Artículos etiquetados como Resonancia en el coche

Resonancia (y 2)

copa2.jpg

Aún resuenan en nuestras cabezas los ecos del anterior artículo, donde repasamos brevemente los fundamentos físicos de la resonancia. Así que continuemos, antes de que se nos olvide lo dicho. De forma muy resumida, dijimos que a todos los objetos (por ejemplo, a las piezas de nuestro vehículo) les gusta vibrar a una determinada frecuencia natural.

Si dicho objeto se somete a empujones regulares (oscilaciones forzadas) con una frecuencia muy parecida a la natural, entonces la amplitud de la vibración aumentará muchísimo, diremos que entra en resonancia. Pero si la frecuencia de los empujones es algo diferente, a veces los empujones se harán en el momento justo, pero en ocasiones se producirán un poco antes de tiempo (frenarán la oscilación, en vez de acelerarla). Por lo tanto, la amplitud del movimiento irá cambiando con el tiempo, fenómeno conocido como pulsaciones.

Sin embargo, en el mundo real, como suele pasar, todo es más complicado porque hay rozamiento. Si tenemos en cuenta la fricción, todo lo dicho cambia un poco. Veamos en qué.

Leer más…

Resonancia (1)

copa.jpg

Los ruiditos probablemente son la cosa más preocupante con la que nos pueden sorprender nuestros vehículos sin avisar. Tras kilómetros y kilómetros, ya conocemos perfectamente el sonido de nuestro buga. Hasta el punto que cualquier diferencia puede ser sinónimo de que estamos a punto de pagar una nueva pared en el chalet de nuestro amigo mecánico.

Los que más fastidian son aquellos que vienen y van sin aparente motivo. Uno casi empieza a creer que alguien ha introducido un bichejo verde, como denunciaba el viejo loco de la película Gremlins. A veces esos ruiditos aparecen sólo cuando el motor está en determinado régimen de revoluciones, y desaparecen si aceleramos o frenamos. Normalmente, estos molestos sonidos son consecuencia del fenómeno conocido como resonancia.

Leer más…