Artículos etiquetados como Resaltos y badenes

Bandas de resalto de altura variable dinámica (escamoteables)

Vivaden

Es bien sabido por muchos conductores que en algunas provincias españolas muchas poblaciones han optado en la última década por los resaltos, del tipo que sean, bandas reductoras de velocidad industrializadas atornilladas a la calzada a posteriori, o pasos de peatones sobreelevados hechos de obra, como elementos de calmado del tráfico (o pacificación del tráfico), que obligan a los conductores a reducir la velocidad de paso.

Y así han aparecido por casi todas las calles de algunas ciudades estos elementos, también llamados a veces popularmente como “guardias tumbados”. Y lo cierto es que la intención detrás de su instalación es muy loable, evitar que algunos irresponsables circulen demasiado rápido por las calles, y por encima de todo evitar atropellos de peatones, pero al final los sufrimos todos los conductores, todos los días, a todas horas.

Leer más…

Badent, ¿un resalto más llevadero?

Badent, banda reductora de velocidad modular, resalto

Hace algún tiempo nos llegaron noticias de los reductores de velocidad dentados Badent, un novedoso concepto en materia de bandas reductoras de velocidad (vulgo resaltos), que ahora ya es un producto totalmente tangible. Se diferencia de los clásicos resaltos en la altura escalonada y en la modularidad de sus tramos, que permiten construir resaltos dentados para múltiples usos.

Los tramos altos de Bandent miden de 5 a 6 cm, mientras que los bajos se quedan en 1 a 2 cm, prácticamente a ras de suelo. Combinando ambos tipos de pieza se consiguen diferentes anchos de vía, aptos tanto para turismos o motos como para autobuses o camiones.

Leer más…

Evitar o ignorar un resalto, factor de riesgo en la conducción

cojin_berlines_0_CS

Los resaltos o bandas reductoras de velocidad colocados en la calzada de forma transversal como obstáculos artificiales tienen como objetivo reducir de forma efectiva la velocidad de los vehículos si están debidamente señalizados tanto vertical como horizontalmente mediante señales de tráfico, especialmente en zonas residenciales y de peatones como, por ejemplo, colegios o tramos de travesías peligrosos.

Los resaltos o lomos de asno como coloquialmente se conocen, podemos verlos convertidos en pasos de peatones y también en algunos trazados de vía interurbana para advertir de la presencia de un punto donde se requiere disminuir la velocidad. Pues bien, dependiendo de su diseño, en especial, su anchura y longitud será mas que suficiente para evitar daños en los vehículos a su paso. Pero, de ahí, que se ignoren para evitar pasar por encima de ellos como para evitar un obstáculo lo veo innecesario y peligroso. ¿Qué opinan?

Leer más…

La UPV desarolla un nuevo baden respetuoso con nuestros vehículos

pic001.jpg

¿Cuánto hemos hablado sobre los incómodos badenes? Mucho, quizás demasiado. Quizás un elemento que bien utilizado no debería dar ningún quebradero de cabeza y que cumpliría una importante función dentro de la seguridad vial. Pero por unas cosas u otras, los badenes son más un estorbo o un incordio que un elemento de seguridad. Sobre todo para los conductores.

La altura excesiva, su colocación repetida o en zonas donde realmente no son necesarios provocan que nuestros vehículos sufran mucho desgaste en un elemento fundamental para nuestra propia seguridad, los amortiguadores. Además tienen otros efectos secundarios como pueden ser el ruido que generan. Quizás algo que no tenemos en cuenta, pero que seguro que alguien que viva cerca de uno nos puede confirmar. Leer más…

Badenes, un año después

baden.jpg

El tema de los badenes-resaltos ya ha sido tocado en Circula Seguro. El pasado año, por estas fechas, el Ministerio de Fomento aprobaba un cambio de legislación, por el cual se regulaba la forma y dimensión que debían tener los pasos de peatones sobreelevados y los “lomos de asno”, como coloquialmente se conoce a aquellos badenes hechos con caucho o materiales plásticos.

