¿La tecnología para la seguridad en el vehículo está al alcance de todos?

El factor humano, la vía y el vehículo son tres de los elementos clave que intervienen en los accidentes de tráfico. Por este motivo, los fabricantes, conscientes de la importancia de los mismos, desarrollan cada vez más y  mejores tecnologías que ayuden a minimizar las consecuencias de tales accidentes.

A todo ello se suma una sociedad cada vez más concienciada e interesada en la importancia de la seguridad en los vehículos, tanto que a la hora de elegir un vehículo nuevo se asegura que tenga todos los elementos necesarios. ¿Sabrías qué parte de los mismos influyen en el precio del coche?, ¿cuáles son los más  prescindibles?, ¿Los conoces todos?

Uno de los factores que más pueden influir en el precio del coche es la seguridad. De hecho con el paso de los años se ha convertido en una cuestión vital entre los compradores debido a la mayor concienciación existente a todo lo que acontece alrededor del sector de la automoción que tiene que ver con los accidentes.

A pesar de ello, tanto la seguridad como que cuente con importantes sistemas que ayuden a evitar accidentes no han sido los factores determinantes a la hora de adquirir un vehículo. Otros factores como el precio y el consumo se colocan delante.

Tanto es así que el informe ‘Españoles ante la Nueva Movilidad: percepciones y hábito de compra de vehículos’ llevado a cabo por la revista Autofacil, el portal AutoScout y la Fundación Pons, revela que el precio continúa situándose como el principal atractivo a la hora de comprar un coche nuevo. Concretamente se sitúa con un 65,94% en el factor más determinante, por encima del consumo (58,86%), el diseño (50,79%) y la seguridad con el 46,93%. Algo que no deja ser preocupante, ya que se trata de proteger la vida de los usuarios. No conviene olvidar que un coche que cuenta con los principales elementos y sistemas de seguridad, será tanto en cuanto más seguro. Aunque por desgracia, el hecho de contar con la última tecnología sale más caro.

Máxima seguridad, ¿un “extra” alcanzable?

El informe “El precio de la seguridad”, realizado por el Área de Prevención y Seguridad en 2015  por la Fundación MAPFRE, que analizó el nivel de equipamiento en 12 modelos de diferentes marcas, pone de manifiesto la importancia de adquirir un vehículo con todos los elementos de seguridad posibles, incluso los que se adelantan a normativas. De hecho elementos como el control de velocidad inteligente, el sistema de frenado automático y el de detección de peatones pueden ayudar a salvar vidas.

Dicho informe no puede ser más aclaratorio, pues concluye que en muchos casos hay sistemas de seguridad que no se encuentran disponibles en extras para los modelos inferiores, mientras que para los de nivel medio se requiere adquirirlos aparte. En resumen, la máxima seguridad se convierte en un “extra” quizá no alcanzable para todos.

Se destaca que todavía hay un 10% de vehículos que no disponen de sistemas de seguridad activa y pasiva más avanzados, “claves para salvar la vida en caso de accidente y con los que se podría prevenir muchas lesiones”, explica Jesús Monclús, director del Área de Prevención y Seguridad Vial de la Fundación MAPFRE y uno de los autores del Informe, quien también recuerda que “la probabilidad de supervivencia de los ocupantes de un vehículo moderno duplica a la de un vehículo de 12 años”.

Está claro que las tecnologías cuentan con un papel clave en la seguridad vial y ahora más que nunca, ya que estamos ante una época de clara explosión tecnológica. Aunque también  es verdad que de poco sirve comprar un vehículo con lo último en tecnología si no conocemos cómo funciona o lo utilizamos mal, ya que nos provoca conductas peligrosas al volante por el simple hecho de creer que nos va a ayudar en todo momento.

Cada vez más los coches introducen nuevas tecnologías que mejoran la seguridad de a bordo gracias a que incorporan nuevos sistemas que ayudan a reducir el riesgo de accidentes o lesiones. Otras por el contrario son más accesorias y prescindibles.

La seguridad: una revolución con el paso de los años

Sistemas como el asistente de cambio de carril, que evitan que nos distraigamos invadiendo el carril contrario, de control de ángulo muerto, que aumentan nuestro campo de visión o el detector de sueño y fatiga, que procuran que vayamos descansados emitiendo una leve vibración al más mínimo síntoma de cansancio. Son solo algunos de los elementos que han sido incorporados a los sistemas del vehículo para evitar accidentes y que su penetración ha demostrado un descenso de víctimas en esas casuísticas, como muestra el estudio. Todas estas son tecnologías que debería incluir de serie un automóvil de hoy en día, así como los sensores de presencia de peatones o reconocimiento de objetos. Es lo que propone como solución la Fundación MAPFRE en dicho informe.

Pero también se palpan mejoras paulatinas aunque mucho tiene que ver la ley, ya que gracias a ella se han democratizado sistemas de última generación en los modelos de gamas medias y utilitarios: al famoso ABS obligatorio en 2003, se le han ido añadiendo otros paulatinamente como la asistencia en la frenada de emergencia, monitorización de presión de neumáticos, ESP o anclaje Isofix.

Prescindir de lo accesorio

Está claro que a la hora de configurar un coche que acabamos de comprar la seguridad debería ser lo primero, muy por encima de elementos encaminados a elevar el confort o la estética del vehículo. Hay elementos opcionales, los también llamados “extras”, que suponen un sobreprecio importante y que podríamos prescindir.

Elementos como el climatizador automático, la tapicería de cuero o un equipo de audio de alta fidelidad con 10 altavoces no son fundamentales a pesar de ser facilitarnos nuestro confort.

Otro elemento que deberíamos obviar sobre todo por seguridad son los neumáticos en exceso y de perfil bajo. Es probable que queden de lo más estéticos en llantas grandes, aunque tienen un precio más elevado, gastan más combustible y quedan expuestos a los bordillos e irregularidades que pudiera presentar el pavimento.

Haya otros que cada vez son más económicos e imprescindibles, caso del navegador, que podríamos descartar llevarlo integrado por uno portátil, muchísimos más barato.

Los tan de moda techos panorámicos o solares, no dejan de tener un precio bastante considerable en opción en comparación a muchos elementos de seguridad del vehículo, que en definitiva no deberíamos prescindir.

Fotos | Newspressonline

Circula Seguro | Nuevos sistemas de seguridad activa para evitar el error en la conducción

Circula Seguro | Sistemas de seguridad del coche ¿todos imprescindibles?