Artículos etiquetados como Conduccion temeraria

Los 7 tipos de conductores más molestos que no te gustaría ser

Driving

Conducir un coche es fácil. Todos sabemos hacerlo una vez que tenemos el permiso de conducir. Para muchos de nosotros, la calidad de nuestra conducción mejora con la experiencia, un poco a la madera de un queso curado con el tiempo y que alcanza la plenitud de su sabor al cabo de unos años.

Sin embargo, nosotros también adquirimos malas costumbres con el tiempo. Algunas de esas malas costumbres provocan el descontento en los otros usuarios de la carretera. Para que evitemos coger esas malas costumbres (o para que tomemos consciencia si tenemos algun mal hábito) arrojaremos un poco de luz sobre siete tipos de conductores, de esos que no nos gustaría ser.

Leer más…

¿Qué hacemos si nos encontramos con un conductor en sentido contrario?

conduccion temeraria
Cada cierto tiempo vemos noticias sobre conductores que se han metido en una autovía en sentido contrario al habitual. Lejos de pensar en kamikazes, que los hay, en muchas ocasiones todo se reduce a un despiste. Un despiste enorme, sí, porque por lo general es muy difícil no darse cuenta de que nos estamos incorporando a la autovía de una forma antinatural, y es muy difícil no ver las enormes señales de STOP que suelen presentarse ante nuestros ojos, pero son despistes al fin y al cabo.

El ultimo caso, en Palma, tenía como protagonista a una mujer de 65 años que se introdujo en sentido contrario por la Vía de cintura y, lejos de detener el vehículo y tratar de solucionar el asunto, siguió circulando, quizás con la intención de salir por una próxima salida. Sea como sea, el hecho se produjo, y nosotros no vamos a juzgar su comportamiento, para eso ya está el sabio usuario de Twitter. Lo que sí podemos hacer es contar qué podemos hacer si alguna vez nos encontramos con una situación así en la carretera.

Leer más…

Campaña de seguridad vial que no debería dejar a nadie ‘normal’ indiferente

3207277407_9bcd1732ee_b
A veces parece que los conductores, como colectivo al que se dirigen las campañas de tráfico o de seguridad vial, son niños pequeños a los que hay que engañar, de alguna manera, para que acepten los argumentos que se les da. Engañar de verdad a un niño pequeño está mal, aquí me refiero a esos “engaños” con los que conseguimos que se sienten a comer tranquilos, que prueben esto o lo otro, que esperen algo aunque no sean capaces.

Con el conductor como colectivo, pasa lo mismo. Parece necesario idear un truco, poner un reclamo, dar un golpe psicológico a base de argumentos que asumamos verosímiles, para que todo haga ‘click’ y que ese ente, el conductor, lo vea por fin meridianamente claro. Eso debieron pensar en Irlanda cuando se publicó un curioso anuncio en el que se vendía, a un precio bastante irresistible, un Subaru Impreza WRX de 2003. Por decirlo mal y pronto, un cochazo con bastante pedigrí, y a un precio muy interesante (3.000 euros).
Leer más…

Si conduces así, te estás buscando un accidente

Conducción nocturna
Repetí esta frase durante el día de hoy, al menos media docena de veces. De viaje, como a veces estoy, uno ve de todo. Lo hablamos muy a menudo en este lugar, pero no se hasta qué punto los conductores (en general) son conscientes de la tarea y la responsabilidad que es conducir y circular. Dicho esto, ¿cuántos accidentes son reales? ¿Cuántos son errores de bulto por parte de un conductor?

Sin pretender hacer de esto un rincón de “Denuncia malas prácticas”, lo cierto es que hay comportamientos que solo pueden llevar a un final: provocar un accidente. Y como no tengo un estudio al respecto a mano, no voy a estimar qué porcentaje de los siniestros se habrían podido evitar con algo más de responsabilidad individual.
Leer más…

Vídeo de imprudencias como prueba del delito

delocura

Hace apenas un mes vimos el vídeo de las imprudencias de la A-2 en Barcelona. Una de esas burradas sin sentido y que no merecen verse en los medios de comunicación y redes sociales por el daño que hacen al conjunto de la sociedad. Pues bien, durante esta semana también se ha difundido otro vídeo sobre un hecho no menos indignante. Se trata de dos individuos que durante unos cinco minutos se dedican a grabar a un tercero montado en una motocicleta y circulando a gran velocidad por la carretera N-340 a su paso por el término de Almassora de la provincia de Castellón.

Todo un espectáculo bochornoso que han querido darle cobertura tras mostrarlo en Youtube como si fuera una prueba más de exhibicionismo público y gratuito. Lo cierto y verdad es que uno se queda estupefacto ante semejante hazaña por varios motivos: la fechoría de dos individuos que utilicen la vía pública como si fuera el corral de su casa, la conducción de un individuo que ensaya, a sus anchas, la velocidad que puede alcanzar con su moto en una recta poniendo en peligro su vida y la de los demás y finalmente, el atrevimiento por parte de otros que han facilitado el montaje del vídeo y su divulgación por internet. Que, ésto ocurra en una vía pública me parece un desprecio hacia los que cumplimos las normas, ¿no les parece?

Leer más…

Exceso de velocidad en muchos planetas: pillado a 325 km/h

back-to-the-future1.jpg“¡Demonios Marty! ¡Cuando esto llegue a 325 km/h tendremos esa foto por fin!”. “¿Qué es un km/h, Doc!? ¿¡Doc!?”

