Artículos etiquetados como Pasos de peatones

La supresión de una franja en los pasos de cebra podría aumentar la seguridad de los motoristas

Paso de peatones

Como ya vimos aquí en varias ocasiones, la pintura con la que se realizan las señales viales horizontales es muy peligrosa para los motoristas, sobre todo en días de lluvia ya que en la mayoría de los casos suele ser muy deslizante. De hace unos años para aquí, en algunos municipios, he observado que se dibujan una serie de surcos para aumentar el agarre. Algo ayuda pero muy poco.

Peor es el caso de los ayuntamientos que deciden pintarlos como si de una camiseta de su equipo de futbol se tratase. La trampa es completa y la evitamos como los stuntman del Red Bull X-Fighter o no bien pasamos por ellos derechos como una vela, a fin de evitar una caída casi segura.

Leer más…

Por ahí no paso, lo siento

Paso de peatones

Dicen que para entender perfectamente a alguien, a veces hay que ponerse en la piel del otro. Y si esto lo aplicásemos al volante nos convertiríamos seguramente en, además de respetuosos con los demás, en mucho mejores conductores. Porque además de entender los problemas que puede tener otro usuario de la vía al circular con su vehículo, también sabríamos dónde nos puede armar una pifia.

En mi interior conviven cuatro conductores diferentes: el de automóviles, el de motocicletas, el de bicicletas y el de peatón. Es obvio que todos, absolutamente todos somos lo último, peatones, y en el momento que empezamos a conducir lo compartimos. Pero no sé por qué me da la impresión que olvidamos con bastante facilidad. Creo que cuando estamos al volante (o manillar) no recordamos a la gente de a pie, o a la que no va a pie, en silla de ruedas, o lleva un carricoche de bebé, o simplemente tiene dificultades para desplazarse. La foto habla por si sola:

Leer más…

Propósito de Año Nuevo: ceder el paso a los peatones

Creo que estas imágenes no son para nada exclusivas de Mérida. Es más, forma parte de lo habitual ver cómo algunos conductores van totalmente a lo suyo sin importarles para nada su entorno, especialmente los peatones. El motivo del vídeo que vemos es dar a conocer una situación particular de Mérida, concretamente en una zona donde se ha abierto un nuevo centro comercial, pero es una situación generalizada en cualquier punto de la geografía de nuestro país.

Los semáforos están inhabilitados, pero el paso de peatones si que existe. Esa actitud de algunos conductores pasando como si no viesen al peatón me es demasiado familiar, lo que no entiendo es cómo se puede comportar uno así y luego tener la conciencia tranquila. Cierto es que los semáforos no funcionan, pero en una zona que está limitada a 50 km/h (ese es otro tema) con pasos de cebra de cuando en cuando, lo lógico es que haya una cierta anticipación por parte de los conductores.
Leer más…

Eye Baby, sistema de seguridad activa para niños

Eye Baby

Eye Baby es un invento curioso a la par que sencillo concebido para mejorar la seguridad de los niños. A nadie se nos escapa que un cochecito de bebés es un elemento de la vía frágil y poco visible, así que nos ha llamado la atención este original dispositivo que se presentó la semana pasada en el Salón del Ocio Infantil en Familia – Dabadum, en Madrid.

Eye Baby consiste en un pequeño dispositivo de señalización que se incorpora al cochecito para hacerlo más visible, sobre todo en los pasos de peatones, de manera que el propio niño puede accionarlo para hacerse ver. Además de sus cualidades como elemento de visibilidad, es una forma de hacer partícipe al niño del cuidado de su propia integridad física.

Leer más…

Asturias, país sin ley desde los pasos de peatones

Paso Peatones

Hace escasamente una semana que he estado unos días en Segovia, y con esta ya son un gran número la cantidad de Comunidades Autónomas españolas que he visitado a los mandos de un vehículo. Es mas, creo que me resultaría más fácil enumerar en las que todavía no he estado: Tarragona, Castellón, Alicante, Murcia, Córdoba, Almería, Granada y las islas, aunque las he pisado hace muchos años, cuando el sacarme el permiso de conducir ni rondaba por mi cabeza.

Con ello, lo que quiero deciros es que he podido contemplar, más o menos, las diferencias que existen entre los conductores y puedo afirmar, casi con total rotundidad, que intentar cruzar por un paso de peatones en Asturias es poco más que un suicidio o temeridad. Bueno, o un acto de Fe, con la esperanza de que tengas la suerte de que el coche que se aproxime sea conducido por alguien de otra comunidad. Leer más…

Sólo he visto lo que ha estado a punto de pasar

Un coche atravesando un paso de peatones

Hoy casi veo un atropello.

