Artículos etiquetados como Conducir en ciudad

Nuevos radares-semáforo y cómo conocerlos todos de forma legal

radar-semáforo

En los últimos tiempos las ciudades están buscando, a toda costa, reducir los índices de siniestralidad en sus vías urbanas. Choques entre turismos, atropellos a ciclistas o peatones y caídas de motoristas son algunos de los accidentes que, si bien son prácticamente imposibles de evitar en su totalidad, pueden reducirse considerablemente.

Para mitigar el número de accidentes y la gravedad de lesiones provocados por los mismos, las ciudades han sufrido muchos cambios en los últimos años y los resultados se han notado. Algunos ejemplos pueden ser la sustitución de cruces entre calles por rotondas, resaltos en pasos de cebra o la introducción de semáforos donde antes los había. Leer más…

Así funcionan las aplicaciones colaborativas para encontrar aparcamiento

En los últimos años, la tecnología y la movilidad han dado un cambio difícil de creer. De hecho, si hace 15 años, cuando las personas de a pie podíamos empezar a permitirnos la compra de un teléfono móvil, nos hubieran dicho que algún día se podrían hacer fotografías de gran calidad, consultar correo, gestionar pagos, organizar trabajo o enviar documentos entre muchas otras cosas, no nos lo hubiéramos creído.

El desarrollo de los smartphones y la conectividad ha permitido la creación de interesantes y funcionales aplicaciones que van más allá de un simple juego de entretenimiento. ¿Quién no ha utilizado nunca el navegador del móvil para consultar la localización de alguna calle?, por ejemplo. O incluso alguna otra App que nos dice dónde están situados los radares de velocidad o si hay retenciones por algún accidente o tramos de obras. Leer más…

Las motos permiten reducir el tiempo de desplazamiento entre un 50% y un 70%

motos_en_la_acera

Tampoco es que estemos diciendo algo que no supiésemos. Y es que las motos son mucho más rápidas para realizar recorridos urbanos que cualquier otro medio de transporte, hablando lógicamente siempre de media y larga distancia. Para ir cerca, lo mejor es ir andando o en bicicleta, que mejora nuestra salud.

Pero cuando desplazarse andando o en bicicleta no es viable, lo mejor es utilizar una moto. Bueno, lo mejor es el transporte público pero en muchos casos, su eficiencia deja mucho que desear o bien la pérdida de tiempo es tal que a veces tardaríamos más en llegar que en realizar aquello que fuésemos a hacer.

Leer más…

Callejear por una ciudad desconocida

Callejear por ciudad desconocida

Uno de los primeros recuerdos de infancia (bueno, quizá de adolescencia) que tengo en cuanto a la seguridad vial, desde el punto de vista del conductor (de pequeño te machacan sobre todo el punto de vista del peatón, obviamente) se remonta a cuando mi hermana mayor acababa de obtener el carnet y solía comentar el miedo que le daba ir a la capital de provincia, por el tráfico que había. Además, aún no la conocía demasiado. Siempre decía el estrés que le producía callejear por una ciudad desconocida.

Quizá alertado por sus dificultades, años mas tarde decidí invertir y solicitar una practica triple de forma que hubiera suficiente tiempo para hacer el camino hasta la gran ciudad y dar unas cuantas vueltas por allí. Quizá fue un derroche, pero lo cierto es que dio sus frutos. De hecho, una vez tuve el carnet provisional y cuatro ruedas a mi nombre, el segundo día que lo cogía ya fue para ir a la gran ciudad. Fue estresante, cierto, pero me alegra decir que no tuve demasiados problemas.

Leer más…

Lo que cambia el panorama tras un año como novel

conductor.jpg
Hace tiempo leímos a Jaume contándonos lo que es estar en el meollo de la ciudad, y lo que hay que aguantar en él. Sin duda son situaciones estresantes, exigentes psicológicamente y sobre todo, muy incómodas desde cualquier punto de vista. Siendo novel, las cosas se ven también así, pero si queréis un poco amplificadas: literalmente a mí no me gustaba nada conducir en ciudad, y reconozco que aún hoy lo evito si tengo oportunidad. ¿Miedo? No. Simplemente, si tengo que hacerlo lo hago sin ningún problema, pero solo como medio de llegar a un lugar cómodo y dejar el coche estacionado. Por ejemplo, un parking.

Llamadme cómodo, o inexperto, pero creo que en muchas ocasiones el hecho de conducir a diario y de manera intensiva por ciudad trae más quebraderos de cabeza que otra cosa. Es cierto que existen muchos casos en los que es inevitable, pero también hay otros casos en los que podemos optar por alternativas y no lo hacemos. Hay horarios a los que adaptarse si nos quedamos con el transporte público, hay que caminar (deporte sano como ningún otro), hace calor o frío. Hoy os quiero aburrir con lo que ha cambiado el panorama desde mi punto de vista tras un año como conductor, y claro, novel.
Leer más…