Lo que hay que leer. Nada menos que 325 km/h de velocidad punta en una autopista con límite de velocidad 110 km/h. Si, casi el triple del límite legal. Lo peor de este caso que leemos en el Heraldo es que el infractor no fue pillado en ese momento. No señor. Por algo posterior que no ha trascendido, la policía se incautó del teléfono móvil de este fitipaldi de la vida y vio entre otras grabaciones, como la noche de autos el señor en cuestión grababa cómo la aguja del velocímetro llegaba a tan mágica cifra.

Se me ocurren tantas cosas que decir que no se por dónde empezar. Me parece grave hasta cierto punto quebrantar la ley, pero es que hay quebrantos y quebrantos. Circular a 130 km/h por una vía de 110 km/h es punible, circular a 200 km/h por el mismo lugar ya lo considero un delito, imaginad qué pienso de los 325 km/h. No se si hay algún psiquiatra en la sala, pero me encantaría saber, más allá de lo que es la sensación de velocidad y la adrenalina que se segrega (que da gustito, la verdad) qué “trabajo” cerebral hace que se corran semejantes riesgos en una carretera pública. Para grabar cómo llega la aguja al final.
Leer más…

Los jóvenes no parecen tan malos después de todo…

driving-experiencce.jpg
“¡Van como locos!”. Una afirmación así debería empezar a ser matizada cuando se dice de forma generalizada en referencia a los jóvenes conductores. Como todo, hay excepciones por el lado malo, jóvenes conductores que sistemáticamente incurren en imprudencias, conducción temeraria, conducción bajo los efectos del alcohol… y como siempre, un garbanzo negro parece que estropea una bolsa estupenda llena de garbanzos sabrosos. Si os acordáis, hace un tiempo que salió al mercado el seguro para jóvenes YCar, que incluía entre otras cosas sistemas de localización GPS y más aparatitos para intentar sacar conclusiones sobre hábitos de conducción en este colectivo y franja de edad.

Las ventajas a priori que se contaban en la descripción de este producto pasaban por ciertos descuentos y beneficios en la póliza si se cumplían los objetivos marcados, básicamente una forma de premiar la falta de siniestros o la conducción segura en un colectivo inicialmente de riesgo. Las bonificaciones por ejemplo se otorgaban realizando menos de X kilómetros en horario nocturno, menos de Y kilómetros al año o por debajo de otro número de kilómetros determinado en recorridos urbanos. Ahora se han dado a conocer los resultados del primer año completo y las conclusiones son reveladoras: no parece que los jóvenes sean tan descerebrados como inicialmente se pensaba.
Leer más…

Cambiamos cárcel por decomisión del vehículo

Patrulla

En el 2007 se produjo la reforma del Código Penal que permitió el ingreso en prisión de todos aquellos conductores que atentaran contra la Seguridad Vial de forma grave. Sin embargo, a finales de este año, el Gobierno dará marcha atrás y priorizará la decomisión del vehículo sobre la prisión que según en propias palabras del fiscal coordinador de Seguridad Vial, Bartolomé Vargas, es “lo último que el fiscal desea siempre”.

Así, con la nueva legislación, se podrá buscar una vía alternativa a la prisión, combinando la confiscación del vehículo con penas de trabajos, multas o la privación del derecho a conducir. Tres han sido los casos presentados en los que parece más fácil aplicar este cambio en el Código Penal: conducción con exceso de velocidad, bajo los efectos del alcohol o sin permiso. Leer más…

No respetar la distancia de seguridad podrá ser penado con cárcel

Distancia seguridad

Conducción temeraria. Este es el delito del que podrán ser acusados los conductores que no respeten la distancia de seguridad y además hostiguen al conductor de delante circulando pegados a él e intentando casi “echarlos” literalmente de la carretera. El fiscal coordinador de Seguridad Vial, Bartolomé Vargas, ha utilizado un nombre que define perfectamente a este tipo de conductores: acosadores.

¿Quiénes entran dentro del patrón de estos conductores? Yo creo que todos más o menos somos capaces de identificarlos: persona que conduce de forma irresponsable sin tener en cuenta a los demás y que intenta que la carretera se encuentre siempre despejada para él. Además, usa las ráfagas a la misma velocidad que quien masca chicle y todo el mundo va lento para él. Leer más…

Hay que llamar a las cosas por su nombre

David Walter Cook

A veces nos perdemos en el lenguaje de lo políticamente incorrecto o con eufemismos, y acabamos perdiendo la esencia de las ideas y *acabamos llamando plátanos a las manzanas*. Según va cobrando más relevancia la siniestralidad en carretera como una forma de muerte evitable en muchos casos, el lenguaje va ganando en precisión.

En Marzo de 2008, entre La Nucía y Alfaz del Pí (Alicante) un joven sufrió un *accidente* con su ciclomotor y se quedó tendido sobre el asfalto. Un conductor inglés que pasaba por la zona lo atropelló y arrastró durante dos kilómetros. Hiela la sangre pensar que a pesar de todo, seguía vivo.

Tras hacer varias maniobras para desenganchar el cuerpo de su coche, logró su objetivo y dejó abandonado al chaval. Los servicios de emergencia lo encontraron moribundo y acabó falleciendo. La investigación fue rápida, había un rastro de sangre muy evidente y una cámara del ayuntamiento sirvió de prueba.

Leer más…