Artículos etiquetados como Conducir a rebufo

Hypermiling, técnicas de ahorro de combustible durante la conducción

camión

Hipermiling puede definirse como una forma de conducir orientada al ahorro de combustible en el vehículo, practicando la conducción eficiente o económica con ajustes en la mecánica y configuración del vehículo como, por ejemplo, el tipo de combustible y lubricante del motor, la marca, medida y presión de los neumáticos con idea de sacarle el máximo rendimiento al motor pero sin aumentar gastos.

El problema se presenta cuando de forma irresponsable, incluso, incumpliendo las normas sobre seguridad vial, se pretende maximizar el aprovechamiento de combustible, utilizando unas técnicas como, por ejemplo, circular detrás de vehículos de grandes dimensiones, con los retrovisores plegados, utilizando el punto muerto o apagando el contacto en tramos descendentes, sobreinflado de los neumáticos, etcétera y que no deben realizarse por los motivos que pasaré a explicaros.

Leer más…

Peligros a dos ruedas, desplazamientos y cambios de carril

bicicleta

Después de leer varios artículos anteriores sobre el rebufo me quedo con una explicación que escuché hace tiempo: “Vacío que deja un vehículo a su paso y que es aprovechado por el vehículo que circula detrás”. Es un buen ejemplo para los que no entendemos mucho sobre competiciones de velocidad pero que aplicado a la conducción, con nuestro automóvil, nos da a entender que se trata de un fenómeno que puede ser utilizado interesadamente por unos e ignorado por otros.

No hace falta ser un entendido en la materia para llegar a la conclusión de que circulando con nuestro vehículo detrás de otro de igual tamaño o superior, el precedente hace el esfuerzo de apartar el aire y echarlo hacia los lados. De todas maneras, Jaume con la explicación que aportó sobre los principios físicos del rebufo lo dejó bastante claro. Pienso que esta conducta, fuera de un circuito de velocidad, puede traer consigo graves consecuencias para los usuarios de la vía sobre todo, si intervienen vehículos de dos ruedas y hay por medio desplazamientos o cambios de carril. Veamos por qué.

Leer más…

El rebufo (y 3): sus consecuencias

motorista
Hace unos días vimos como Morillu nos hablaba sobre las sensaciones de un motero al entrar en el rebufo de otro vehículo, después Jaume muy por encima nos explicó los principios físicos de dicho fenómeno que afectan principalmente a los vehículos de dos ruedas, ya sean motos, ciclomotores o bicicletas. Pues bien, hoy vamos a ver las consecuencias o peligros del rebufo.

Es importante saber cuáles son las lesiones más frecuentes, cómo se producen, qué elementos y estructuras del vehículo son las que se relacionan con un daño mayor, qué comportamientos del conductor repercuten en un mayor número o gravedad de lesiones (como, por ejemplo, el uso de un casco no adecuado), y por supuesto, es necesario conocer todo lo que podemos hacer nosotros para reducir la lesividad en un accidente.

Leer más…

El rebufo (2): la Física

Coches aprovechando el rebufo

Hace un par de días, el dicharachero Morrillu nos hablaba de lo que un motero siente al entrar en el rebufo de otro vehículo. Hoy vamos a repasar muy por encima los principios Físicos que lo explican.

Morrillu se centró sobre todo en vehículos de dos ruedas, por cuatro motivos. En primer lugar, él nació con una moto entre sus piernas, así que es natural que siempre hable de ellas. Pero también hay motivos objetivos: al tener sólo dos ruedas, son esencialmente inestables (es responsabilidad del piloto equilibrar el vehículo).

Por otra parte, los vehículos pequeños, por su menor inercia (es decir, dado su reducida masa), son más sensibles a las fuerzas externas. En último lugar, al estar expuesto directamente al aire, el conductor siente en su propia piel los efectos de la aerodinámica.

Leer más…

El rebufo (1): la parte sensitiva

Motorbike race

… y se pega en la parte trasera intentando adelantarle aprovechando el rebufo…

¿Cuántas veces habremos oído esto por la televisión durante la retransmisión de una carrera de motos o de coches? Pues muchas veces por lo que todos tenemos el concepto del rebufo asentado en la cabeza aunque no lo hayamos sentido o practicado nunca. Más o menos sabemos que si vamos detrás de otro vehículo, este nos quita el aire y nosotros podemos avanzar con menor dificultad.

Pero, ¿qué se siente cuando circulamos detrás de otro automóvil? Pues normalmente nada agradable, sobre todo si lo hacemos en vehículos de dos ruedas, ya sean motos o bicicletas. Como la distancia de seguridad es algo imprescindible circulando por la carretera, los beneficios del rebufo desaparecen prácticamente, es decir, en vez de desplazarnos sin la dificultada añadida del aire que ya no tenemos delante porque nos los están quitando, tenemos que luchar contra las turbulencias que se generan, algo bastante peligroso. Veamos que se siente. Leer más…

La problemática de “coger el rebufo”

Coger rebufo

Día a día en cualquier autopista pueden verse a camioneros circulando muy próximos uno a otro, o a turismos sospechosamente pegados a autobuses, camiones o turismos, ¿por qué? Están “cogiendo el rebufo”, o lo que es lo mismo, beneficiándose de una baja resistencia aerodinámica, por interés o desidia de conducción. Cuando circulamos, el coche tiene que vencer sus *rozamientos internos, contra el suelo y contra el aire*. En toda la atmósfera terrestre, estamos rodeados de aire, *que a fin de cuentas, tiene masa*.

Un automóvil está constantemente desplazando aire que existe en su frontal y choca contra su paragolpes, capó, retrovisores, luna delantera, techo… Cuanta más superficie frontal, peor Cx o mayor velocidad, *más potencia es necesaria*. Un utilitario de 180 CV es una auténtica bala, pero un todoterreno, suponiendo que pesasen lo mismo, no podría alcanzar la misma velocidad con 180 CV, y de hecho, sus prestaciones serían normales.

Los todoterrenos no sólo gastan más por su peso o sistema 4×4 (más rozamientos), *también por su mala aerodinámica*. Por un lado tienen carrocerías grandes, por otro, su elevación de carrocería respecto al suelo ofrece más resistencia al avance, *por eso los coches de competición tienen la mínima altura posible*, de ahí que existan modelos con la suspensión rebajada para coches de calle de corte deportivo o deportivos a secas.

Leer más…