Artículos etiquetados como Velocidad y Seguridad Vial

Así funcionan son los radares de velocidad que tiene la DGT

El radar, del inglés radio detection and ranging, si utiliza ondas de radio y se aplica al movimiento se denomina o recibe el nombre de cinemómetro. Así se conoce el aparato encargado de medir en tiempo real la velocidad de los vehículos que circulan por las carreteras. Los cinemómetros si utilizan el sistema láser, en lugar de ondas de radio, están obligados a pasar unas revisiones periódicas y tienen que tener su correspondiente certificado de verificación expedido por del Ministerio de Industria. Ya son más de mil radares los que hay funcionando por toda nuestra geografía española detectando infracciones por exceso de velocidad. Pero…, veamos cómo son los radares de la DGT.

Leer más…

Estas son las novedades que prepara la DGT para 2019

Como cada año al final de diciembre y después del resumen sobre las noticias que más nos han impactado en 2018 en materia de seguridad vial, toca hacer un repaso de las novedades que prepara la DGT para 2019. Algunas medidas ya han sido anunciadas por la DGT y otras pendientes de publicarse en el BOE pero queda por ver cómo se desarrollarán finalmente los cambios normativos introducidos.

Leer más…

El exceso de velocidad (y 3): ¿Dónde está el límite?

colisión_frontal

Si ya sabemos los efectos y alcance de la velocidad, incluso, los medios futuros de ayuda al conductor sobre el control del vehículo para abordar el problema o, mejor dicho, minimizar las consecuencias conocidas del exceso de velocidad en la vía pública tales como, inseguridad vial en la población tras el aumento de la siniestralidad, contribución a la contaminación por el aumento de emisiones de gases y pérdida de la calidad de vida debido al ruido del tráfico rodado; sólo, nos queda hacer una reflexión sobre dónde está el límite y cómo afrontar la necesidad de una mejora en la gestión de la velocidad para lograr el equilibrio perfecto entre todos los usuarios de la vía.

El límite de velocidad no es impuesto a capricho por el titular de la vía sino más bien exigido por el propio ingeniero en base a la configuración del terreno. Una señalización que puede variar con el tiempo debido al volumen de tráfico, puntos de concentración de siniestros, obras, etcétera. Conducir demasiado rápido para las condiciones existentes, por ejemplo, puede ser una de las consecuencias de la tendencia a sobrestimar las propias habilidades. Pero existen más factores….

Leer más…

El exceso de velocidad (2): Cómo abordar el problema

megustalavelocidad

“La velocidad excesiva e inadecuada es el principal problema de seguridad vial en muchos países. Además de contribuir a un tercio de los accidentes mortales, la velocidad es un factor agravante de todos los accidentes”

El otro día hablamos de la diferencia entre velocidad excesiva e inadecuada para referirnos al exceso de velocidad: sus efectos y alcance, así como el comportamiento de los conductores y, hoy, nos centraremos sobre cómo afrontar el problema del exceso de velocidad para de esa forma dar respuesta a las propuestas sobre el problema de la velocidad excesiva como, por ejemplo: medidas de infraestructuras, límites de velocidad, señalización vertical y horizontal, tecnologías de vehículos, educación, formación e imposición de la ley.

Unas medidas que no caen del cielo porque tanto las mencionadas como tantas otras, que también veremos, son utilizadas en la práctica por países de nuestro entorno. Una gestión de la velocidad que no se consigue con una varita mágica sino más bien con políticas que combinan las mejores soluciones, adaptadas a la idiosincrasia del país y, especialmente, con novedosos sistemas de seguridad en el automóvil para conseguir unos resultados satisfactorios. Todo ello, sin olvidar que el conductor es el protagonista en la elección de la velocidad de su vehículo.

Leer más…

El exceso de velocidad (1): Sus efectos y alcance

cara_de_velocidad

Cuando el exceso de velocidad sale en los medios de comunicación para justificar un siniestro ocurrido en la vía pública, automáticamente pensamos en la gravedad del suceso y relacionamos los daños ocasionados con la velocidad del vehículo pero no siempre es así. Un aparatoso siniestro puede ocurrir en un tramo curvo por el mero hecho de circular su conductor a una velocidad inadecuada pero no por ello excesiva.

Dos formas de expresar el tipo velocidad a la que puede circular cualquier conductor si queremos determinar las causas, por ejemplo, de una salida de la vía pero que estaríamos ante una información errónea si no tenemos en cuenta otros factores como, por ejemplo, la influencia del trazado con sus condiciones ambientales, tipo de vehículo y estado del conductor.

