Artículos etiquetados como Incorporarse al trafico con seguridad

Oblicuidad

Tres coches (mal) aparcados en oblicuo

La imagen que encabeza este artículo fue tomada ayer mismo en un lugar que guardo con especial cariño en mi corazoncito, ya que fue mi segunda casa durante más de diez años. Acudía prácticamente a diario, vi y viví la transformación de la zona.

De una calle estrecha que moría en un descampado donde los vehículos se amontonaban de forma desordenada, pasó a ser un amplio paseo donde da gusto caminar. La calle se prolongó a través del antiguo solar, ahora perfectamente re-ordenado como un aparcamiento asfaltado.

Aunque yo aún iba por allí cuando todo este proceso terminó, cuando fui ayer me pareció como si lo viera por primera vez. De alguna forma, en mi memoria seguía incrustada la imagen de antaño. En vez de aquél mar de coches aparcados en fila y contra-fila, lo que veían mis ojos era una calle perfectamente ordenada, con los vehículos aparcados en oblicuo a lado y lado de una calzada donde, ahora sí, había un carril para cada sentido.

Leer más…

Unión de carreteras

Fusión de caminos

La fusión de carreteras, a falta de un nombre mejor (si lo conocéis o si se os ocurre, por favor ponedlo en los comentarios) viene a ser el caso inverso de una bifurcación. Es decir, un lugar en que dos vías diferentes se fusionan para pasar a ser un sóla.

Se diferencia de una incorporación normal por el simple hecho que, en esta última, hay un efímero carril (de aceleración) que desaparece al cabo de unos metros, y los vehículos que circulan por él están obligados a entrar a los carriles principales de la vía a la que se incorporan, cediendo el paso, con cuidadito y todo eso que nos sabemos todos muy bien.

Leer más…

Hacer cola, o colarse

Gente guardando cola

En la vida ocurre muchas veces que dos o más personas quieren acceder a un lugar, o a un servicio, donde sólo cabe un usuario a la vez. En el mundo animal, probablemente, eso desencadenaría una lucha de poder. Pero como somos civilizados (en teoría), entre todos hemos acordado unas reglas que nos permiten discernir el orden en que se otorga el turno. Básicamente es lo que llamamos hacer cola.

Hacer cola es algo que todo llevamos dentro, estamos más que acostumbrados a ello. Sobre todo, lo llevan dentro las embarazadas de mellizos. Desde pequeñitos nos enseñan a ponernos uno detrás de otro y acceder al aula de forma ordenada cada mañana. Lo tenemos tan interiorizado que basta con ver un montón de gente para que nos venga la frase «¿quién es el último?», incluso si no estamos muy seguros de qué aguarda delante del gentío.

Leer más…

Incorporación tras una curva

Incorporación tras una curva

Cuando estaba pensando en hablaros sobre este tema, en un primer momento pensé que la peligrosidad de situar una incorporación justo después de una curva es tan obvia que los señores que planifican nuestras vías seguramente las evitarían siempre que fuera posible.

Sin embargo, reflexionando únicamente sobre los tres recorridos que efectúo con mayor frecuencia (que no son demasiado largos, por cierto), me he dado cuenta que conozco cinco o seis lugares de ese estilo. De hecho, al conocerlos, son sitios donde siempre pienso «eh, Jaume, recuerda, por ahí con cuidado». Así que parece que es algo más común de lo que pensaba.

El peligro es máximo cuando la curva anterior a la incorporación vira hacia el mismo lado en que se produce la incorporación, normalmente la derecha. Porque en ese caso, los vehículos que circulan por la vía principal no tienen visión sobre la incorporación hasta haber completado el giro, cuando ya se encuentra muy cerca de la intersección.

Leer más…