Artículos etiquetados como Conducir con sueño

La dieta es parte de tu seguridad activa al conducir

El combo mortal si le ponemos refresco

El combo mortal si le ponemos refresco

Quien no se haya dispuesto para conducir después de una comida copiosa, no sabrá lo que significa sentarse al volante con el estómago bien pesado, y con unas digestión lenta. Para más referencias, suele coincidir que después de comer, si el cielo no está cubierto de nubes, el sol se va a entretener en calentarnos la zona abdominal, dándonos todavía más sensación de pesadez y modorra, y corremos el riesgo de padecer somnolencia. En esos casos, lo mejor es parar y despejarse, o bien dormir directamente una siesta. Para evitarlo, nuestra dieta debe convertirse en nuestra aliada más fiel.
Leer más…

Recomendaciones para evitar la somnolencia al volante

Rupert-Ganzer

Hay muchas causas que nos pueden provocar somnolencia mientras conducimos, más aún con ritmos de vida muchas veces ajetreados, en los que a veces tenemos que madrugar mucho, otras veces terminamos de trabajar más tarde, o hay noches en las que no hemos podido dormir tanto como nos hubiera gustado.

El sueño al volante es un riesgo real y más habitual de lo que nos damos cuenta: aproximadamente casi 3 de cada 10 accidentes de tráfico se deben a la somnolencia y al sueño al volante. Lo más importante es que seamos conscientes de este riesgo y no lo ignoremos, porque el sueño acaba venciendo y sin darnos cuenta pasamos de tener sueño a quedarnos dormidos sin quererlo, aunque sea un par de segundos, suficiente para tener un accidente.

Leer más…

Sistemas de detección de la fatiga y falta de concentración al volante

detector-fatiga-sueño-volante-volkswagen

Para conducir nuestro coche con la máxima seguridad posible, no debemos olvidar nunca que el factor más importante somos nosotros mismos. El factor humano es el mayoritario hablando de causas de accidentes de tráfico: alrededor de tres de cada cuatro siniestros son debidos a este factor. Debemos ser conscientes de conducir en adecuadas condiciones físicas y psíquicas, y concentrados en la compleja tarea que es conducir.

Eso es lo principal. Y es algo obvio que sabemos todos: no debemos distraernos al volante, si estamos cansados no deberíamos conducir y si tenemos sueño, mucho menos. Pero no siempre es posible, tenemos que conducir tarde de vuelta a casa, nos nos paramos a pensar en ello, o bien solemos confiarnos, creer que sí podemos, e infravalorar los síntomas. Es aquí cuando la tecnología puede y debe ayudarnos.

Leer más…

Cuando el sueño termina en siniestro vial

1. Mediana: Franja divisoria situada en mitad de una carretera que tiene la finalidad de separar físicamente los dos sentidos del tráfico

1. Mediana: Franja divisoria situada en mitad de una carretera que tiene la finalidad de separar físicamente los dos sentidos del tráfico

Una salida de vía es lo mínimo que puede ocurrir cuando se sufre somnolencia en la conducción. Un siniestro de tráfico que nos lleva a recordar a los sucedidos de hace unas décadas en aquellas carreteras secundarias y estrechas con árboles en sus márgenes. Unos siniestros de tráfico consistentes en choque contra el tronco de un árbol o, con suerte, el vuelco en la cuneta tras la salida de la calzada del vehículo y con el resultado que ya os podéis imaginar.

Sin embargo, la misma situación puede empeorar si el conductor del vehículo, antes de salirse de la calzada, invade el sentido contrario de una vía con doble sentido de circulación debido a la gravedad que supone sufrir una colisión frontal contra otro vehículo, máxime si la colisión se produce en una autovía o autopista. No obstante, habría que analizar ambos supuestos para saber si en lugar de una somnolencia por parte del conductor ha habido una maniobra evasiva errónea, velocidad inadecuada o excesiva o un fallo en el vehículo. Veamos más detalles…

Leer más…

Aquí sí paras, campaña contra el cansancio

León durmiendo

Con motivo del aumento de desplazamientos durante el verano, la DGT junto a ANFABRA y RACE han elaborado una campaña para recordarnos a todo que la fatiga es uno de los peores aliados durante los viajes y combatirla está en nuestra mano.

Para ello han realizado un vídeo que ha conseguido sacarme una sonrisa y que seguramente hará lo mismo para aquellos que hemos vivido los años ochenta. No os cuento más. Directamente os dejo con el vídeo de la campaña. Seguro que reconocéis la canción en menos de cinco segundos.

