Artículos etiquetados como Intermitentes

La mala costumbre de no poner el intermitente

Autopista-tres-carriles

De vez en cuando hay que sacar a la luz las malas costumbres que existen en la conducción, porque si no se dice nada, mucha gente se piensa que no son malas, sino lo normal. Y además suelen darse explicaciones y justificaciones varias, que no se sabe muy bien de dónde vienen, pero probablemente de haberse acostumbrado a ello y darlo por bueno.

Hemos hablado así de la mala costumbre de no mantener la distancia de seguridad, de la mala costumbre de circular por el carril central de las autopistas, o peor aún por el izquierdo y de la mala costumbre de pararse en cualquier parte. Hoy queremos hablaros de la mala costumbre de no poner el intermitente.

Leer más…

¿Me pueden sancionar por no utilizar los intermitentes durante la conducción?

indicador de dirección

El movimiento de empujar hacia arriba o hacia abajo la palanca del indicador de dirección de nuestro vehículo sirve para advertir nuestras intenciones al resto de usuarios que comparten la vía. Un simple gesto que cuando nos movemos entre el tráfico, ya sea por ciudad o carretera, hace más fácil nuestra labor en la conducción. Circular bien es también maniobrar sin sorpresas y para ello las luces indicadoras de dirección conocidas como los intermitentes deben de parpadear varios segundos antes de comenzar cualquier maniobra.

Una maniobra que, como ya sabemos, es cualquier alteración de movimiento en la marcha de un vehículo dentro de la circulación, ya sea para cambiar de carril, de dirección, de sentido, de vía, adelantar, parar, etcétera. Por tanto, todas las maniobras habidas y por haber que realice cualquier persona a los mando del vehículo, deben señalizarse correctamente con los indicadores correspondientes en tiempo y forma, de manera que no constituyan un riesgo para los demás usuarios de las vías y muy especialmente, en ciertas maniobras que explicamos a continuación.

Leer más…

Impredecibilidad, o mantener el secreto de estado

intermitenteva.jpg

No saber qué va a pasar es un gran inconveniente cuando uno quiere programar sus acciones de forma que sean tan seguras como sea posible. Por desgracia, la física sólo permite qué recordemos el pasado, no el futuro (a no ser que uno esté dispuesto a ponerse las gafas del revés y vestirse con la cortina del baño a modo de túnica).

Y aunque parezca una chorrada, eso tan simple está detrás de todos los accidentes de tráfico. Si los protagonistas lo hubieran sabido, no habrían salido de casa ese día. Obviamente porque, aunque a veces parece que muchos los buscan, nadie quiere tener un siniestro. Pero, por desgracia, no es posible saber lo que va a ocurrir.

Leer más…

El intermitente, un aliado a la hora de adelantar a los vehículos pesados

camion.jpg

Uno de los grandes “problemas” a la hora de circula en vías de doble sentido es hacerlo tras un camión. Nuestra paciencia suele ser inversamente proporcional a la velocidad del vehículo pesado. Nos ponemos nerviosos y lo único que pensamos es en deshacernos del camión lo antes posible, incluso realizando maniobras que en cualquier otro momento calificaríamos de muy arriesgadas.

Se trata de una situación complicada. La longitud del vehículo a adelantar hace que tengamos que pensarnos dos veces la maniobra y aquí más que nunca, ante la duda conviene claudicar y esperar un mejor momento. Muchas veces, para favorecer el adelantamiento y ayudarnos, el conductor del vehículo pesado nos indica con el intermitente derecho que podemos hacerlo. Leer más…

DGT: “Utilice los intermitentes para comunicarse”

Intermitentes

Estamos acostumbrados a que la DGT pida en sus campañas _obviedades_ vitales, como hacer uso del cinturón de seguridad, no pasarse con el alcohol o vigilar las distracciones. *Hasta ahí, todos de acuerdo*. Una de las quejas recurrentes de los multados por motivos “populares” (velocidad, alcohol, causas administrativas)…

… es que no se vigilan otras cosas. Pues sí, sí se hacen, pero hacen menos ruido mediático. Me ha hecho gracia últimamente leer en los paneles luminosos de las autopistas “Circule por el carril derecho”, “Utilice los intermitentes”, “El carril izquierdo es solo para adelantar”… vamos, otras _obviedades_.

Este mes hemos tenido una campaña sobre el uso de los *intermitentes*, esos elementos de serie en todos los coches de los que algunos conductores no se acuerdan, poniendo como excusa el motivo más peregrino que se les viene a la cabeza, como si hubiese un impuesto o nos tirasen del vello nasal por usarlos.

Leer más…

Dime cómo saludas y te diré qué quieres (1)

Comunicación gestual a bordo de un coche

La diferencia entre conducir y circular es básica. Conducir es llevar un vehículo de un punto a otro a un nivel meramente mecánico, mientras que circular es conducir en un entorno social, con arreglo a unas normas y comunicándonos con el resto de usuarios de la vía. Si no seguimos las normas o no establecemos contacto con los demás, no circulamos sino que conducimos. En otras palabras, además del respeto a la norma, para que haya circulación tiene que haber comunicación.