La verdad es que aun no se me ha quitado el susto del cuerpo. Y seguramente he sido el que más se ha asustado, ya que desde mi posición tenía a la hembra bípeda en primer plano, con el fondo borroso de un monstruo de cuatro patas redondas de goma que a cada latido de mi acelerado corazón se hacía cada vez más grande.

Pensaréis que sobre reacciono. Quizá. Pero supongo que es normal habiendo sido testigo de un atropello fatal hace ya algunos años (en aquella ocasión, sobre raíles).

Bueno, volvamos a lo ocurrido hace apenas unas horas. Nos encontrábamos en la orilla de un paso de peatones, esperando que el hombrecito de verde tuviera a bien iluminar su sonrisa para dejarnos pasar. Todo apuntaba a que estaba a punto de hacerlo, ya que el semáforo para los vehículos se puso primero ámbar, y después rojo.

Era de esos semáforos que tienen cierto margen de seguridad. Desde que se enciende la luz roja redonda para los vehículos a motor y hasta que se permite el paso a los peatones transcurren unos segundos. Tiempo ideado como medida redundante para asegurar la seguridad (valga la redundancia) de todos.

Leer más…

No te pases de la línea (bis)

Un paso de cebra

Me permitiréis que recicle el título que ya usé hace un par de meses, pero es que le viene que ni pintado a una obsesión que no me quito de encima en los últimos días cada vez que camino por la calle: el lugar donde se detienen los coches ante un paso de peatones.

Como otras tantas veces, permitirme que introduzca el tema con un ejemplo tan real como la vida misma, con pinceladas de dramaturgia. La protagonista es una madre de familia de mediana edad, que pesadamente vuelve a casa arrastrando un carro lleno de víveres para su familia.

El supermercado está en su misma calle, a unas manzanas de distancia. Eso sí, en la acera contraria. Para ahorrar tiempo, en vez de esperar en el primer semáforo, suele ir caminando por la acera hasta que llega a uno que esté en fase verde, permitiéndole el cambio de orilla.

Leer más…

Estudio sobre la calidad de los pasos de peatones europeos

Paso de peatones

Cuando hablamos de peatones solemos recurrir al tópico que los coloca como los usuarios más débiles de la vía. Y es que es completamente cierto: el cuerpo de un peatón es tan débil como cualquier otro, pero el resto de usuarios de la vía cuenta con protección adicional, desde el casco de un motorista hasta la carrocería de un coche.

Para que la convivencia de los cuerpos humanos desprotegidos con monstruos metálicos que escupen gases no sea fatal, solemos dotar nuestras calles con reductos de paz donde poder cruzar la calzada a pie con seguridad. Pero para que los pasos de peatones sean realmente eficaces, es necesario que cumplan ciertas condiciones para que los vehículos los respeten.

Por ese motivo, por ese motivo desde hace tres años EuroTest comprueba la calidad de una muestra de pasos de peatones a lo largo y ancho del continente. En 2010 se han analizado un total de 270 pasos en 13 países de la Unión Europea. Quince en cada una de las 18 ciudades estudiadas, entre las que se encuentran Málaga y Valencia.

Leer más…

Aceras valladas

Por suerte o por desgracia, en esta vida hay unas cuantas cosas que nos hacen a todos iguales. Por ejemplo, la muerte, los sueños, las necesidades fisiológicas,… y ser peatones.

Ya sea con zapatos de piel de cocodrilo, o con alpargatas. Ya sea para ir de compra a la tienda de la esquina, un largo paseo, o simplemente para ir a buscar el coche aparcado. Todos acabamos caminando por las calles, avenidas o callejones. Mucho antes que empezar a conducir.

Leer más…

En la puerta de mi casa

puerta.jpg

Por definición, lo inesperado acaece cuando y donde no te lo esperas. Porque si se pudiera prever, entonces lo inesperado no pasaría. Pero pasa, en cualquier lugar. Incluso en la puerta de tu casa.

Lo que os contaré es, como siempre, una historia real. No ocurrió en la puerta de mi casa, literalmente. Pero como si lo fuera, durante diez años de mi vida he pasado por ese paso de peatones para coger el tren a diario. Y ahora, ya con coche, sigo pasando por allí al menos un par de veces por semana.

Mi madre y yo queríamos ir a un museo en la gran ciudad, uno de los más visitados de la región. Ya lo conocíamos, pero queríamos ver las seis impresionantes obras de arte que se han incorporado a la exposición en los últimos meses. Para evitar las molestias del tráfico, la dificultad de aparcar, el gasto de gasolina y peajes, decidimos ir en tren.

Leer más…