Te dejo mi moto, porque para cambiar una opinión hay que cambiar el punto de vista

Te_dejo_moto

Siempre suele ser más fácil criticar que felicitar. Ya se sabe que es más fácil ver la paja en el ojo ajeno que en el propio, y sin embargo en esta ocasión no tenemos más remedio que felicitar a la DGT por la última campaña en la que la principal protagonista es la motocicleta y que muestra una realidad, que no es otra que la solidaridad entre los distintos colectivos que comparten la vía. Y es que en muchos casos, si nos pusiésemos en el caso de los demás, el punto de vista sería radicalmente diferente.

Cuántas veces habremos oído eso de que circulamos en ciudad como locos, zigzageando entre los vehículos, adelantando de forma antireglamentaria, intentando ganar hueco con el semáforo cerrado para salir en primera posición… pero a la vez cuántas veces tenemos que aguantar puertas que se abren, el típico ya me esquivarás… si puedes, el coche que te cierra claramente a posta como si fuese su vida en ello y lo que de verdad está en juego es la tuya… Por eso no hay nada como dejarle la moto a uno de estos individuos.

Es curioso ver durante la campaña cómo cambia el punto de vista de algunos conductores de automóviles, sobre todo en algunos casos en los que se aprecia que son radicalmente reacios a las dos ruedas pero que sin embargo y a partir de ese momento, verán a los motoristas con otros ojos.

Es muy sencillo, es lo que se denomina empatía que tiene cualquier conductor que conduzca varios tipos de vehículos. Porque sólo en un caso todos somos iguales: como peatones. A partir de ahí, todo depende de las posibilidades de cada uno.

Como conductor de automóvil, puedes estar en tu derecho de criticar a un peatón porque hace algo peligroso y que tu, en su posición nunca harías. Pero si nunca has conducido una moto, ¿cómo te atreves a criticar a un motorista por algo que ha hecho? Primero habrá que saber qué le lleva a actuar así porque a lo mejor lo que consideras un cambio brusco de carril es una maniobra evasiva debido a un desplazamiento lateral de otro conductor.

No estaría mal que con el permiso de conducir se recibiesen también clases en otros vehículos, para mirar el prisma de la circulación desde otra cara. Seguro que mejorábamos en muchos aspectos pero, si todavía sigue siendo una asignatura pendiente contar con verdaderos cursos de conducción para obtener en permiso, como para pensar en lo otro…

Foto | Luka Ma

  • juano

    Lo que hay que hacer es cumplir TODOS las normas. Que yo sepa, NO se puede conducir entre dos carriles, lo que pone fuera de la ley la costumbre de pasar entre los coches para ponerse los primeros en los semáforos; NO se puede adelantar por la derecha, salvo los casos previstos; NO se puede cambiar de carril sin avisar con la suficiente antelación, y respetando las prioridades de paso; NO se puede pasar rozando a los coches, hay que dejar un espacio prudencial; ¿sigo?. Un saludo.