Leer más…

Somnoalert, detección de somnolencia al volante a través de una aplicación móvil

Dormido al volante

Dentro del Congreso Mundial de Telefonía Móvil que se está celebrando esta semana en Barcelona, y entre las miles de novedades, programas, gadgets y demás, ha sobresalido una aplicación para el móvil que es capaz por ella sola de detectar somnolencia al volante y avisarnos para que nos detengamos a descansar antes de que el descanso sea eterno.

Hace ya un tiempo, Jaume nos explicó cómo funcionan estos sistemas, en qué se basan para reconocer los indicadores de que al conductor está sufriendo las primeras fases de somnolencia y cuáles son los sensores que utilizan. Os recomiendo que le echéis un ojo porque merece la pena para conocer un poco más.

Leer más…

Detección automática de modorra

Dormida al volante

Hace ya más de tres años, nuestro admirado Javier Costas nos avisaba que la falta de sueño es la causa de más de un tercio de los accidentes. Ahora, fiel a su trayectoria profesional, nos envía una pista indicando acerca del sistema de detección de modorra de Bosch, incluido de serie en varios modelos de Passat desde 2010.

Ya sea por falta de sueño, cansancio en general, o la insistente monotonía de un largo viaje, el aletargamiento causado por la modorra es un enemigo que acecha kilómetro tras kilómetro. Amenazando en convertir en una trampa mortal incluso la recta más inocente.

Huelga decir que la primera medida para evitar que la somnolencia se apodere del volante es la propia responsabilidad del conductor. Conocerse a si mismo, planificar paradas, respetar el ciclo de descanso e incluso posponer un viaje son las primeras medidas a tomar.

Leer más…

La somnolencia: el peor sueño

Sueño de piedra

Como decía Javier Costas en una de sus publicaciones anteriores, la somnolencia es una gran enemiga de la conducción segura, ya que sus consecuencias van desde un susto por microsueño hasta un accidente. Si estamos cansados, agotados tras un duro día o no hemos dormido lo suficiente la noche anterior, debemos evitar que afecte a nuestra capacidad para conducir, por tanto la única alternativa realmente eficaz es descansar y si estamos a mitad de viaje, lo mejor es detenerese en un área de descanso o de servicio, bajar del vehículo y estirar las piernas unos minutos.

La somnolencia es un factor de riesgo asociado a los accidentes de tráfico, ya que tiene la propiedad de mermar nuestras capacidades necesarias para conducir de forma segura, disminuyendo la capacidad de concentración e incrementando el comportamiento agresivo y el mal humor. Estos efectos no sólo se manifiestan por la noche, sino que también nos pueden afectar durante el día.

De nada sirve bajar la ventanilla o subir el volumen de la música. ¿Sabéis por qué?

Leer más…

Legañas al volante

Tres señoras durmiendo

El otro día, como cada mañana, salía caminando de mi casa en dirección a la estación de cercanías. Es algo que llevo haciendo mucho tiempo, desde que era un simple estudiante. Y, ahora, incluso con permiso para conducir y vehículo propio, sigue siendo mi opción preferida por su reducido coste (tanto para mi bolsillo como para el ambiente), relativa puntualidad, elevada comodidad y seguridad.

Como yo, muchas otras almas cada mañana deciden acercarse al lugar de trabajo o estudio con transporte público. Una de las ventajas de este tipo de transporte es que uno puede elegir a qué dedica el tiempo del trayecto. Por contra, si uno elige el vehículo particular, no hay elección: debemos dedicar el 100% del tiempo a intentar sobrevivir un día más a la jungla de asfalto.

En el tren, hay entretenimiento para todos los gustos: hay quien lee un libro, repasa apuntes, escucha música, juega con algún aparato electrónico, o simplemente observa las musarañas. Yo soy de la opinión de que la forma más productiva de invertir el rato es dormir, con lo que el trayecto nunca es lo suficientemente largo.

Leer más…

¡Qué calor!

quecalor.jpg

¡Qué calor! Una de las exclamaciones más frecuentes en esta época del año. Por lo menos, para los que me leéis desde el hemisferio norte. Y es que como cada año, el Lorenzo se esfuerza al máximo para dejarnos bien chamuscados.

Pero no es sólo una cuestión de comodidad, las temperaturas elevadas merman nuestras capacidades, afectando negativamente a la conducción. Por ejemplo, se considera que a unos 35ºC sufrimos una reducción de reflejos equivalente a 0,5g/L de alcohol en sangre.

Nuestro cuerpo está diseñado para funcionar a una temperatura concreta. A temperaturas demasiado altas, las proteínas se deforman y rompen (ésta es una de las cosas que ocurre cuando cocinamos algo), el metabolismo se acelera y desequilibra, entre otros efectos desagradables. Por lo tanto, si la temperatura ambiental es demasiado alta, nuestro cuerpo se ve obligado a activar mecanismos para expulsar de su interior el calor.

Leer más…