Técnicos en Transporte Sanitario, una deuda pendiente

Ambulancia Samur

Ayer, con todas las conmemoraciones mediáticas por el 10º aniversario del 11-S y mientras los protagonistas involuntarios de los reportajes seguían siendo los policías y los bomberos de Manhattan, me quedé mirando hacia todas aquellas ambulancias machacadas cuyos conductores dieron la vida por la vida de los demás… y luego hice algo que acostumbro a hacer: comparar.

Miré hacia mi entorno más inmediato, hacia el terreno de la seguridad vial en nuestro país, hacia el campo de las ambulancias de nuestro territorio. Y recordé que les debemos algo a todos esos técnicos en transporte sanitario que asisten a los heridos en la carretera. Que sí, que los tenemos presentes, pero a veces pienso que no tanto como debiéramos.

Leo que las competencias generales de un técnico en transporte sanitario son mantener el vehículo de forma preventiva y controlar la dotación de material del mismo, realizando atención básica sanitaria en el entorno pre-hospitalario y trasladando al paciente al centro sanitario útil. Además, veo que sus unidades de competencia incluyen aplicar técnicas de apoyo psicológico y social al paciente y sus familiares.

Cierro el BOE y miro un par de recortes de prensa que tengo por aquí. En ellos se cita el papel de los bomberos a la hora de excarcelar a las víctimas de un terrible alcance. En otro se cuenta cómo los médicos atendieron a un chico en medio de un amasijo de hierros mientras la Policía hacía lo imposible por restablecer la normalidad del tráfico pese a los muchos mirones que desfilaban por el lugar. Poco más. De los chicos de la ambulancia, ni una palabra.

Dejo de lado los periódicos, cojo el teléfono y llamo a Raúl. Raúl es un técnico en transporte sanitario que se inició en la profesión cuando los heridos se subían casi en volandas a la parte trasera de un Renault 12 familiar sin tener demasiada idea sobre cómo trabajar en escenarios de siniestros viales con múltiples víctimas, de esos a los que los malos periodistas llaman “dantescos”.

Ambulancias

Hoy en día Raúl sabe más que los ratones coloraos. A diario se lo monta como puede para luchar contra el tráfico y los atascos, contra los conductores que no comprenden la importancia de su labor, contra el reloj que va contando minutos que en otra situación serían insignificantes, pero que ahora se le facturarán al precio más alto en cuanto llegue a la escena de la colisión, dondequiera que esta sea, y deje esa furgoneta que es una ambulancia allí donde donde no moleste y sea fácil de sacar a toda pastilla. Contra todo… por una vocación que inexplicablemente mantiene.

Buen conocedor de sus rutas, Raúl no se amilana por nada ni por nadie. Cumple el Reglamento a rajatabla y se mosquea cuando encuentra conductores que se aislan de su entorno dentro de la burbuja del habitáculo hasta el punto de no ver ni oír los avisos que les va dando desde su ambulancia. Todo para que, cuando llegue al lugar, nadie tome en cuenta quién está haciendo fuerza para que se pueda extraer a una víctima, quién ha reparado en que hay un niño oculto entre los asientos, quién se la ha jugado al decidir con o sin apoyo médico qué era lo mejor en cada momento:

No deja de ser curioso que ahora que se ha ganado tanto en la asistencia médica en carretera gracias a la profesionalización y certificación del sector, que es importantísimo para salvar vidas, nuestra popularidad no haya crecido a la par.

Se supone que todo eso les va en el sueldo, pero quizá la mejor paga extra es la que ha tenido cuando un grupo de personas ha aplaudido su actuación en un rescate difícil. El justo reconocimiento hacia una labor tan complicada como imprescindible es una deuda que no se puede pagar con dinero. Si acaso, con una sonrisa de vez en cuando. Y un “gracias” tampoco está de más.

Idea original | Dr. Josep Serra
Foto | M.Peinado, Agecom Bahia
En Circula Seguro | Ambulancias y bomberos, mejor con rotativos azules, ¿Tendremos el e-call de serie, por fin?

  • s63aut

    Realmente son profesionales como la copa de un pino, tanto los técnicos (y otro tipo de personal) de las ambulancias como los bomberos y cualquiera que se dedique a las emergencias directa o indirectamente.

    Por desgracia, los recortes están afectando de un modo muy directo a ese sector, a veces un único técnico tiene que atender y conducir, algo a todas luces insuficiente porque mientras se conduce no se puede hacer nada más, ya puestos, que contraten a un conductor “low-cost” y que el técnico sanitario haga su trabajo, algo no deseable, pero siempre mucho mejor que dejar al herido o enfermo desatendido.

    También muchas veces tienen una situación laboral diferente de la del personal sanitario hospitalario, en ocasiones pertenecen a empresas subcontratadas, a consorcios de diferentes entidades públicas que no los contrata con las garantías de seguridad laboral que se ofrece al personal estatutario de la Sanidad Pública (éste equivale al personal funcionario), vinculándose a esos consorcios por meros contratos de trabajo que no siempre son fijos y que pueden ser objeto de regulaciones de empleo, menoscabando la absoluta dedicación y profesionalidad que debería tener un servidor público (¿acaso la policía no tiene la condición funcionarial?, pues no sé por qué no debe tener la condición de estatutario un técnico que salva vidas a diario).

