Artículos etiquetados como Conducir con responsabilidad

¿Por qué somos agresivos al volante?

10950639346_6fcf0d4a3f_z

La agresividad, aplicada a la conducción, la podemos definir como cualquier forma de comportamiento que directa o indirectamente intenta provocar, perjudicar o causar daño de cualquier tipo a otras personas que comparten la vía pública o mismo espacio por donde discurre el tráfico rodado. Por tanto, si volvemos a repasar los tipos o grupos de conductores, el perfil del conductor agresivo encajaría con la persona impulsiva e impaciente que a los mandos de cualquier vehículo, realiza acciones contrarias a las buenas prácticas de comportamiento en sociedad, con actitud negativa a la conducción y que afecta directamente al resto de usuarios.

Frenar repentinamente el vehículo para provocar que el de atrás frene bruscamente, gritar al conductor del vehículo que tarda en realizar un estacionamiento o maniobra por falta de espacio, incorporarse bruscamente en el carril provocando el frenado del vehículo que circula por la vía principal, aproximar el vehículo a la parte trasera del que nos precede, estacionar el vehículo de forma que impida a los ocupantes del vehículo de al lado abrir alguna de sus puertas, etcétera…, son comportamientos agresivos en la conducción que pueden ser la antesala de un incidente no deseado pero sí, muchas veces, provocado por nosotros mismos.

Leer más…

Dime cómo aparcas el vehículo y te diré quién eres

7979023200_0e71a0a8fd_b
El vehículo de la fotográfia de arriba expresa claramente la personalidad de su conductor, ¿sabes cuál?

El comportamiento cotidiano del día a día muchas veces lo trasladamos a nuestra forma de conducir, es decir, vamos con prisa al trabajo por culpa de esa llamada a última hora y cuando cogemos el coche pisamos más a fondo el acelerador creyendo que vamos a llegar antes. Una conducta que casi siempre termina con el estacionamiento incívico, es decir, aparcar como sea para cubrir expediente y sin pensar en los demás. De ahí, que pudiera aplicarse la frase hecha: dime cómo aparcas el vehículo y te diré quién eres para definir en sentido peyorativo la maniobra de la persona que va a los mandos del vehículo.

La manera de conducir, como vimos hace tiempo, identifica a la persona. El hecho de no obedecer las señales de tráfico supone incumplir las normas de convivencia y por tanto, puede llevar consigo una sanción. Sin embargo, en acciones concretas como, por ejemplo, estacionar el vehículo en un aparcamiento público y con espacio suficiente puede reflejar, independientemente de si el estacionamiento está bien o mal hecho, la propia personalidad del conductor.
Leer más…

Por fin, ¡vacaciones de verano!

8224991671_e61894b6f8_z

Llegó por fin el verano y con él, las ansiadas vacaciones. Un inicio de julio con un fin de semana previo en el que según la DGT se esperan millones de desplazamientos en nuestras carreteras. Por tal motivo, conoceremos su dispositivo especial de control y recordaremos algunos consejos que conviene tener en cuenta antes de emprender el viaje tanto en la ida como en la vuelta.

En concreto, para esta Operación de Tráfico del verano 2013, que empezó ayer, se espera que entre los meses de julio y agosto se produzcan más de 80 millones de desplazamientos en las carreteras. Unos desplazamientos que como bien sabemos coinciden con diez fines de semana y donde se producen, además de los recorridos hacia la zona de playa, otros movimientos por la zona interior debido a las fiestas locales de muchos municipios.

Leer más…

¿Acto de honor, heroísmo, o simple civismo y solidaridad?

Siniestro en la vía Foto no relacionada con el caso en cuestión

A los medios y personas se les llena la boca de orgullo y se deshace en elogios cuando se conoce un acto denominado heroico por unos, acto de honor por otros, pero que nosotros vamos a llamar acto de civismo y solidaridad. Si habéis visto las noticias de ayer, un Guardia Civil fuera de servicio socorrió a un joven que estaba atrapado en el interior de un coche en llamas, con fractura de cadera, en el túnel de El Perdón, en Pamplona.

Sin duda, el acto es valiente y merece todo el respeto que se pueda reconocer a una persona. El problema es, por un lado, la falta de concienciación del público en general con los siniestros en carretera. Por otro lado, los medios tienen cierta culpa al calificar a actos como este de heroísmo. El concepto heroísmo es algo muy peliagudo de utilizar, pues de forma subconsciente estamos interiorizando que es algo excepcional, al alcance de pocos. Y eso nos lleva a “pasar” de largo.
Leer más…

La frontera entre lo humanamente posible, y lo asistido por ordenador

Sistemas de seguridad
Tenía yo un runrún en mi cabeza que esperaba el momento de salir a la luz. Cada vez que hablamos de conducción autónoma, sistemas de seguridad activa o cualquier ayuda a la conducción (o a la atención del conductor) hay una parte del debate con la que estoy de acuerdo o no, según sea el caso. Pero siempre está ahí. Se trata de la frontera entre la acción humana y la asistencia al conductor por parte de una máquina. Y aquí tenemos de todo: desde el punto de vista ético o moral, hasta la necesidad de recibir asistencia versus la obligación del conductor de estar 100% “al tema”.

