Artículos etiquetados como Conducir sin prestar atencion

¿Por qué distrae el manos libres?

Manos libres distrae

Cuando hablamos de las distracciones, el manos libres aparece como esa solución de compromiso que nos hemos dado los conductores para poder mantener un cierto equilibrio entre la agilidad que nos proporciona seguir con nuestro día a día mientras vamos circulando, por ejemplo sin desatender las urgencias del trabajo, y la seguridad de poder hablar por teléfono sin tener un aparato ocupándonos las manos.

Sin embargo, hay estudios (Instituto Tecnológico de Virginia, 2009; Univesidad de Utah, 2013; AAA Foundation for Traffic Safety, 2014) que demuestran que utilizar un manos libres distrae, por más que mantengamos la mirada en la carretera. Distrae tanto que dejamos de percibir hasta la mitad de las señales cuando ha pasado un minuto y medio de conversación. ¿Que por qué distrae el manos libres? En realidad, es sencillo de explicar.

Leer más…

Tres tipos de alerta en la conducción

pedales

La capacidad de observación que tiene todo conductor durante la conducción dependerá, entre otros factores, del buen uso y manejo de los mandos de su vehículo y de la concentración durante la distancia que le queda por recorrer. La planificación del viaje implica o lleva consigo saber el tiempo que se tarda de ‘A’ a ‘B’ pero no siempre se podrá cumplir debido a imperativos del tráfico rodado y al estado de la vía con sus condiciones medio ambientales.

Pues bien, durante todo ese tiempo el nivel de alerta o atención mientras conducimos debe permanecer para llegar con seguridad a nuestro destino. Cualquier contratiempo que sume tiempo a nuestro desplazamiento debemos compensarlo con un buen descanso y no al revés. Veamos por qué.

Leer más…

Por favor: recordemos que no se puede utilizar el teléfono móvil al volante

Hablando-por-telefono

El reglamento general de circulación establece que no se puede utilizar el teléfono móvil mientras se conduce, ni manipularlo ni hablar por él, a menos que se tenga un sistema de llamada manos libres. No es un capricho del legislador, ni una estrategia para fastidiar a los sufridos conductores con multas.

Es una realidad que hablar por teléfono y sujetarlo pegado a nuestra oreja, es una distracción, limita nuestra capacidad de manejar el coche, inutiliza una de nuestras manos y hasta entorpece nuestra capacidad para oir qué pasa. Y eso por no hablar de ponerse a escribir un mensaje de texto, whatsapp o mail. Utilizar el teléfono móvil al volante es peligroso.

Leer más…

Música para el coche: 10 canciones que te harán el viaje más llevadero

Música para el coche

A nadie se le debería escapar que el aburrimiento en los viajes es un enemigo irreconciliable de la seguridad vial. Y cuanto mayor es la distancia que debemos cubrir, mayor es la probabilidad de acabar distraídos por puro tedio. Afortunadamente, la música para el coche puede convertirse en un aliado… o no, depende de cómo la elijamos.

Hoy vamos a establecer una lista de 10 canciones para viajar en coche. Algunas de ellas, realmente, forman parte del escenario sonoro de cualquiera de mis viajes. Otras –la discografía completa de Queen o algún que otro álbum de Bon Jovi o Bruce Springsteen, por poner algunos ejemplos– las dejo fuera por obvias, al menos para mí. Y como cualquier lista, está sometida a réplica colaborativa.

Leer más…

El caso de Lola Velayos y el sentido de la prevención en el control del tráfico

Lola VelayosMe escribe Flor Zapata a raíz de una reflexión que ha publicado acerca del choque, sucedido hace ya un año, de un autobús contra un turismo que estaba detenido por avería en el carril BUS-VAO de la A-6, en las inmediaciones de Madrid. En el siniestro fallecieron dos mujeres, de 50 y 20 años, cuando el autobús arrolló su coche, en el que viajaban un total de cuatro personas. Las otras dos ocupantes del vehículo, de 19 y 22 años, resultaron heridas a consecuencia del impacto.

