Artículos etiquetados como Limite de velocidad

El exceso de velocidad (y 3): ¿Dónde está el límite?

colisión_frontal

Si ya sabemos los efectos y alcance de la velocidad, incluso, los medios futuros de ayuda al conductor sobre el control del vehículo para abordar el problema o, mejor dicho, minimizar las consecuencias conocidas del exceso de velocidad en la vía pública tales como, inseguridad vial en la población tras el aumento de la siniestralidad, contribución a la contaminación por el aumento de emisiones de gases y pérdida de la calidad de vida debido al ruido del tráfico rodado; sólo, nos queda hacer una reflexión sobre dónde está el límite y cómo afrontar la necesidad de una mejora en la gestión de la velocidad para lograr el equilibrio perfecto entre todos los usuarios de la vía.

El límite de velocidad no es impuesto a capricho por el titular de la vía sino más bien exigido por el propio ingeniero en base a la configuración del terreno. Una señalización que puede variar con el tiempo debido al volumen de tráfico, puntos de concentración de siniestros, obras, etcétera. Conducir demasiado rápido para las condiciones existentes, por ejemplo, puede ser una de las consecuencias de la tendencia a sobrestimar las propias habilidades. Pero existen más factores….

Leer más…

El exceso de velocidad (2): Cómo abordar el problema

megustalavelocidad

“La velocidad excesiva e inadecuada es el principal problema de seguridad vial en muchos países. Además de contribuir a un tercio de los accidentes mortales, la velocidad es un factor agravante de todos los accidentes”

El otro día hablamos de la diferencia entre velocidad excesiva e inadecuada para referirnos al exceso de velocidad: sus efectos y alcance, así como el comportamiento de los conductores y, hoy, nos centraremos sobre cómo afrontar el problema del exceso de velocidad para de esa forma dar respuesta a las propuestas sobre el problema de la velocidad excesiva como, por ejemplo: medidas de infraestructuras, límites de velocidad, señalización vertical y horizontal, tecnologías de vehículos, educación, formación e imposición de la ley.

Unas medidas que no caen del cielo porque tanto las mencionadas como tantas otras, que también veremos, son utilizadas en la práctica por países de nuestro entorno. Una gestión de la velocidad que no se consigue con una varita mágica sino más bien con políticas que combinan las mejores soluciones, adaptadas a la idiosincrasia del país y, especialmente, con novedosos sistemas de seguridad en el automóvil para conseguir unos resultados satisfactorios. Todo ello, sin olvidar que el conductor es el protagonista en la elección de la velocidad de su vehículo.

Leer más…

El exceso de velocidad (1): Sus efectos y alcance

cara_de_velocidad

Cuando el exceso de velocidad sale en los medios de comunicación para justificar un siniestro ocurrido en la vía pública, automáticamente pensamos en la gravedad del suceso y relacionamos los daños ocasionados con la velocidad del vehículo pero no siempre es así. Un aparatoso siniestro puede ocurrir en un tramo curvo por el mero hecho de circular su conductor a una velocidad inadecuada pero no por ello excesiva.

Dos formas de expresar el tipo velocidad a la que puede circular cualquier conductor si queremos determinar las causas, por ejemplo, de una salida de la vía pero que estaríamos ante una información errónea si no tenemos en cuenta otros factores como, por ejemplo, la influencia del trazado con sus condiciones ambientales, tipo de vehículo y estado del conductor.

Leer más…

Las carreteras no tienen velocidad constante

Autopista-camion

En cuanto a seguridad vial mucho hay que hablar de la velocidad, de entender lo que significa y cuáles son sus riesgos, que hay límites de velocidad por un motivo (o varios) y que se controla con radares. Hoy quiero hablar de un fenónemo que llevo observando desde hace bastantes años, sobre todo cuando realizo viajes largos.

Es probable que algunos de vosotros los hayáis observado también, o quizás lo hacéis sin daros cuenta. Intentad fijaos. Resulta que algunos conductores cuando conducen por autopista o autovía circulan a velocidad constante, pero constante inquebrantable y permantente, no sé si porque tienen un pie de precisión, o porque usan el control de velocidad de crucero del coche.

Leer más…

Aunque estés en el extranjero, respeta los límites de velocidad

Límites de velocidad

Suele ser algo inherente al ser humano desde su más tierna infancia, jugar a estirar la cuerda para ver lo que puede dar de sí (normalmente hasta que te cae una colleja). Luego el enfoque cambia e intentas hacer cosas que te tienen digamos, prohibidas, cuando nadie te está mirando. Así nos pasamos durante toda la vida jugando con el riesgo, el peligro. Parece que esto también ocurre cuando estamos fuera de nuestra casa o más concretamente, fuera de nuestro país y entonces nos olvidamos de una de las reglas básicas de la conducción. Pero es que aunque estemos en el extranjero, debemos seguir respetando los límites de velocidad.

Y no porque como en Francia, por ejemplo, también nos puedan retirar los puntos o que en el resto de países nos retengan el vehículo hasta que abonemos en el acto y en metálico la multa. Eso es lo de menos. Lo peor es que obviamos de forma deliberada una de las normativas de circulación que debemos cumplir por el simple hecho de estar fuera de nuestra casa.