Nunca llueve a gusto de todos. La idea del debate de hoy es poner sobre la mesa los pros y los contras de la asistencia a la conducción, en parte porque es algo que sí llama a debate (comprobado), y en parte porque defiendo personalmente lo ideal de disponer de asistencia, frente a no tenerla. Vamos a ver dónde creo que está la frontera entre lo humanamente posible, y lo asistido por ordenador.
Leer más…

Principios del comportamiento vial (y 4): la responsabilidad

vuelco120

Recordad que habíamos dicho que el hecho de conocer y cumplir las normas es la garantía fundamental para la seguridad de todos los que compartimos el mismo escenario vial cuando hablábamos de la confianza; después, vimos la previsión, o lo que es lo mismo, anticiparse a cualquier obstáculo o situación que pueda sorprendernos sin alterar nuestra capacidad de actuación para evitar cualquier incidente vial y por último, tener la seguridad, es decir, la concentración necesaria de nuestras facultades físicas y psíquicas para un correcto dominio de las actividades que requiere la conducción y así dar la respuesta adecuada.

Pues bien, hoy, terminamos esta serie de artículos sobre los principios del comportamiento vial que nos afectan a todos, especialmente a conductores y peatones, dentro del fenómeno del tráfico con la responsabilidad. De esta forma sabremos diferenciar los cuatro principios unidos a su vez por un denominador común: la conducta al volante.

Leer más…

Va a recuperar su carnet retirado conduciendo… y lo pillan. Historias de la mili

fregoneta.jpg
Historias de la mili lo llamo yo porque parece un mal chiste, de esas anécdotas que cuentas cuando tienes mucho tiempo muerto por delante y estás en grupo. Toda una historia, sí, pero por desgracia es muy real. Que te retiren el carnet tiene ya bemoles, puesto que hay que cometer una infracción muy grave y perder muchos puntos de manera reiterada.

Que justo cuando vas a recuperarlo te pidan identificación de forma rutinaria y te pillen en flagrante delito, tiene a la vez gracia y da que pensar. Esto es lo que le pasó a varios conductores hace pocos días en Móstoles, cuando fueron pillados in fraganti mientras iban conduciendo para recuperar el carnet que habían perdido. La ironía del tema no puede ocultar la pregunta que, de hecho, se hicieron los compañeros comentaristas de Motorpasión: ¿es peor que te pillen si carnet por haberlo perdido o por no haberlo tenido nunca?
Leer más…

Infracciones que conllevan la inmovilización del vehículo

Motorista de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil

La inmovilización del vehículo, en el procedimiento sancionador, tiene como fin evitar que la infracción sea corregida de inmediato. Es decir, tras la infracción no le queda más remedio al infractor que rectificar o acreditar de alguna manera el hecho infringido. En estos casos, la multa será lo de menos si como consecuencia de la infracción no podemos continuar la marcha.

Es una medida cautelar que puede imponer la Administración para los casos que supongan un riesgo para la circulación. Carecer de seguro obligatorio, presentar deficiencias graves el vehículo, etcétera. En total son diez las infracciones por las cuales los Agentes de Tráfico, además de imponer la multa correspondiente, nos pueden inmovilizar el vehículo. Vamos a conocerlas.

Leer más…

La diferencia entre un accidente y su posibilidad (y 4): el conflicto

Car accident Por daveynin

Terminamos con el presente artículo esta mini-serie sobre el desarrollo de los acontecimientos que suceden cada vez que se produce un siniestro vial tanto en ciudad como en carretera. Vimos una primera fase de percepción dividida en dos momentos (visión subjetivavisión objetiva) y después una segunda fase de decisión donde explicamos la importancia del tiempo de reacción con ejemplos y tipos de maniobra o conjunto de ellas para evitar o minimizar los accidentes.

Ahora veremos la fase final en la producción del siniestro por tratarse de la última secuencia a tener en cuenta en la reconstrucción de accidentes. Como ejemplo, si durante la conducción con nuestro vehículo nos percatamos de una situación irregular o peligrosa y a pesar de poner todo nuestro empeño en salir airoso de ella, no podemos evitar el incidente, entramos en la fase de conflicto que comprende el último momento de la evolución y su resultado. Pero, veamos con más ejemplos como se desarrolla.

Leer más…

Guardar las distancias, la mejor opción entre bicicletas y camiones

carril bici

No pretendo abrir un debate sobre la forma de conducir que tiene un conductor de camión profesional y un conductor de bicicleta, que puede ser cualquiera. Máxime, cuando el ciclismo está orientado al ocio dentro de nuestra libertad de movimiento y que nada tiene que ver con el transporte de mercancías. Pero como ambos vehículos, queramos o no, a pesar de la diferencia de masas, pueden compartir el mismo escenario, no viene mal recordar algunas normas básicas con ocasión del tráfico, de convivencia para evitar conflictos entre ambos vehículos y escoger la mejor opción.

Creo, que la cuestión radica principalmente en distinguir o diferenciar los conceptos de profesión y afición. Uno, está realizando un servicio o tiene un cometido especializado de trabajo y el otro participa en una afición fuera de la jornada laboral o en su tiempo libre. Por otro lado, tienen en común, el hecho de que pueden utilizar y compartir la vía pública en algún momento y zona determinada. Es decir, pueden ser coincidentes por el entorno, salvo en algunas excepciones. Sin embargo, si miramos por la seguridad vial de unos y otros, siempre sale a relucir la vulnerabilidad. Pero…¿y la responsabilidad?

Leer más…