El coche autónomo se perfecciona: Tesla mejora su Autopilot reduciendo un 40% el riesgo de accidente

Cada vez son más los fabricantes que equipan sistemas de ayuda a la conducción con el objetivo de facilitar la vida de los conductores, pero sobre todo, para incrementar la seguridad. Aún así, muchos conductores todavía son reticentes al uso de esta tecnología, porque les cuesta llegar a “fiarse” de una máquina.

Sin embargo, esta es una percepción que terminará cambiando cuando la tecnología demuestre con datos y pruebas que puede reducir los accidentes de forma importante. Eso sí, durante todo ese proceso, los sistemas de ayudas a la conducción están condenados a estar continuamente en el punto de mira. Cualquier duda o sospecha de que el sistema haya podido fallar generará revuelo entre la gente y la prensa, y puede que hasta sea objetivo de investigaciones por parte de la autoridades pertinentes.

El sistema de ayudas a la conducción de Tesla estuvo en el punto de mira

Eso mismo ocurrió con el sistema de ayudas a la conducción de Tesla, nombrado por la propia marca como Autopilot. Para el que no lo sepa, el Autopilot puede tomar el control del volante (conocido como Autosteer) o del pedal de freno, entre otras cosas.

Hace ya algo más de 6 meses, ocurrió el primer accidente mortal en un Tesla con el sistema activado, algo que generó un gran revuelo, incluyendo una investigación por parte de la NHTSA, la agencia encargada de velar por la seguridad en las carreteras estadounidenses.

Tesla siempre ha dejado claro que el conductor acepta las condiciones al usar el Autopilot, un sistema que requiere de la atención del conductor y que está en constante evolución, pero que no es perfecto.

Los resultados demuestran una reducción del 40% en el número de accidentes

Una investigación de estas características requiere de mucho tiempo y análisis de datos, y no ha sido hasta el mes pasado cuando se han conocido los resultados. La investigación esclarece que el sistema de ayudas a la conducción no tuvo ninguna culpa y que debería haber sido el conductor el que evitara el accidente. Sin embargo, el análisis de la NTHSA no queda ahí, sino que va más allá. La agencia estadounidense asegura que  los accidentes que sufren los Tesla han disminuido en un 40% desde que se introdujo la característica Autosteer en el sistema Autopilot.

Para llegar a esta conclusión, la NHTSA a ha analizado los datos de la flota de Tesla antes y después de que se incluyese esta característica, llegando a la conclusión de que el número de accidentes ha bajado entorno al 40% después de la llegada del Autosteer. Si antes la cifra era de 1,3 accidentes por cada 1,6 millones de kilómetros recorridos, ahora es de 0,8 accidentes en la misma distancia.

Un gran argumento que sirve para que la marca californiana pueda seguir defendiendo sus sistemas de ayudas  a la conducción, que ya han demostrado con cifras ser efectivos para reducir el número de accidentes.

Tesla no se conforma y quiere más

Pero Tesla no se conforma con un 40% menos de accidentes. Según palabras de su CEO, Elon Musk, la reducción del número de accidentes podría ser aún mayor, llegando incluso hasta el 90%. Una cifra que se alcanzará solo en los coches de que han salido de la fábrica a partir de octubre del pasado año, los cuales equipan los sensores y cámaras de segunda generación (más potentes).

Según Musk, esta mejora se conseguirá gracias al autoaprendizaje que realiza el software que equipan los coches. Los Tesla van recogiendo datos de la carretera en todo momento que luego son compartidos con el objetivo de que el sistema Autopilot pueda ser mejorado. Estas mejoras llegan a los vehículos a través de actualizaciones vía Internet, igual que lo hace nuestro smartphone.

En definitiva, los sistemas de ayudas a la conducción han llegado para quedarse. Necesitarán tiempo para tener aceptación por parte de la población, pero en cuanto demuestren que son capaces de disminuir el número de accidentes y, por lo tanto, aumentar la seguridad del conductor y los ocupantes del vehículo serán acogidos con los brazos abiertos. Al fin y al cabo, son la antesala de la conducción autónoma total.

En Circula Seguro | Obstáculos que los coches autónomos aún no pueden evitarEl coche conectado lo cambiará todo