Temporada de esquí: guía para preparar el viaje en carretera

esquies en coche

Con la llegada del frío, llega la nieve. Y con la nieve, miles de españoles se lanzan a las pistas de esquí para practicar sus deportes de invierno favoritos. Un éxodo que se multiplicará con las vacaciones navideñas que están a la vuelta de la esquina. Pero como siempre cuando salimos a carretera y realizamos un viaje de cierta distancia, no podemos hacerlo de cualquier manera. Vamos a repasar los principales aspectos que debemos tener en cuenta si acudimos con nuestro coche a alguna pista de esquí.

Precaución ante las malas condiciones meteorológicas

Lo que tenemos que tener claro desde el principio cuando salimos para nuestro viaje a la pista de esquí, es que probablemente estemos en invierno o, sino lo estamos, si nos encontremos con unas condiciones meteorológicas adversas. Y ante esto debemos ser conscientes de los peligros que aguardan en la carretera en estas circunstancias. No pecamos de alarmistas: el invierno pasado se produjeron 278 fallecimientos y más de 15.000 accidentes en las carreteras españolas, unos índices de siniestralidad especialmente elevados si tenemos en cuenta que precisamente en estos meses es cuando menos trayectos se realizan.

Lo primero que debemos hacer es preparar nuestro vehículo a conciencia, tanto llevándolo a revisión al taller como supervisando nosotros mismos todos los detalles. Ya hemos hablado en Circula Seguro sobre cómo poner a punto nuestro coche para ir a la nieve, pero muy básicamente podemos decir que nos deben revisar los frenos (que sufren especialmente en frío), el estado del aceite, el líquido anticongelante y el estado de la batería. Nosotros mismos deberíamos revisar que llevemos las pinzas por si ésta nos fallase, comprobar el estado de los neumáticos (especialmente la profundidad del dibujo), que llevemos las cadenas y que tengamos los limpiaparabrisas en perfectas condiciones. Y en general todas las precauciones que debemos tomar cuando salimos de viaje en cualquier época del año, sea invierno o verano.

amigos en coche pista de esqui

Una vez al volante, debemos extremar la precaución y ser especialmente precavidos antes las condiciones adversas que probablemente nos vamos a encontrar en la carretera. Sabemos de sobra que llueva, nieve o haga niebla, debemos moderar la velocidad y guardar una distancia prudencial con los vehículos que nos preceden, ya que la adherencia de nuestros neumáticos se ve mermada y nuestra visibilidad es menor, empeorando nuestra capacidad de reacción y de controlar nuestro coche en caso de maniobra brusca.

Cuando nos encontremos en zona de nieve, tenemos que recordar que existe un código de colores según las condiciones en carretera por los cuales las autoridades de tráfico pueden restringir más o menos la circulación. En nivel rojo se hace obligatorio al menos el uso de cadenas, aunque como veremos más abajo esto siempre no es posible. Si por otro lado nos encontramos con niebla, debemos recordar que es totalmente desaconsejable (y peligroso) el uso de las luces de cruce y largas, por lo que debemos encender los faros antiniebla y tener claro cómo utilizarlos.

Cadenas sí o no, ésa es la cuestión

El tema de los neumáticos y las cadenas para la nieve es un asunto que por su importancia debemos tratar aparte. Ya hemos hablado en Circula Seguro sobre los distintos tipos de cadenas que podemos usar: la tradicional de eslabones de acero, la funda textil, la compuesta o de tipo red, y la semiautomática o tipo araña. También os hemos contado paso a paso cómo montarlas correctamente, especialmente las tradicionales que son las que la mayoría de los conductores españoles usamos. Os recordamos que desaconsejamos totalmente el uso del spray conocido como “cadena líquida”, cuyo efecto es mínimo y están tan solo indicadas para situaciones muy concretas de emergencia.