Leer más…

Velocidad excesiva, “un contrato definido”

VELOCIDAD

Si las estadísticas vinieran solas sería estupendo alegrarse cuando los datos son positivos. Lo malo de este asunto es que cuando nos hablan de estadísticas, los datos vienen acompañados y su lectura de manera conjunta, normalmente, nos ponen en alerta. Que los siniestros de tráfico hayan bajado ya es una buena noticia pero que más de 40.000 conductores hayan sido denunciados por excesos de velocidad en una semana, según la DGT, es una noticia que además de negativa es para reflexionar:

¿Menos circulación pero conductores con más prisas?, ¿velocidad controlada por radares con efecto ‘badén’?, ¿culto a la velocidad o licencia para correr?, ¿sabemos los límites genéricos y específicos?…

Leer más…

Seamos conscientes de la velocidad y sus riesgos

Coche-Paris

En las vías públicas en España, calles, carreteras, autovías y autopistas, hay límites de velocidad máxima. Se imponen por ley, ya sea un límite genérico, por el tipo de vía, o un límite específico, en un tramo en concreto, y es obligatorio cumplirlos, arriesgándose el conductor que no lo haga a ser sancionado. Hasta aquí, nada nuevo que un conductor no sepa.

Hay diferentes motivos por los cuales se establecen estos límites de velocidad: el primero es la seguridad, pues dependiendo del tipo de vía, de la anchura de la calzada y de los carriles, de la existencia de cruces o pasos de peatones, al llegar a curvas, ante la posibilidad de que aparezcan animales, por no haber arcén o ser estrecho, etcétera, etcétera, una velocidad mayor supondría un peligro también mayor.

Leer más…

Las fases del siniestro vial (1): Percepción

3838933387_7cd9338027_z

El incidente o siniestro vial con ocasión del tráfico de vehículos (con o sin motor) y en donde también participan peatones y ciclistas, ya sea en casco urbano o interurbano, no se produce de forma repentina o como caído del cielo (falsa creencia), sino que se trata de una sucesión encadenada de hechos que se producen en dos dimensiones físicas: en un terreno, sitio o lugar y en un intervalo de tiempo.

El escenario vial ya lo conocemos, es decir, es por donde nos movemos. Un espacio donde existen varias zonas, fases o áreas para explicar o reconstruir lo sucedido dentro de una secuencia temporal recorrida por un vehículo o peatón. Pues bien, una de esas fases sería la percepción, es decir, la acción y efecto de comprender o conocer algo.

Leer más…

La percepción de lo que es circular rápido, muy rápido o con exceso de velocidad

12886550354_bb4c831c6e_b
La nueva tabla de sanciones con respecto a la velocidad máxima establecida es interesante: aplica los nuevos cambios en los límites de velocidad porque incluye una columna para el límite de 20 km/h, y otra para el de 130 km/h, con los correspondientes tramos de sanción, la multa económica y la pérdida correspondiente de puntos. En realidad es una tabla como cualquier otra de las que podemos ver en cada reforma de la Ley de Seguridad Vial, pero esta vez la traigo no solo para informar sobre ella, sino para tratar un tema que me parece curioso.

La percepción que todos tenemos a priori sobre la velocidad es que “circular rápido” es más notable cuando lo hacemos en una autovía, por ejemplo, a 150 km/h, que cuando circulamos a 50 km/h en una zona de 30. Quizás esto es algo exagerado, pero con otro ejemplo lo veremos más claro: circular a 70 km/h por la Castellana de Madrid (ponga aquí la calle o vía de su ciudad por la que más rápido circulan los coches) no se considera algo excesivamente grave, al menos visto el tráfico diario en esa gran arteria. Si aplicásemos esa proporción a los 120 km/h de la autovía, hablaríamos de 168 km/h, ¿son o no son más impactante los 168 km/h que los 70 km/h?
Leer más…

Accidentes, consecuencia de velocidad y errores

Accidente de coche

A principios de esta semana, en un nuevo capítulo de nuestra particular tercera oportunidad, hablábamos del alcance por detrás debido a una velocidad inadecuada a las circunstancias o al trazado de la carretera. Por casualidad me encontré con el vídeo que podréis ver a continuación en el que varios factores influyen en que tenga lugar un siniestro. Muchas veces los accidentes son consecuencia de la velocidad y otros errores.

Esto me recuerda a su vez cuando hablaba en un artículo sobre el uso de prendas reflectantes en moto e intentar ser lo más visibles posibles. Mucha gente siempre respondía lo mismo: pero si es que no nos ven. Incorrecto, porque puede que no nos vean pero al menos que por nuestra parte hayamos hecho todo lo posible. Y es que dos no chocan si uno no quiere.

Leer más…