Artículos etiquetados como Habitos de la conduccion

¿Me pueden sancionar por lavar el vehículo en la vía pública?

car wash por apwong

Nuestro vehículo, aparte de casi nuestra segunda residencia, suele ser nuestras piernas en nuestros desplazamientos habituales, de casa al trabajo y del trabajo a casa, o incluso, una herramienta de trabajo. Motivo más que suficiente para pensar que su cuidado y presentación de cara al público es importante.

Para mantener el vehículo limpio, tanto en su interior como en su exterior hay que dedicarle su tiempo. Se trata de un bien que nos ha costado mucho dinero y tenemos que cuidar la inversión. Nos preocupamos por su seguro obligatorio y otros inconvenientes pero a veces nos preocupamos poco sobre su apariencia.

La mayoría de la gente decide utilizar las típicas máquinas de lavado, que aunque el resultado a priori es bueno, no es tan bueno como el que le podemos dar nosotros mismos y por un precio bastante menor. Si el lavado del vehículo se realiza en nuestro propio garaje no tendremos ningún problema pero… ¿y si lo lavamos en la calle?

Leer más…

Las frases del profesor de autoescuela

Stop en la puesta de sol

Los seres humanos funcionamos básicamente gracias a las experiencias. Todo lo que hemos vivido nos convierte en lo que somos, constituye la premisa que da forma a todas y cada una de las acciones y decisiones que poco a poco construyen nuestra trayectoria vital.

En la sección de la vida que transcurre agarrado a un volante, las experiencias más intensas que uno puede evocar corresponden a la fase de aprendizaje, cuando un señor o señora se sentaba a nuestra izquierda tras una copia de los mandos del vehículo. El origen de todo, la fuente de la cual emanan los miles y miles de kilómetros subsiguientes.

O, por lo menos, debería ser así. A veces es imposible evitar acarrear en nuestras espaldas experiencias anteriores. Lo que llevamos viendo desde pequeños en nuestros familiares. Vicios que empañan el proceso de aprendizaje, que el profesor se ve obligado a extirpar de forma no siempre indolora.

Leer más…

Cómo conducir en grupo, por si te toca ‘seguir al líder’

Sigue a ese coche

El otro día Jaume nos comentaba el problema de los convoyes de coches que en ocasiones se organizan (o eso dicen sus conductores) para llegar hasta un punto, por el clásico sistema del “tú sígueme, que yo sé adónde vamos”. Si entonces vimos que el problema de seguir a otro es que el conductor queda literalmente anulado por lo que haga el conductor guía, hoy vamos a destacar algunos consejos para quienes tengan que ponerse en caravana porque no les quede otro remedio.

Y es que en ocasiones se nos presenta un imprevisto que hace que tengamos que seguir o ser seguidos, no llevamos GPS ni mapas ni nada que se le parezca y no conocemos la zona adonde vamos, o simplemente esa zona es una especie de desierto para las bases de datos de Tele Atlas y Navteq. Veamos por lo tanto cómo organizar una circulación en grupo.

Leer más…

Follow the leader, leader, leader

Convoy de vehículos de juguete

En una agradable conversación sobre conducción y seguridad vial con una amiga surgió a colación situaciones en que dos, o más, vehículos circulan juntos. Si quisiéramos ser peliculeros, sería lo de «siga a ese coche».

Imagino que muchos profesionales de la carretera estarán muy acostumbrados a este tipo de desplazamientos en grupo. No es difícil de encontrar en nuestras carreteras comitivas de camiones, de autobuses escolares o de hinchas de fútbol, convoyes especiales con sus vehículos de seguimiento, etc.

Sin embargo, en la automoción cotidiana es una situación que se da con menor frecuencia. Yo, personalmente, creo que no necesitaría todos los dedos de las dos manos para contar las veces en que he formado parte de una comitiva (que, con una única excepción que recuerde, normalmente fue de dos vehículos).

Leer más…

Casi uno de cada cinco accidentes de moto, concentrados en 20 tramos de carretera

Motorbike

El colectivo motorista es de costumbres. Muchos nos vestimos en el mismo orden las prendas, ponemos siempre primero un guante (en mi caso el izquierdo) y luego el otro… y cuando salimos, tenemos nuestras carreteras favoritas, que normalmente coinciden con las favoritas de muchos otros compañeros. Por eso no son extrañas las cifras que arroja el informe sobre accidentalidad 2011 de motocicletas en el que revela que sólo en 20 tramos de la Red de Carreteras del Estado se producen el 18,9 % de los accidentes graves y mortales de motociclistas.

