caso de que el aire que expulsa el sistema por las diferentes salidas de ventilación, las cuales es conveniente que limpies de vez en cuando ya que son bastante propensas a acumular polvo, sale frío pero no lo suficiente. Esto suele darse por una falta de líquido refrigerante.

Si tienes esa sensación, puedes hacer tú mismo una comprobación muy sencilla:
En la mayoría de turismos, la consola central cuenta con dos aireadores. Cierra todas las trampillas del salpicadero excepto una de esas dos centrales (si tu coche tiene solo una en la zona central déjala abierta). Conecta el aire acondicionado (o el climatizador) y ponlo a la mínima temperatura posible, ajustando la velocidad del ventilador en su penúltima posición, la segunda de mayor a menor en caudal de aire. También tienes que seleccionar que el aire únicamente sea expulsado a la zona superior, que suele representarse con un simbolito de una persona y una flecha apuntando hacia su cara. Déjalo así dos o tres minutos para que el circuito se enfríe y funcione a pleno rendimiento.

Posteriormente, introduce levemente un termómetro en la única rejilla que habíamos dejado abierta. Espera unos segundos y comprueba el dato del termómetro. Si el sistema de climatización funciona como debería, el termómetro marcará una temperatura de entre 4 y 7 grados. De no ser así lo más probable es que el sistema esté bajo de carga. Solución: visita tu taller de confianza y que hagan un chequeo. Si no hace mucho tiempo que lo cargaste tendrás alguna fuga en el circuito o en los propios conectores de carga. De ser así, y si no encuentran la fuga a simple vista, lo recargarán de nuevo con un colorante que permitirá identificar fácilmente por donde se nos escapa el gas.

Climatizador

El circuito interno se puede averiar por estar mucho tiempo sin entrar en funcionamiento. Al estar el compresor del circuito tanto tiempo parado y el fluido del interior (además del aceite lubricante) sin moverse, pueden aparecer obstrucciones y agarrotamientos. Las juntas de las distintas tuberías también pueden perder su eficacia, por lo que no harían correctamente su función de estanqueidad y por ahí se escaparía el fluido.

Por este motivo es aconsejable, que durante los meses de invierno cuando prácticamente no se utiliza, conectarlo de vez en cuando durante unos minutos. Así, todos los elementos del circuito realizarán su función y evitaremos lo anteriormente descrito. Podemos utilizarlo cuando los cristales están empañados, por ejemplo, ya que acelera el proceso de desempañado y, ya de paso, lo hacemos trabajar durante unos minutos.

Tampoco es recomendable utilizarlo a plena potencia a menudo. Sí, ya sabemos que es casi irresistible ponerlo “a tope” cuando nos subimos al coche a las 4 de la tarde en pleno agosto después de llevar 3 horas aparcado a pleno sol. Pero esto lo forzará mucho y hay otros métodos para bajar unos cuantos grados la temperatura en pocos instantes cuando el habitáculo parece un infierno.

Uno de esos métodos consiste en bajar una de las ventanillas (solo una) y abrir y cerrar sucesivamente y de forma rápida la puerta opuesta. Es decir, si bajamos la del copiloto, abrir y cerrar con movimientos rápidos la del conductor. De esta manera succionaremos el aire del habitáculo cada vez que abramos y saldrá hacia fuera, entrando igualmente aire “limpio” de la calle por la ventana que hemos dejado bajada. Con esto conseguimos ventilar rápidamente el interior del coche y reducir en pocos segundos varios grados la temperatura del mismo. Obviamente, si tienes la posibilidad de aparcar a la sombra o en un garaje cerrado, hazlo.

Un compresor de aire acondicionado no es un elemento barato precisamente. De hecho, pocas son las piezas del sistema de refrigeración del habitáculo baratas, por lo que más nos vale mimarlas todo lo que podamos. Con esto no decimos que haya que usar poco el aire acondicionado, ni mucho menos, pero se le debe prestar la atención que requiere.

En CirculaSeguro | Consejos clave para mejorar el confort en el coche durante el verano
En CirculaSeguro | Este verano, pon a punto tu coche

Fotos | iStcok hikmetyildiz, supergenijalac