Artículos etiquetados como Sistema de la direccion del coche

Reformas de importancia en vehículos (2): Cambiar el volante

volante

Ampliando un poco más la definición sobre las reformas de importancia en el vehículo, no podemos pasar por alto que, la incorporación o supresión de elementos o dispositivos, realizada en un vehículo cuya instalación o desmontaje no requiera herramienta alguna o pueda realizarse con las herramientas normales suministradas por el fabricante del vehículo como, por ejemplo, porta-bicicletas y porta-equipajes (siempre y cuando no afecten a otras funciones del vehículo), instalación de equipos de sonido o altavoces (sin superar las cotas más altas de los asientos), no debe considerarse reforma.

Aclarado esto, damos paso a una modificación que afecta al sistema de dirección del vehículo como, por ejemplo, la sustitución del volante de dirección por otro. Un elemento que sirve para que el conductor pueda orientar las ruedas directrices, suele tener entre uno y cuatro radios y está formado por un armazón metálico recubierto con un material ergonómico para disminuir las posibles lesiones del conductor en caso de siniestro.

Leer más…

‘La tercera oportunidad’ (23): Manos al volante

La Segunda Oportunidad - La tercera oportunidad

La semana comienza con la habitual entrega de nuestra serie ‘La tercera oportunidad’ para repasar y compartir con vosotros la famosa y pionera serie de TVE de finales de los años setenta: ‘La segunda oportunidad’ presentada por Paco Costas, actual director de la Escuela de Conducción del Comisariado Europeo del Automóvil (CEA), para abordar el tema de la seguridad vial por aquellos años.

Pues bien, en esta ocasión, hablaremos sobre la correcta posición a la hora de conducir y, en concreto, sobre el manejo del volante. La posición de conducción requiere el uso de las dos manos para agarrar el volante ya sea tanto en curva como en un tramo recto; salvo, que se usen otros dispositivos necesarios a la conducción y que éstos no resten a la buena marcha y dirección del vehículo. Una técnica que se enseñaba antes, ahora y mientras la dirección de un vehículo esté controlada por el hombre a través del volante.

Leer más…

Tecnología by wire: Audi experimenta con volantes sin columna de dirección y con frenos sin circuito hidráulico

Audi By wire

La tecnología by wire de Audi es la última expresión de la electrónica aplicada al vehículo. Lo cierto es que cada vez más tendemos a conducir ordenadores sobre ruedas. Desde la irrupción de la electrónica en los coches, los avances tecnológicos han ido transformando los vehículos a unos niveles que hace tan sólo unos años se nos antojaban imposibles.

Quizá es en la seguridad del vehículo donde la electrónica ha permitido dar un mayor salto, con dispositivos que a nuestros abuelos les habrían parecido de ciencia ficción. Coches que frenan solos, derrapes cortados de raíz, cinturones que se tensan, bolsas que se llenan de aire… incluso cinturones que llevan un airbag dentro.

En ese sentido, la electrónica representa un antes y un después en la Historia de la Seguridad Vial. Ahora bien, ¿dónde están los límites a estos avances?

Leer más…

La importancia del alineado de las ruedas

Alineado de ruedas. Flickr (Pedro)

Cuando el conductor toma el volante entre sus manos, utiliza el sistema de la dirección para trazar el recorrido que debe seguir su vehículo. A la dirección se le atribuyen varias características: seguridad, suavidad, precisión e irreversibilidad. Si el sistema funciona adecuadamente, esas características ayudarán al conductor a orientar el vehículo según sus necesidades.

La seguridad del funcionamiento del sistema viene determinada por la fiabilidad de los mecanismos que lo componen. La suavidad, necesaria para conseguir cómodamente respuestas ágiles, viene dada por la facilidad de manejo que nos dé la propia dirección. La precisión necesaria para el buen trazado de las rutas designadas por el conductor tiene su base en la exactitud de los mecanismos que componen el sistema. Finalmente, la irreversibilidad consiste en la capacidad que debe tener la dirección de funcionar al margen de los factores externos que podrían repercutir sobre el volante, como un firme en mal estado.

Aunque es conveniente la revisión periódica de la dirección en un taller especializado, de cómo se emplee este sistema durante el día a día dependerá que conserve esas condiciones de buen funcionamiento, sin el cual no es posible garantizar la seguridad activa del vehículo.

Leer más…