Artículos etiquetados como Sistema de la direccion del coche

Consejos para una conducción segura (1): Ergonomía y posición al volante

poscion volante

Una posición correcta al volante nos dará un mayor control, mayor libertad de movimientos y, por tanto, mayor estabilidad dentro del vehículo. De esa forma, se retrasaría la aparición del cansancio y sueño, así como los efectos negativos que originan las distracciones durante la conducción. Por otro lado, la postura correcta permite un buen funcionamiento de los elementos de seguridad activa y pasiva del vehículo. En el caso de sufrir una salida de vía, colisión o choque, las lesiones se podrían evitar o, en su caso, reducirse. No obstante, una conducción segura comienza por una buena posición al volante.

Leer más…

Cómo regular la posición de conducción: manejo del volante

Volante

La posición de conducción o al volante, como suele decirse, empieza realmente cuando después de regular el asiento, reposacabezas, espejos y cinturón de seguridad decidimos arrancar el vehículo. Para ello, primero, desbloquearemos el volante tras girarlo hacia la izquierda a la vez que giramos la llave (si el coche no es automático) y, segundo, comprobaremos que podemos girarlo hacia los lados antes de iniciar la marcha e incorporarnos a la circulación.

El volante es el principal elemento de dirección, generalmente en forma de aro, con el que el conductor, desde su posición, dirige la trayectoria del vehículo. Si bien, llevarlo ajustado en altura (como vimos tras regular el asiento) y conociendo la manera correcta de coger el volante, sus movimientos básicos y en definitiva, aplicando una serie de técnicas durante la conducción, conseguiremos una conducción más cómoda y, por tanto, más segura.

Leer más…

El invento de la rueda (y 4)

Ruedas ruedas

Tal y como os prometí, hoy vamos a tomar en consideración que ocurre cuando el punto de contacto de la rueda empieza a deslizarse sobre el pavimento. Hacer que ésto ocurra al arrancar quemando rueda puede parecer muy espectacular (aunque inútil), pero si pasa tomando una curva (derrape) puede ser muy peligroso.

Empecemos por recordar como visualizamos el origen de las fuerzas de fricción. Las superficies en contacto no son lisas, sino que presentan un perfil irregular, en forma de dientes de sierra. Si las superficies no deslizan, dichos dientes de sierra encajan muy bien y pueden oponerse al intento de deslizamiento. En cambio, si las superficies se encuentran deslizando, el encaje entre ambas superficies se ha roto, tan sólo rozan los picos de cada diente. En conclusión, la fricción dinámica (o cinética) suele ser mucho menor que la estática.

Leer más…