Un año después, las pruebas de que poco o nada se ha hecho para eliminar o cambiar todos aquellos badenes que están fuera de la ley son más que evidentes. Algunos la sufren día tras día. Ahora sólo queda un año, octubre de 2010 es la fecha tope, para que todas las autoridades propietarias y responsables de estas pequeñas “montañas” procedan a su adaptación. Leer más…

Señores de Fomento: ¿Hasta cuándo, los resaltos?

Salto de pértiga

El 30 de octubre de 2008 entró en vigor la Orden del Ministerio de Fomento según la cual debía acabarse de una vez por todas con el deporte que causa furor en los consistorios de nuestro país. “Llega el fin del cachondeo nacional de los resaltos”, dijimos alegres cuando nos enteramos de la buena nueva.

Pronto se cumplirá un año desde entonces y queda sólo un año más para que termine el plazo dado por Fomento para que desaparezcan de la faz de la Tierra las salvajadas viales impuestas por esos alcaldes que, amparados en un absurdo vacío legal, se han dedicado durante décadas a sembrar calles y avenidas con verdaderos insultos a la seguridad de las personas.

A saber la de averías que habrán causado con sus simpáticas ideas. A saber cuántas lesiones habrán agravado a quienes ya las tuvieran… o cuántas habrán originado con los resaltos de marras. Quien piense que exagero, que se imagine a sí mismo trasladado a bordo de una ambulancia camino de Urgencias y pasando por varios de esos fatídicos puntos negros consentidos, promovidos y celebrados por la Administración.

Queda un año para acabar con ellos y, sin embargo, ¿cuántos resaltos ilegales se han eliminado hasta ahora?

Leer más…

Cómo pasar un cojín berlines sin romper el coche

Cojín berlinés

A medida que se hace efectiva la erradicación de los resaltos surrealistas de nuestro país comienzan a proliferar los llamados cojines berlineses como el de la foto, que son una alternativa a las bandas de goma que van de lado a lado de la calzada.

La ventaja de un cojín berlinés sobre un resalto de los de toda la vida es significativa. Por un lado, los conductores de autobuses no necesitan hacer virguerías para pasar un cojín berlinés, puesto que la anchura de sus vehículos es suficiente como para pasar el cojín dejándolo entre las ruedas. Por su parte, los conductores de turismos y furgonetas que moderan la velocidad pasan con mayor suavidad que la que se consigue en un resalto convencional. Y si esos conductores pasan sin moderar la velocidad, el golpe no es tan fuerte como el que da un resalto de los de toda la vida. De todas maneras, pasar por un cojín berlinés a una velocidad elevada, a la larga, acaba destrozando el coche.

La cuestión, entonces, es: ¿Cuál es el modo más seguro de pasar un cojín berlinés?

Leer más…

Llega el fin del cachondeo nacional de los resaltos

Resalto urbano

Se ha aprobado un cambio legislativo que pone *fuera de la Ley* todos los resaltos que no cumplan con las directivas del Ministerio de Fomento, pasando a convertirse en objetos peligrosos y por consiguiente, motivos de denuncia contra el titular de la vía en cuestión. Hay *dos años de moratoria* para adaptar los resaltos a las exigencias legales.

Hasta ahora, parecía que algunos resaltos los colocaba Pepe Gotera y Otilio, pues pasar por encima de ellos a la velocidad máxima de la vía, convenientemente avisada por señales, ponía en jaque la duración de la suspensión entre otros elementos mecánicos, por no hablar de la paciencia del conductor.

Entiendo que estos resaltos penalicen mecánicamente a aquellos conductores que ignoran el límite de velocidad, pero lo que *no es de recibo* es que, circulando a la velocidad legal de la vía, te juegues romper la suspensión, arañar bajos o incluso tener un accidente.

Leer más…