Paradójicamente, los casos que prevé la Ley para que los conductores se comuniquen son escasos: la advertencia de las maniobras, los avisos de peligro… De forma más difusa se nos habla además de evaluar las situaciones y de prever las reacciones de los demás. Pero lo cierto es que la Ley se queda corta respecto de las necesidades más o menos reales que tienen los usuarios de la vía. Tanto es así, que los conductores han ido elaborando todo un lenguaje, unas veces más eficaz que otras, que les permite ir mucho más allá en el tema de los avisos y trascenderlos por completo, hasta llegar al punto de agradecer gestos con gestos, por ejemplo.

Vamos a intentar glosar estas modalidades de comunicación, aunque como todas se rigen por normas personales, lo más seguro es que alguno piense que tal o cual cosa no funciona así en su pueblo. En cualquier caso, ahí están los comentarios para discutirlo.

Leer más…

No me engañes, por favor

Un cambio de carril a la izquierda, correctamente indicado

Un principio básico de la seguridad vial, que he podido ver reflejado tanto en este blog (mucho antes que yo entrara), como en muchas otras páginas y en la propia autoescuela, es no sorprender. Ello significa que si todos los conductores son conscientes de las intenciones de los demás, podrán actuar en consecuencia, evitando situaciones de peligro. Yo he observado dos tipos de falta de comunicación que me gustaría compartir con vosotros, por bien de intentar erradicar, o al menos reducir, los riesgos que pueden conllevar.

Pero empecemos por el principio. La comunicación verbal entre dos o más vehículos puede ser muy difícil. Los que vamos en coche estamos encerrados en una jaula de acero, y los motoristas llevan gruesos cascos. Haría falta gritar mucho. Por ese motivo, los vehículos incluyen una serie de luces que, de acuerdo con un código luminoso que todos aprendemos en las clases de teórica, permiten comunicar nuestras intenciones al resto de usuarios de la vía.

Leer más…

Sufriendo los peajes

Cabinas de peaje

Es cierto que pertenezco al universo de conductores desde hace relativamente poco, pero ya he pasado por más peajes de los que quisiera. Bueno, eso es fácil de conseguir, por que querer, no quiero pasar por ninguno. Como la mayoría de vosotros, supongo. No obstante, ya he visto, y vivido, alguna que otra situación preocupante en las cercanías de estos puntos recaudatorios.

A parte de consideraciones sobre la desigual distribución de los mismos, la justicia de su precio y otras reivindicaciones históricas, lo cierto es que por lo menos no engañan a nadie. Presentan unas ventajas de fluidez (normalmente) y velocidad, que nosotros decidimos aprovechar voluntariamente, sabiendo el precio. Nos guste o no, son un elemento de nuestras carreteras, y saber circular por ellas es imprescindible para incrementar la seguridad vial.

La primera vez que pasé por uno fue aun en la autoescuela. Le pedí a mi profesor hacer una práctica especial, de tres horas, para ir a Barcelona. Quizá os contaré sobre este día en otra ocasión. Me daba cierto respeto el peaje. Cuando uno lleva una L azul desde hace poco tiempo, el paso entre cada cabina siempre es demasiado estrecho y la barrera siempre está demasiado cerca. Sin embargo, las indicaciones de Joan (mi profesor) no se centraron demasiado en esos aspectos. Se centró más en cuidar la trayectoria antes y después de pasar por caja.

Leer más…

Sistema de alerta de cambio de carril de Citroën

Citroen C4 - Alerta de cambio de carril

El otro día os contamos cómo funcionaba el sistema de alerta de cambio de carril del *Volkswagen Passat CC*, que es del tipo activo (vamos, que corrige). En el mercado ya se encontraba algo parecido, pero que se limita a avisar si el conductor pisa una línea vial con vibraciones en el asiento, sin hacer ningún esfuerzo sobre la dirección, es pasivo, y no hace nada si soltamos el volante.

El sistema que montan los *Citroën C4, C5 y C6* detecta por qué lado una rueda pisa una línea. Si la velocidad es superior a 80 Km/h y no se ha accionado el intermitente, el sistema interpreta que el conductor se ha distraído y provoca una vibración en el asiento del lado en que nos estamos saliendo, sin emitir ningún pitido.

Funciona tanto con líneas blancas como amarillas, *siempre y cuando no estén semiborradas o haya precipitaciones* (lluvia, nieve…). En el caso extremo de que ambos faros fallasen tengo comprobado que el detector lee las marcas incluso con luna nueva, noche cerrada y con las luces apagadas. Al menos nos ayudaría a detener el coche en línea recta si no vemos un pimiento.

Leer más…

Lane Assist, asistente de mantenimiento de carril

Volkswagen Passat CC - Lane Assist

Vamos a hablar de un adelanto en seguridad activa que ha desarrollado Volkswagen en su nuevo modelo, el Passat CC. Es un sistema que asiste al conductor para mantener la trayectoria en una carretera fuera de zona urbana, pudimos comprobar cómo funciona en una demostración de la marca.

El fabricante dice que el 14% de los accidentes que provocan heridos se deben a salidas del carril. No sólo la estadística, el sentido común nos dice que *las distracciones son muy peligrosas*. El “Lane Assist” tiene dos funciones principales. Para empezar nos ayuda a mantener la trayectoria, pero ¿cómo lo hace?

Una cámara instalada delante del retrovisor interior va “leyendo” la carretera de forma parecida a un ser humano, y detecta cuáles son las marcas viales que delimitan el carril, sean continuas o discontinuas, blancas o amarillas, a más de 65 Km/h y con encendido voluntario. Un testigo naranja indica que está vigilando y en verde que está avisando.

Leer más…