Me recuerda Flor el caso, me ofrece datos de la joven de 20 años fallecida, Lola Velayos, y veo que los testigos del siniestro apuntan a un presunto uso del teléfono móvil por parte del conductor del autobús, algo que en su momento negó o matizó el responsable del vehículo. Así quedó recogido en la crónica de Antena 3 que nos mostraba el momento del choque a través de las cámaras de control de tráfico:

Leer más…

El efecto mirón y sus consecuencias mientras se conduce

peligro alcances

Hace unos días pude presenciar dos siniestros de tráfico de iguales características. Por el tipo de vía y tramo por el que circulaba son las colisiones por alcance las que sin venir a cuento, se producen. Me refiero al carril izquierdo de una autovía; un carril, que si se utiliza para otra cosa distinta al adelantamiento es aventurarse sin condiciones a otro tipo de riesgos como son, en el mejor de los casos, las bruscas reducciones de velocidad de los vehículos que deciden ir por dicho carril.

Volviendo a los dos siniestros, uno de ellos ya se había producido por encontrarse los vehículos accidentados en el arcén derecho; el otro, se produjo en el dichoso carril izquierdo y a la altura del primero. Pues bien, estoy seguro de que la curiosidad de algunos conductores, tras aminorar la velocidad de sus vehículos, para observar a su derecha lo ocurrido fue el origen del segundo e inesperado incidente. El efecto mirón, al volante, es como desatender por un instante lo que tenemos delante.

Afortunadamente sólo hubo lesiones leves y daños materiales pero teniendo en cuenta la proximidad del personal de la Guardia Civil de Tráfico, operarios de señalización, limpieza, mantenimiento y grúas, la cosa pudo haber terminado peor.

Leer más…

‘Don’t make-up and drive’, una contundente campaña contra las conductas interferentes

Don't make-up and drive, a crash course to shine

En ocasiones, un anuncio de concienciación puede ser contundente sin necesidad de mostrar nada desagradable. Es el caso que nos acompaña hoy: ‘Don’t make-up and drive‘ (“no te maquilles mientras conduces”), aunque su título original sea ‘A crash course to shine’, que ofrece una traducción menos directa pero más elaborada. Lo mismo evoca un curso intensivo para lucir que un… crash.

El factor de riesgo del que hablamos es la distracción, y el ejemplo, el maquillaje durante la conducción. La forma de explicar el riesgo es simple y directa, mostrando las consecuencias de un modo efectista, pero que no añade nada a lo que sucede día a día en las carreteras.

Leer más…

Conducción subconsciente o automática, ¿un riesgo para la seguridad vial?

¿Cómo he llegado hasta aquí

Según un interesante estudio realizado por Audi Attitudes, tres de cada cuatro conductores han experimentado en alguna ocasión esa extraña sensación de aparecer en su lugar de destino o en un punto intermedio de una ruta conocida sin darse cuenta de cómo han llegado hasta allí. Es lo que se conoce como conducción subconsciente o conducción automática, un fenómeno que debemos conocer para ser conscientes del riesgo y así evitar que el subconsciente nos meta en un problema.

En sí, la conducción subconsciente consiste en conducir sin una plena atención, sin realizar la actividad de la conducción de forma atenta y reflexiva sobre lo que está sucediendo en cada momento. ¿Eso es bueno? ¿Eso es malo? Según Attitudes, un 77 % de los conductores consideran que la conducción automática supone un riesgo para la seguridad vial. Sin embargo, también nos explican que la conducción automática es inherente a la conducción. ¿Con qué nos quedamos? Pues ni con lo uno ni con lo otro: una vez más en el equilibrio está la virtud, y enseguida veremos por qué.

Leer más…

Las discusiones al volante, como factor de riesgo

ZEN_Driving

Detrás de cada siniestro vial existen sucesos externos e internos que han podido influir en la capacidad de atención del conductor accidentado como, por ejemplo, conducir fumando, exceso de confianza, situaciones emocionales o de estrés, conversaciones con el acompañante o por el móvil, etcétera. Son distracciones que en mayor o menor medida pueden condicionar una situación de riesgo no deseada mientras se conduce. Esto es debido a que muchas veces trasladamos las situaciones personales, sin darnos cuenta, a nuestros desplazamientos habituales cuando viajamos.

Pues bien, un estudio de Prevensis sobre la influencia de las emociones en la conducción, denominado ‘Zen Driving’, dice que discutir mientras se conduce con el acompañante reduce la atención del conductor en un 26% equivalente a una tasa positiva de alcohol en sangre. Ya sea por el poco espacio del coche o por el estrés que genera en ocasiones el mismo tráfico, una simple discusión puede provocar una distracción al volante. Lo cierto es que cualquier situación que reste atención a nuestra tarea de conducir se convierten en factores de riesgo.

Leer más…