Artículos etiquetados como Sol y conduccion

En verano, protégete del golpe de calor

golpe de calor

Cada año que pasa parece que las olas de calor son peores, duran más tiempo, y la memoria de los más crecidos del lugar no llega a descubrir otro evento semejante. Yo, que soy muy escéptico, empiezo a pensar que sí, es posible que haya cada vez más olas de calor más severas, pero también es cierto que no soporto los treintaytantos grados igual que cuando tenía 15 o 16 años. Sea como sea, el calor nos pone en riesgo cada verano, sobre todo si nos metemos en el coche, ya que las temperaturas en el interior pueden ser hasta 15 grados más elevadas que en el exterior… y eso casi sin dejarlo al sol.
Leer más…

El efecto del calor sobre los motoristas

el calor sobre los motoristas

Hace tiempo anuestro compañero Jaume nos hablaba de los efectos negativos que puede llegar a tener el calor sobre nuestro organismo. Una temperatura demasiado elevada en el interior del habitáculo (se calcula que por encima de los 30 ºC), tiene el mismo efecto en nuestro cuerpo que si llevásemos 0,5g/L de alcohol en sangre.

En mi caso concreto, no bebo nada de alcohol por lo que no puedo ni imaginarme que se siente al conducir bajo esos efectos. Pero sin embargo, si lo he pasado, y mucho en pleno verano y el efecto del calor sobre los motoristas no es para nada agradable.

Leer más…

Cómo hacer de ‘mandaero’ y acabar teniendo un accidente

Sevilla arde de teoruiz

En época de verano, mientras disfrutamos de nuestro tiempo libre con nuestra gente o amigos, unos organizan, unos deciden hacer cosas y otros trabajan por los demás cuando nadie decide ponerse manos a la obra. Me refiero a esos almuerzos de mediodía con un sol radiante, en la casa alquilada o en la terraza de la playa y en un momento determinado ocurre esto: A ver, dice el anfitrión que lleva la voz cantante: ¿Quién me releva en la barbacoa?, y una cosa de última hora, ¿quién va por hielo?

Es cuestión de interés o de protagonismo dentro del grupo, pero lo cierto y verdad es que a la hora de cumplir un recado, si hay que ir muy lejos, ya ponemos los primeros inconvenientes. No es la distancia lo que molesta sino más bien el hecho de tener que cambiarse o de coger un vehículo para el desplazamiento surgido de última hora. Pues, aunque sea una distancia corta, el peso de la compra te echa para atrás y es, en ese momento, cuando se plantea la posibilidad de moverse entre ruedas.

El hecho de hacer un recado es tan habitual como la vida misma, pero de ahí a verse implicado en un accidente, ya no resulta tan divertido. Se trata de un caso real que me contaron hace unos días y que por suerte no hubo que lamentar desgracias. Pero, pudo haberla habido…

Leer más…

Que el buen tiempo no acabe en tragedia

Gafas

Hace un par de fines de semana perdieron la vida en la carretera nueve motoristas. Una sola víctima no tiene sentido pero nueve en un fin de semana invita a pararse y reflexionar que es lo que ha ocurrido y que podemos hacer para intentar que no se vuelva a repetir.

El 19 y 20 de marzo podemos decir que fue el primer fin de semana que hemos tenido primaveral en toda España después de unas cuantas semanas pasadas por agua y con mal tiempo. Los motoristas siempre se han caracterizado por parecerse a las lagartijas pues en cuanto hay un rayo de sol salen a la carretera. Sin embargo, este ansia por disfrutar el fin de semana con tus compañeros puede convertirse en tragedia. Leer más…

Llega el verano: ojo con los incendios forestales

Carretera

Hemos tenido una *primavera lluviosa* y el verano, que acaba de comenzar, se presenta *caluroso*… o extremadamente caluroso según dicen algunas agencias de meteorología. Frente a esta situación, las administraciones locales ya han comenzado los trabajos de desbrozo en los arcenes de las carreteras, y es que el caldo de cultivo para los incendios forestales está servido: las malas hierbas han crecido con suma facilidad en las últimas semanas y se convertirán en pura gasolina con las altas temperaturas.

No creo que haga falta remarcar lo importante que es mantener nuestro entorno a salvo de posibles incendios. Además de la muerte de la vegetación, de la destrucción de viviendas y negocios y de la lenta recuperación de las zonas afectadas, está todo el arriesgadísimo trabajo que conlleva la extinción de los fuegos, así que evitar los incendios es un deber moral. ¿Y qué podemos hacer cada uno de nosotros como conductores? Bien, aunque parezca que los *incendios* y la *circulación* son temas independientes, en el fondo hay puntos de contacto entre ambos asuntos. ¿Hablamos de ellos?

