Transporte de motocicletas en remolque (y 3)

Moto Remolque

Ya hemos conseguido llevar nuestra moto hasta el circuito para hacer unas tandas, o lo que es peor, la hemos tenido que llevar al taller porque no nos funciona (ojalá que no). En todo caso, la hemos podido transportar de forma cómoda y segura gracias a un amigo que nos ha acompañado y nos echó una mano para cargarla y descargarla.

Pero la vida del motorista es solitaria y a veces no siempre podemos contar con la inestimable ayuda de un compañero. Alguna vez nos encontraremos con la necesidad de llevar la moto nosotros solos y a no ser que seamos uno de los 4 Fantásticos, tendremos bastante complicado aguantar y atar la moto con tan sólo dos manos. Pero no os agobiéis, con un par de truquillos ya veréis como somos capaces.

Tan solo necesitamos una cincha más de las sencillas. Esta nos servirá para aguantar la moto momentáneamente mientras colocamos las dos principales de carraca. ¿Cómo lo hacemos? Pues únicamente la pasaremos por uno de los ganchos delanteros del carro y la cerraremos de forma que la longitud de ella sea la suficiente para llegar hasta el manillar de la moto una vez la tengamos subida en el carro.

Moto Remolque

La dejamos encima del carro en el lado en el que nos encontraremos al subir la moto (en este caso, por ejemplo, en el izquierdo). Ya que no tenemos una fuerza extra que nos ayude a empujarla, lo haremos con el motor arrancado y jugando con el gas y el embrague pero con mucho cuidado y siempre la moto un poco inclinada hacia vosotros. Lo mejor es que antes practiquéis con la moto en una explanada o dentro del garaje, por ejemplo, subiendo la rampa con ella.

Una vez arriba, apagaremos el motor y dejaremos que la moto descanse contra nuestra cadera. Nos agachamos y agarramos la cincha. La abrimos y la pasamos por una de las barras de la horquilla, por encima de la tija. Tensamos hasta que la moto pueda quedar ligeramente inclinada hacia el lado contrario del que la hemos atado y así quedará sujeta por esta.

Bajos del carro con cuidado para no moverlo en exceso y nos vamos al otro lado de la moto para colocar la primera de las cinchas de carraca si tensarla en exceso. Simplemente es para tener la moto ya sujeta y que no se nos caiga a los lados. Volvemos al lado izquierdo y colocamos la segunda cincha de carraca. Ahora ya podemos quitar la primera de las cinchas pues la moto ya la tenemos sujeta. Sujetamos la rueda delantera al carro y seguimos con los pasos que os expliqué el otro día hasta dejarla perfectamente atada.

Para bajarla seguiremos los pasos contrarios a los que acabamos de hacer, es decir, cuando sólo nos queden las dos cinchas de carraca, colocaremos una de las sencillas en un lado y soltaremos la carraca de ese lado. Iremos al lado contrario y con cuidado soltaremos la segunda carraca, observando en todo momento que la moto queda caída hacia el lado de la cincha sencilla como cuando la cargamos. Pasamos de nuevo al otro lado, la soltamos y ya podemos hacer descender nuestra moto por la rampa.

Moto Remolque

Para finalizar, os comentaré ciertas cosas que he visto y que podemos hacer, y otras que también he observado y no debemos hacer nunca.

Por ejemplo, nunca deberemos dejar una velocidad insertada ya que la moto se va moviendo en el carro hacia adelante y hacia atrás, aunque de forma inapreciable, y esto machacará el selector y piñones de la caja de cambios con el tiempo. Tampoco deberemos dejar la moto atada y tensada mucho tiempo ya que las suspensiones sufren en esta posición (están diseñadas para permaneces sueltas y no comprimidas). Si la vamos a dejar así por ejemplo un día entero, es mejor soltar las cinchas una vez cargadas lo suficiente para que las suspensiones queden en reposo pero con la moto sujeta. Así, a la mañana siguiente sólo tendremos que ir tensándolas y saldremos sin más problemas. Pero ojo, que no se os olvide volver a tensarlas. Para ello, por ejemplo, atad un pañuelo rojo en el volante para que cuando os sentéis os acordéis de tensarlas.

Lo que si podéis hacer, por ejemplo, es apretar la maneta de freno con un trozo sobrante de cincha o una goma elástica resistente. De esta forma, la moto apenas se moverá sobre el carril del carro y seguro que psicológicamente os sentiréis más seguros. Es especialmente útil cuando la cargamos nosotros solos ya que así no se moverá hacia adelante y hacia atrás mientras vamos colocando las distintas cinchas.

El segundo consejo es especialmente útil para las motos de motocross, enduro y supermotard con suspensiones de recorrido muy largo. Existen en el mercado unos accesorios que se colocan en entre el guardabarros y la rueda delantera y bloquean el recorrido de la suspensión. De esta forma, la horquilla no sufrirá la permaneces comprimida varias horas y además cuando tensemos las cinchas no tendremos que tener en cuenta el movimiento de la suspensión, que a veces hace que la moto se nos afloje un poco con el paso de los kilómetros.

En Circula Seguro | Transporte de motocicletas en remolque (1), (2)
Fotos | Nostromo Mille, Pau Vidal.

  • Sam

    Jejeje. Me ha hecho gracia lo de “Pero la vida del motorista es solitaria…” 😉
    Buenos post! Mucho truco “casero” que sirve atodo el mundo 😀