Sin embargo, esta accidentalidad analizada en el resto de vehículos sólo llega al 10%. Incluso en algunas carreteras, sólo se producen accidentes de motocicletas, como es el caso de la N-630 a su paso por Sevilla, entre el kilómetro 757,8 al 805, donde en los tres últimos años hubo 15 accidentes con 4 fallecidos y 13 heridos graves. No hubo ningún accidente de otro vehículo. La N-325 en Alicante también está considerado un tramo de alta concentración de accidentes de motoristas, con 14 accidentes en los últimos tres años, todos ellos de vehículos de dos ruedas. Leer más…

¡Qué diría tu madre!

Una madre y su retoño

Si toda la gente actuara como si su madre le estuviera mirando, el mundo sería un lugar mucho más agradable.

Soy incapaz de recordar donde escuché esta cita. De hecho, si a alguien le suena, le agradecería que me lo dijera. Mientras tanto, pido disculpas a su autor por no poder atribuirle el mérito.

No obstante, más allá de ser una cita más bien irónica, no deja de llevar algo de razón. A todo el mundo, desde pequeñito, le gusta decir “mamá mamá, mira lo que hago” para recibir el cariño y orgullo maternal. Con los años hemos aprendido a no dejar ni una miaja de comida en el plato, porque lo que no comemos siempre es lo mejor.

Leer más…

Por inercia

Inercia

Propiedad de los cuerpos de no modificar su estado de reposo o movimiento si no es por la acción de una fuerza.
RAE

La inercia es un propiedad Física de todos los cuerpos. Es una especie de tozudez o pereza innata a la realidad, a nada le gusta cambiar su estado a no ser que una fuerza externa le obligue. Un comentario de safedriver el otro día me ha hecho reflexionar sobre la palabrita de marras.

En asuntos de transporte, la inercia nos para de fastidiarnos. Primero, hace que necesitemos un motor para poner nuestro vehículo en movimiento. Después, hace imprescindible que dispongamos de frenos para hacer que vuelva a detenerse. Cualquier cambio en el estado de movimiento necesita que algo ejerza una fuerza.

Es una propiedad intrínseca a todos los cuerpos, y no se puede eliminar ni puentear. Si se pudiera, la automoción sería mucho más sencilla.

Leer más…

Empatía, o ‘la próxima vez podría ser yo’

Empatía

La forma en que vemos, interpretamos, recordamos y explicamos cualquier experiencia vital siempre pasa por un filtro personal e intransferible: nuestro punto de vista particular. Esta afirmación tan contundente (a la par que prácticamente ilegible) probablemente bastante obvia, pero a menudo no acabamos de tenerla en cuenta.

Es perfectamente posible, incluso diría que es muy habitual, que ante un mismo hecho objetivo dos personas diferentes conclusiones diametralmente opuestas. Aún es más cierto si ambas personas son partes interesadas en un conflicto.

Podemos encontrar perfectos ejemplos de lo dicho en prácticamente todos los ámbitos de la vida cotidiana. A riesgo de parecer falto de originalidad, permitidme citar el más trillado de todos: el deporte (también me habría podido decantar por la política, pero eso la verdad es que me da algo de pereza).

Leer más…

‘Peazo’ invento, la acera

¡Usa la acera!

Antes que conductores, todos somos peatones. Y una vez conseguimos el permiso de conducción, seguimos siendo peatones durante toda nuestra vida. Sin embargo, esta dicotomía no implica que la convivencia entre vehículos y personas de a pie sea fácil.

Como muestra, quiero compartir con vosotros tres anécdotas tan reales como la vida misma, que si bien tampoco tienen nada de extraordinario, sí que nos servirán de examen de consciencia para ver si estamos llevando de forma lógica la relación entre conductores y viandantes.

Leer más…

Dime cómo saludas y te diré qué quieres (y 2)

Los moteros suelen agradecer con un gesto las acciones corteses del resto de conductores

Tras haber dado un repaso a los grandes éxitos de la comunicación no oficial ni verbal que podemos ver en la carretera, seguimos con nuestro recorrido por los recursos lingüísticos que inventamos los conductores para saciar nuestra sed de contactar con los demás y responder a los detallitos que tienen con nosotros en el desarrollo de su actividad al volante, cualquiera que sea la naturaleza de estos.

Hoy veremos algunos de los mensajes que lanzan los conductores más comunicativos del panorama vial: los moteros. Buena parte de sus discursos no verbales tienen que ver con sus formas de advertir los peligros de la vía y con sus maneras de agradecer al resto de conductores que les echen un cable cuando de hecho la Ley lo exige. Finalmente cerraremos esta recopilación con una solución que podría hacer las delicias de todos los conductores que tengan ansias de comunicarse con los demás.

Leer más…