Leer más…

Solsticio

crepusculo.jpg

Si la técnica no me falla, este artículo ha sido publicado justo el 21 de diciembre de 2009, a las 17:48 horas en tiempo universal (18:48 en España). Justo a la misma hora en que el sol llega al punto más sureño de todo el año: el solsticio de invierno. Aunque sería más correcto decir solsticio de diciembre, ya que en el hemisferio sur marca el inicio del verano.

Huelga decir que el sol es el cuerpo celeste más importante, el 100% de la energía que consumimos los organismos vivos proviene de él. También la mayoría de las fuentes de energía industriales (honrosas excepciones son la energía nuclear, la geotérmica y mareomotriz).

Además, es la fuente de luz natural que nos permite ver. De hecho, nuestros ojos se han adaptado para ver frecuencias (colores) cercanas a la que emite el sol con más potencia. Por lo tanto, la posición del sol en el cielo es muy importante para nuestra capacidad de ver en buenas condiciones. Cosa, por supuesto, más que imprescindible para la seguridad vial.

Leer más…

Los peligros del deslumbramiento (2/2)

Sun Road

Ya recuperados del susto de ayer, toca sentarse y recapacitar un poco sobre lo que ocurrió. Y lo que es más importante: intentar observar si en alguna de nuestras decisiones nos hemos equivocado y hacer que no se vuelva a repetir. Esto último es verdaderamente importante. De nada sirve hacer borrón y cuenta nueva, porque si nos vuelve a ocurrir lo mismo, volveremos a cometer los mismos errores.

Como todos sabéis, hice muchos kilómetros en moto por carretera. Por suerte, nunca tuve ningún accidente y si algún susto, ya fuese al atravesar una zona con gravilla suelta, humedades, líneas blancas… Eso si, en todas las circunstancias siempre volví sobre mis pasos para saber que había ocurrido. Y ahora que sólo compito en circuito, siempre analizo mis caídas y cual fue mi equivocación. Leer más…

Los peligros del deslumbramiento (1/2)

Deslumbramiento

Todavía me tiemblan las piernas (que diría Rambo). Hace escasamente una hora he estado a punto de sufrir una colisión. Gracias a la precaución y a la fortuna no me he visto involucrada en ella, pero otros tres conductores no han tenido tanta suerte. Eso si, sólo han sido daños en chapa, pero las consecuencias podían haber sido mucho más graves. Al amanecer, con el sol muy bajo, hay que extremar las precauciones.

Pero pongámonos en situación: son las ocho de la mañana y me dirijo desde mi casa al trabajo. Circulo sólo, con cinco coches delante de mi a unos doscientos o trescientos metros y otros detrás más o menos a la misma distancia. Al poco, comienzo a ascender una pequeña loma. La carretera es buena, ancha, con arcén y con dos carriles en mi sentido para facilitar el adelantamiento a vehículos lentos. Pero hoy algo es diferente: el sol está tan bajo y situado de tal forma, que no veo absolutamente nada delante del coche. Leer más…

Cocidos en nuestra salsa

sunrise.jpg

Cuando aparcamos el coche en la calle, hay dos cosas que nos pueden dar miedo. Uno, que cuando volvamos a buscarlo no esté. Pero no es lo más terrible. Lo peor que puede pasar es que esté en su sitio, pero la sombra que lo cobijaba haya desaparecido.

Subir a un vehículo que ha pasado unas horas al sol puede ser de lo más desagradable. Yo solía negarme a subir hasta que el conductor entrara, pusiera el contacto y bajara las ventanas. Por desgracia, ahora soy yo el conductor.

También en marcha, sin una ventilación o refrigeración adecuada, el habitáculo de nuestro transporte se convierte en un auténtico horno bajo el sol, donde nos cocemos en nuestra salsa (el pestilente sudor). Como decíamos el último día, no sólo nos hace estar incómodos, sino que también afecta negativamente a nuestra capacidad de conducir. Pero, ¿por qué se calienta tan fácilmente?

Leer más…

¡Qué calor!

quecalor.jpg

¡Qué calor! Una de las exclamaciones más frecuentes en esta época del año. Por lo menos, para los que me leéis desde el hemisferio norte. Y es que como cada año, el Lorenzo se esfuerza al máximo para dejarnos bien chamuscados.

Pero no es sólo una cuestión de comodidad, las temperaturas elevadas merman nuestras capacidades, afectando negativamente a la conducción. Por ejemplo, se considera que a unos 35ºC sufrimos una reducción de reflejos equivalente a 0,5g/L de alcohol en sangre.

Nuestro cuerpo está diseñado para funcionar a una temperatura concreta. A temperaturas demasiado altas, las proteínas se deforman y rompen (ésta es una de las cosas que ocurre cuando cocinamos algo), el metabolismo se acelera y desequilibra, entre otros efectos desagradables. Por lo tanto, si la temperatura ambiental es demasiado alta, nuestro cuerpo se ve obligado a activar mecanismos para expulsar de su interior el calor.

Leer más…