Lo que sí debemos tener claro es cuándo debemos usar las cadenas. La DGT es clara y no deja lugar a dudas: en nivel rojo de alerta por presencia de nieve, que las autoridades indicarán si es posible a través de los paneles de mensajes variables (si no fuese posible circular el aviso a los conductores, se pasaría directamente del nivel amarillo al negro). Pero existe una excepción a esta regla: cuando en el trayecto haya tramos con túneles. Y es que si tenemos claro que las cadenas son para la nieve, también debemos tener claro que cuando haya tramos sin nieve debemos prescindir de ellas (principalmente por el daño que se produce en el firme de la carretera). Y como ya estaréis pensando, el remedio puede ser peor que la enfermedad y poner y quitar cadenas cada vez que encontremos un túnel no es una opción, por las situaciones de riesgo que puede causar en la seguridad vial.

cadenas para la nieve

Ante este hecho, la DGT explica que en estos casos (vías donde se alternen tramos de túnel con tramos al aire libre con nieve), el uso de cadenas también está prohibido y sólo se podrá circular con neumáticos especiales de invierno. Así que lo mejor que puedes hacer es repasar tu ruta al dedillo para averiguar si existen tramos con túneles, porque de haberlos ya sabes que no podrás circular tampoco con cadenas en caso de nivel rojo.

Así que nos encontramos que parece que la solución más práctica es montar neumáticos de invierno (propician también un mayor control del coche). Ojo, se llaman de invierno, no de nieve, por lo que su uso es más que recomendable en estos meses incluso si no tenemos pensado acudir a zonas nevadas, ya que su factor diferencial es su composición específicamente diseñada para las bajas temperaturas.

Aunque ya vimos que el 71% de los profesionales del sector de la automoción es partidario del uso de neumáticos de invierno durante estos meses fríos, también hemos visto que son buenas alternativas los neumáticos todo tiempo o all seasons, que ofrecen buenas prestaciones en un amplio porcentaje de las situaciones que nos podemos encontrar (teniendo en cuenta que en España no encontraremos ni nevadas árticas ni temperaturas ecuatoriales). Mejorando esta línea, Michelin tiene en el mercado el CrossClimate, un neumático de verano con catalogación de neumático de invierno.

Cómo transportar los esquíes en el coche

Si vas a esquiar también te verás en la tesitura de escoger la mejor forma de llevar tus esquíes en el coche. Y aunque puedas pensar que “obviamente se llevan en el techo del coche”, existen varias alternativas y no todo el mundo sabe la forma más adecuada para transportarlos.

La norma general dice que cualquier tipo de carga que llevemos sobre el techo no puede exceder ni a lo largo ni a lo ancho del vehículo, y que de hacerlo, debemos señalizarlo debidamente so pena de ser multados con 80 euros. Unos esquíes colocados a lo largo del vehículo no excederán su longitud, pero debemos llevarlos igualmente bien sujetos, sin riesgo de que se caigan, arrastren o comprometan la estabilidad del vehículo. De no llevarlos bien firmes podemos ser multados con hasta 200 euros, o lo que es peor, causar un accidente.

hombre colocando esquies

Si efectivamente queremos llevarlos colocados en el techo, podemos hacerlo con los portaesquíes tradicionales sujetos a las barras longitudinales del coche o con unos magnéticos, que te resultarán más cómodos pero deberás comprobar la fuerza de los imanes y la velocidad máxima permitida con ellos. También existen portaesquíes para llevarlos verticalmente sujetos a la bola o a la rueda trasera de repuesto (la que habitualmente llevan los todoterrenos en el portón posterior).

Así que ya sabes, si vas a salir a esquiar este invierno, repasa los enlaces que te hemos puesto y hazte un buen checklist de aspectos a tener en cuenta. La nieve es hermosa pero puede jugarnos una mala pasada.

Imágenes | iStock/SerrNovik | iStock/ViewApart| iStock/ChiccoDodiFC| iStock/wojciech_gajda

En Circula Seguro | 14 artículos sobre seguridad vial que te ayudarán a preparar tu viaje estas navidades | Conducir en invierno: guía para circular con lluvia, nieve, niebla y viento | Neumáticos de invierno frente a neumáticos todo tiempo