Leer más…

Velocidad excesiva, “un contrato definido”

VELOCIDAD

Si las estadísticas vinieran solas sería estupendo alegrarse cuando los datos son positivos. Lo malo de este asunto es que cuando nos hablan de estadísticas, los datos vienen acompañados y su lectura de manera conjunta, normalmente, nos ponen en alerta. Que los siniestros de tráfico hayan bajado ya es una buena noticia pero que más de 40.000 conductores hayan sido denunciados por excesos de velocidad en una semana, según la DGT, es una noticia que además de negativa es para reflexionar:

¿Menos circulación pero conductores con más prisas?, ¿velocidad controlada por radares con efecto ‘badén’?, ¿culto a la velocidad o licencia para correr?, ¿sabemos los límites genéricos y específicos?…

Leer más…

“Me pillaron a 200, pero eso es culpa de la moto”

moto
Una noticia de la semana pasada: cazan a un motorista a 200 km/h por una autovía en los EE.UU., y la razón que da para su comportamiento es que “la moto es estúpidamente rápida“. Es decir, la culpa es de la moto, y como sigue diciendo el chico, “si te compras una moto es por algo, y a veces te busca(s) problemas“. Es el típico cuento de que como el vehículo (coche, moto, patinete o lo que haga falta) es capaz de correr a grandes velocidades… a veces se hace.

Lo hemos escuchado y leído muchas veces: ¿por qué, si tenemos límites de velocidad de 120 km/h se fabrican coches y motos que llegan a 250 km/h? Cuando uno se compra un coche o una moto de esas características, ¿no es normal que alguna vez se le ponga a 200? Como podéis esperar de mí, la respuesta es sí (porque hay lugares donde se puede hacer eso y más) y no. Pero desde luego la culpa nunca va a ser del vehículo, porque no es quien decide.
Leer más…

La percepción de lo que es circular rápido, muy rápido o con exceso de velocidad

12886550354_bb4c831c6e_b
La nueva tabla de sanciones con respecto a la velocidad máxima establecida es interesante: aplica los nuevos cambios en los límites de velocidad porque incluye una columna para el límite de 20 km/h, y otra para el de 130 km/h, con los correspondientes tramos de sanción, la multa económica y la pérdida correspondiente de puntos. En realidad es una tabla como cualquier otra de las que podemos ver en cada reforma de la Ley de Seguridad Vial, pero esta vez la traigo no solo para informar sobre ella, sino para tratar un tema que me parece curioso.

La percepción que todos tenemos a priori sobre la velocidad es que “circular rápido” es más notable cuando lo hacemos en una autovía, por ejemplo, a 150 km/h, que cuando circulamos a 50 km/h en una zona de 30. Quizás esto es algo exagerado, pero con otro ejemplo lo veremos más claro: circular a 70 km/h por la Castellana de Madrid (ponga aquí la calle o vía de su ciudad por la que más rápido circulan los coches) no se considera algo excesivamente grave, al menos visto el tráfico diario en esa gran arteria. Si aplicásemos esa proporción a los 120 km/h de la autovía, hablaríamos de 168 km/h, ¿son o no son más impactante los 168 km/h que los 70 km/h?
Leer más…

Cuando la infracción tiene sanción y pérdida de puntos: conducir con un inhibidor de radar

El ojo del gran hermano

Siguiendo con las infracciones que llevan aparejada la pérdida de puntos me gustaría aclarar dos cuestiones: la primera es que además de la sanción económica, la detracción de puntos se llevará a efecto cuando se trate de sanciones en firme, notificadas al conductor y donde se hace referencia expresa al número de puntos del carnet que conlleva la infracción denunciada. Y la segunda cuestión, no menos importante, es que la pérdida de puntos únicamente se producirá cuando el hecho infringido sea con ocasión de la conducción de un vehículo para el que se exija autorización administrativa para conducir.

Asimismo, tenemos que saber también que el crédito de puntos es único para todas las autorizaciones administrativas de las que sea titular el conductor. De ahí, que todos los hechos sancionables graves o muy graves, contemplados en el cuadro general de infracciones de la Ley de Seguridad Vial, que lleven aparejada la detracción de puntos es por responsabilidad del conductor y no del titular del vehículo. Como ejemplo, citaré la sanción que veremos hoy en relación a los inhibidores de los sistemas de control de la velocidad.

Leer más…

El 59 % de los conductores, a favor de subir límites en autopistas y autovías según una encuesta de Fesvial

Velocidad en Autopistas y Autovías

De 120 a 130 km/h pasarían los límites legales en autopistas y autovías si fuera por los conductores españoles. Esto es lo que se deduce de una reciente encuesta realizada por Fesvial para su informe ‘Opinión de los conductores ante las posibles modificaciones de los límites de velocidad’. Una muestra compuesta por 545 conductores de nuestro país formó parte del estudio.

Por otra parte, el 53 % de los encuestados estaban de acuerdo con reducir los límites en carreteras convencionales de 100 a 90 km/h, por considerar en un 60 % que esta medida serviría para reducir la siniestralidad vial, lo que indica una percepción del mayor riesgo que implican este tipo de vías.

Leer más…