    Mención aparte merecen todas esas empresas de “transporte sanitario”, auténticas sanguijuelas que cobran a precio de oro del erario público, como si fueran taxis individuales de lujo, el transporte de enfermos para terapias o incluso cuando hay movimientos que no son urgentes (entre centros sanitarios, al dar de alta a alguien que no puede ir adecuadamente en un coche particular, etc.); los trabajadores de esas empresas privadas todavía están en peor situación y alguna vez he visto actitudes bochornosas como que alguien le pregunte si le debe algo y le “sugiera” una cantidad concreta en concepto de propina forzosa.

    • pepserra

      mas claro el agua vamos…
      se ve que realmente sabes de que hablas s63aut
      esto tiene obviamente, mucho que ver con el famoso e-call

      • s63aut

        No estoy directamente relacionado con el sector, aunque soy funcionario de la parte estatal de la Seguridad Social (la rama económica de la misma) y me interesa, como ciudadano, la defensa de unos los servicios públicos de calidad. Soy usuario de la sanidad pública, jamás optaría por una mutua privada, aunque de hecho a mí no me dieron opción, pues en la SS casi nadie pertenece a Muface.

        La política no es tanto una cuestión de tener mucho o poco como de establecer una prioridades y, sinceramente, la sanidad de un país y la educación me parecen ámbitos de absoluta prioridad, al contrario de lo que piensan nuestros gobernantes, sean del escalón administrativo que sean, pues desde el más humilde ayuntamiento hasta la Unión Europea parecen tener una gran borrachera de neoliberalismo económico.

  • rofranco

    Afortunadamente sólo he tenido que “utilizar” los servicios de emergencia una vez cuando mi mujer se cayó en la calle estando embarazada de ocho meses (por suerte no fue nada) y les estuve muy agradecido porque el trato fue impecable.

    Me da mucha lástima cuando desde las administraciones se recorta y se menosprecia la importancia de la labor que cumplen estos profesionales, y aprovecho este comentario para volver a enviar un reconocimiento y un agradecimiento a esas personas que se juegan la vida a diario para salvar otras vidas.

  • escargot

    Si se está recortando en un servicio tan importante como éste, ya está todo dicho.

    Nunca he necesitado una ambulancia ni una unidad móvil, y espero estar así mucho tiempo… pero aprecio mucho la labor que hacen.

    • s63aut

      Yo tengo la suerte de tener un ambulatorio en la manzana de al lado de casa y un importante hospital a dos kilómetros de mi domicilio, pero aun así a veces hemos tenido que llamar a alguna ambulancia por mis padres y, por suerte, el servicio fue muy satisfactorio.

      Los profesionales, salvo casos puntuales, son excelentes, pero si van reduciendo recursos al final no podrán dar abasto con todo el trabajo.

      • pepserra

        “Los profesionales, salvo casos puntuales, son excelentes, pero si van reduciendo recursos al final no podrán dar abasto con todo el trabajo.”

        cierto…pues eso mismo s63aut…
        unos al paro y los que queden a aguantar con menos personal…os suena de algo esto???????????????
        en mi ultima guardia tuvimos que salir corriendo como los años 40 del centro de salud cargados con un desfibrilador porque la uvi estaba ocupada justo en un trafico grave…
        nosotros ibamos a una parada cr en domicilio…patetico eh?? y eso que todavia no hay los recortes previstos….

        luego la gente solo sabe que llegas tarde o nunca o incluso bien a base de sudar y jugartela con TU vehiculo…

        porque Sanidad por lo bajini medicaliza un vehiculo privado con una llamada de emergencia y eso no es estrictamente legal ni seguro para nadie…vaya a ser que se destape la carencia…

        si el final es feliz…pues menos se enteran y si no lo es…tampoco veo yo mucha reclamacion(esto es una critica dirigida al usuario) , que ayudaria a mover un poco el cotarro que viene

        • Josep Camós

          La culpa es de los… clientes, por enfermar todos a la vez.

          • pepserra

            si Josep ya lo dices bien, es la mejor frase con sentido ironico pero vamos a tener que organizarnos los lesionados si no anda la cosa mejor:
            ver hoy despido de 1500 trabajadores del H Sant Pau de BCN…evidentemente esto no afecta a la calidad NOOOO? que va…amos aaa AH!

            veis con esto no puede el e-call aunque sea un gran invento…(no es efectivo, que si eficaz) gran diferencia…

          • s63aut

            Hace unos días me comentaban que llamar al 112 es toda una odisea, que te pasan de unos a otros y que tienes que explicar el problema cinco veces, cuando el 112 sería para casos realmente graves y que te enviaran a quien fuera necesario (ambulancia, bomberos o policía) de inmediato.

            Con menos personal no se puede trabajar igual, decir que no se recorta, sino que sólo se deja de renovar contratos o de coger suplentes, es pura demagogia, con menos gente se deteriora el servicio, no se puede estar en tres sitios a la vez.

          • pepserra

            por supuesto que la calidad bajara…pero desgraciadamente parece inevitable…las emergencias seguiran sucediendo con o sin crisis y estos profesionales lo sufriran

  • pepserra

    Lo que es un lastima es que tal como esta el panorama, con estos profesionales , a pesar del e-call y pese a lo que digan las autoridades sanitarias , las cuales nunca suelen estar en las incidencias de salud, es que para que funcione una cadena asistencial en la siniestralidad vial, debe funcionar cada es-la-bon…
    De nada nos servira la mejora del tiempo incidencia-aviso(que ha mejorado en los ultimos años, si la respuesta en tiempo por falta de medios, que no de voluntad es suboptima