Transporte de motocicletas en remolque (1)

Moto Remolque

Cuando a uno empieza a engancharle el gusanillo del circuito, el primer problema con el que se encuentra es del de poder llevar la moto hasta el circuito. Si la moto que usamos es la misma que tenemos para el día a día, lo lógico es que le quitemos algunos elementos superfluos que en circuito no son necesarios y que además, evitará que en caso de caída la reparación sea mucho más costosa, como por ejemplo los retrovisores, faro e intermitentes podemos dejarlos en casa. Pero claro, así no podemos circular por la calle.

Peor caso se nos plantea si hacemos otras disciplinas como el supermotard o el motocross en el que las motos no están homologadas para circular por la carretera, y carecen de matrícula y el seguro correspondiente. A no ser que tengamos un buen amigo que nos lleve de un lado para otro (que haría yo sin el bueno de Noss), tendremos que ponerle un gancho al coche y comprarnos un carro para el transporte de motocicletas. Otro tipo de inventos, como el que os muestro a continuación, no sirve:

¿Qué trámites tenemos que seguir? Vayamos por partes. Lo primero es acudir con nuestro coche a un taller, ya sea el oficial u otro que se dedique a colocar ganchos de remolque, para colocar uno. Lo mejor es elegirlo de tipo extraíble o desmontable ya que así no tendremos que llevarlo colocado cuando no estemos usando el remolque. Evitaremos desgracias propias y ajenas si en un momento dado aparcamos “de oreja”.

Alguno seguro que me dice que él prefiere llevarlo colocado para salvaguardar su defensa trasera. Y yo le digo que claro, está en su derecho, pero siempre y cuando este absolutamente seguro que el no va a golpear a nadie con él. A mi a veces me gustaría poner unas hojas afiladas en las ruedas como los carros de las cuadrigas romanas pero me tengo que conformar con ver Ben Hur.

Una vez hecho, tendremos que ir con nuestro vehículo a la ITV donde nos homologarán la reforma que hemos realizado e incluirán este accesorio en la ficha técnica del vehículo. Ahora ya podemos ir legales a comprar nuestro carro para transportar motos.

Modelos de carro tenemos para aburrir. Desde los sencillos en los que sólo puedes transportar una moto hasta los que te permiten llevar tres a la vez. Incluso los hay carenado con fibra y completamente cerrados que a la vez de servir para llevar la moto, también te permiten meter las herramientas, la garrafa de gasolina y lo que se te ocurra.

Cuando nos hagamos con el carro y antes de poder circular con él, tendremos que pasar por la oficina donde hemos asegurado el coche para que nos incluya dentro de sus coberturas el de responsabilidad civil y asistencia para el remolque. Así, en caso de avería o de un accidente estaremos perfectamente cubiertos. Y por supuesto, ir con la documentación del coche a por un duplicado de nuestra matrícula para colocársela.

Ya con el remolque enganchado cambiaremos el chip ya que las velocidades genéricas en las vías de circulación son diferentes para los automóviles con y sin remolque. Así por ejemplo, la velocidad en autopista pasa a ser de 90 km/h, en carretera convencional con arcén de más de metro y medio, 80 km/h y el resto de vías sin límite específico, 70 km/h.

Para que no se os olvide os recomiendo un truco y es que coloquéis en el salpicadero o por ejemplo en el cuadro de relojes un pequeño adhesivo cuando llevéis enganchado un remolque. De esta forma os refrescará la memoria si en un momento dado os pesa el pie más de la cuenta.

Dejamos para el próximo día la forma correcta de enganchar la moto al remolque porque aunque cada maestrillo tenga su librillo, hay que tener en cuenta algunos detalles.

Foto | Morrillu
En Circula Seguro | Conceptos básicos sobre remolques