Transporte de motocicletas en remolque (2)

Moto Remolque

Después de que la semana pasada viésemos que es necesario para poder transportar de forma legal nuestra moto en un carro junto con todos los trámites que hay que tener en cuenta, es hora de ponernos en faena y nada mejor que ver unos sencillos consejos de cómo sujetar correctamente la moto al remolque.

Siempre que queramos sujetar un objeto para transportarlo, hay que tener en cuenta unos sencillos detalles. Lo primero es que buscaremos un punto de anclaje lo más alto posible en el bulto y lo más alejado en el remolque. Lo segundo es nunca dejar el sobrante de las cinchas sin atar pues se puede enroscar en el eje de la rueda y provocar un accidente.

Lo más sencillo es contar con la ayuda de alguien para poder subir la moto al remolque y que la sujete mientras nosotros vamos colocando las distintas cinchas. Lo mejor es que usemos cinco, dos de tipo carraca y las otras tres de las de cierre rápido.

Moto Remolque

Primero colocaremos en la rueda delantera una de las de cierre rápido sujetando esta con el hierro frontal que lleva los carros para encajar la rueda. De esta forma, evitaremos que la moto se mueva hacia adelante y hacia atrás.

Después colocaremos las dos cinchas de carraca desde cada una de las barras de la horquilla al carro. En el carro usaremos las zonas destinadas para ello mientras que en la moto, pasaremos las cinchas por encima de la tija. De esta forma, las cinchas no resbalarán por las barras de la suspensión ya que harán tope en la mencionada tija. No las tensaremos al máximo, únicamente lo suficiente para que la moto se sujete derecha.

Para la parte de atrás usaremos las otras dos de cierre rápido. Si nuestra moto lleva los reposapiés del pasajero, un buen sitio para sujetarlas es los soportes que llevan. Si por el contrario, nuestra moto es de tipo enduro o las hemos quitado para entrar en circuito, el subchasis es una buena opción.

Moto Remolque

No es recomendable que uséis los reposapiés del piloto o el escape para sujetarlos ya que en el primer caso están demasiado adelantados y no darán estabilidad durante al transporte. En el segundo caso podemos doblar la sujeción del escape o incluso romperlo si tensamos demasiado.

Una vez colocadas las cuatro cinchas, iremos tensándolas una a una de forma alternativa. Por ejemplo, primero la delantera derecha y a continuación la trasera izquierda para luego hacer lo mismo con las dos que nos quedan. Así las suspensiones se irán comprimiendo al unísono.

Cuando hayamos tensado las cuatro, cogeremos los sobrantes de las cinchas y las ataremos de forma que todo quede perfectamente sujeto y sin posibilidades de que con el viento vayan ondeando ya que, como comentaba antes, puede engancharse con el eje del carro y provocar un accidente.

Moto Remolque

Para estar seguro de que la hemos sujetado correctamente, nada mejor que pegarle unos meneos con las manos hacia los lados y hacia delante y atrás. Si notamos que la moto forma un todo con el carro, la habremos sujetado correctamente. Después de unos kilómetros circulando, podemos hacer una parada y comprobar que todo está correctamente. A medida que lo hagamos varias veces, la práctica hará que nos resulte más sencilla.

Y recordad mirar más todavía por el retrovisor mientras la transportamos para ir comprobando que no surge ningún problema a lo largo del trayecto.

En la tercera y última entrega, hablaremos de qué hacer en el caso de que la moto esté mucho tiempo sobre el carro y como cargarla si nos encontramos solos y sin ayuda.

En Circula Seguro | Transporte de motocicletas en remolque (1)
Fotos | Nostromomille