Artículos etiquetados como Conducción agresiva

Una reflexión en el Día Mundial de la No Violencia: 14 formas de violencia vial

violencia vial

Hoy 30 de enero se celebra el Día Mundial escolar por la No Violencia y la Paz (DENYP), una jornada educativa que tuvo su origen en nuestro país, pues fue establecido en 1964 el poeta Llorenç Vidal, como homenaje a Mahatma Gandhi (el 30 de enero coincide con el día de su fallecimiento). El fin que persigue, tan vigente en la actualidad, es el de una educación sin violencia, pacificadora y de carácter permanente.

Esos principios son imprescindibles para entender la Educación Vial. En este día tan especial es preciso que la incluyamos para tratar de desterrar comportamientos inadecuados sobre la vía que son el origen de muchos factores de riego. Hablamos de la violencia vial.

Leer más…

Carretera, velocidad y diversión: una visión distorsionada de la conducción

En las sociedades desarrolladas o en vías de desarrollo, nadie imagina la vida cotidiana sin los vehículos automóviles, claramente un invento que ha cambiado la historia. Nuestro modo de vida tiene ya una fuerte dependencia del automóvil, tanto en lo laboral como en lo social. En caso de vivir en una ciudad de cierto tamaño donde la red de transporte público suele ser suficiente para casi todas las actividades, muchos ciudadanos siguen prefiriendo usar su coche particular mientras les sea posible a pesar de los inconvenientes. Definitivamente, nuestra sociedad y modo de vida serían otros completamente distintos sin estos complejas máquinas.

Leer más…

¿Eres de los que se altera al volante? ¿Por qué ocurre?

¿Eres de los que se altera al volante?

El automóvil y la conducción tienen esa particularidad de transformar todo aquel que se sienta a su volante. Una persona nerviosa y viva puede convertirse en un conductor torpe e inseguro cuando se pone al volante. Del mismo modo una persona apacible y pausada puede convertirse en tirano, que vocifera y gesticula con todo aquel que se comporte de una forma que él considera errónea. Que aquel que no se altera al volante, ni un poco, tire la primera piedra.

Al parecer, cuando una persona se sienta al volante de un automóvil, empieza un extraño proceso en el que, ese padre o madre de familia, normalmente muy pausado, se vuelve irascible, agresivo, intolerante y capaz de lo peor con los otros automovilistas. Todo aquel que no arranque a la milésima de segundo cuando el semáforo se pone en verde, el que se salte una prioridad, no ponga el intermitente, etc, es un adversario. Todos son enemigos y se merecen nuestra ira.

Leer más…