Artículos etiquetados como Amaxofobia y miedo a conducir

¿Autoescuelas o cursos de conducción avanzada?

Formación continuada de la conducción

Interesante, la pregunta que nos llega a través del formulario de contacto sobre la formación de conductores. Elisa nos plantea el siguiente dilema:

Supongamos que una persona se acaba de sacar el carnet y quiere seguir aprendiendo de manos de un buen profesional. ¿Qué opciones tiene? En general veo dos: autoescuela (están muy llenas de alumnos y es difícil que te encuentren ‘huecos’), o cursos de perfeccionamiento (son una cosa puntual). En fin, ¿qué podéis recomendar a alguien que quiere seguir aprendiendo de manera regular?

Al leerla me parece que la pregunta merece algo más que un correo electrónico por respuesta, así que hoy vamos a hablar de la formación de conductores más allá de la obtención del permiso, sobre las opciones que tenemos y sobre cuál es la más idónea para cada caso. Porque, sí, quizá a una persona le convenga una solución que a otra no le va tan bien.

Leer más…

Miedo a conducir: ¿cuáles son las causas?

Conducir con miedo

No es la primera vez que hablamos de la amaxofobia en Circula Seguro, y hoy recuperamos nuestras reflexiones sobre el miedo a conducir a raíz de un estudio de FUNDACIÓN MAPFRE con el que se pretende explicar el porqué de la amaxofobia. En España, unos 8,5 millones de personas reconoce tener miedo a conducir en ciertas circunstancias relacionadas con el mal tiempo, la densidad del tráfico, nocturnidad y en trayectos nuevos, por poner algunos ejemplos.

Siente miedo a conducir un tercio de los conductores, nada más y nada menos, y hay algunos datos curiosos, como el que señala que el porcentaje de mujeres con amaxofobia es casi el doble que de hombres. El miedo a conducir es un trastorno que habitualmente se sufre en silencio y que afecta a la autoestima de quien lo padece, pero puede superarse con la ayuda de un especialista.

Leer más…

‘Miedo a conducir: comprender y ayudar a superar la amaxofobia’, un curso para quienes enseñan a conducir

Montaña rusa

Si no recuerdo mal, siempre que hemos hablado de amaxofobia o miedo patológico a la conducción lo hemos hecho pensando en el usuario final, en el conductor que por una u otra causa siente miedo irracional a ponerse a los mandos de un vehículo y emprender un trayecto, ya sea de forma general o bajo ciertos condicionantes específicos como la noche, la lluvia o la circulación por autopistas, por citar algunos ejemplos.

Sin embargo, hay casos en los que ni siquiera el más voluntarioso de los conductores aquejados de amaxofobia, que cada día son más, es capaz de afrontar su miedo a la conducción en solitario, por lo que nunca está de más que los profesores de formación vial ganen conocimientos en esta materia. En ese sentido, hoy nos referimos al curso ‘Miedo a conducir: comprender y ayudar a superar la amaxofobia’, que se celebrará en Zaragoza el próximo 14 de mayo.

Leer más…

La paradoja del (pre) conductor ya sensibilizado

Autoescuela Miguel

Tú preguntas a tus alumnos por sus ideas preconcebidas sobre el factor de riesgo que vas a trabajar, luego les das información pura y llana, más tarde les dejas explicar cuáles son sus hábitos, después les muestras el testimonio de una persona que explica en primera persona las consecuencias de ese factor de riesgo y tras el shock emocional dejas que tus alumnos asuman un compromiso de cambio en sus comportamientos, comprobando finalmente los logros de la sesión.

Esa es la estructura de un curso de sensibilización basado en el cambio de actitudes, tal y como me la enseñaron en su momento. Ahora bien, lo que no me explicaron es cómo trabajar con aquellos alumnos que ya tienen claro un factor de riesgo y pese a ello son obligados a estudiar, pongamos por caso, tasas de alcoholemia absurdas desde el punto de vista de la seguridad vial cuando resulta que ellos son abstemios, o el peligro de la carretera cuando ellos han sufrido de cerca un drama vial. Por poner dos ejemplos reales como la vida misma, digo.

Leer más…

¿Qué nos pone nerviosos al conducir?

Caravanas, símbolo de la ansiedad al volante

Durante estos días han dado la vuelta al mundo mediático las conclusiones de un estudio realizado conjuntamente por Attitudes y la UAB, a partir de las cuales se han elaborado dos titulares:

El 22 por 100 de los conductores españoles sufren ansiedad al conducir

El 51% de los conductores, casi 13 millones, preferiría no coger el coche

Todo esto nos remite a algo que hemos tratado ya en alguna ocasión: la amaxofobia como trastorno que hace que hasta un 4% de los conductores de nuestro país dejen el vehículo de lado porque sienten miedo a conducir. Sin llegar a esos extremos, sin embargo, uno de cada cinco vehículos está conducido por alguien que experimenta ansiedad cuando está al volante, lo que sin duda se trata de un problema grave para la seguridad vial de todos.

Abundando en los resultados del estudio, sabemos que sufren más las mujeres que los hombres, y que cuanto mayor es la experiencia al volante menor es el temor a la circulación. Pero, ¿cuáles son las causas de este problema tan común? ¿Qué nos pone nerviosos al conducir?

Leer más…

La amaxofobia se intensifica con la crisis

79.jpg

La amaxofobia se podría resumir como el miedo a condicir. Un síndrome que afecta a un tercio de los conductores. Una cifra bastante elevada y por lo que no debería pasar desapercibida. Para sufrir amaxofobia no es necesario haber sufrido un accidente como se podría pensar ya que en muchos casos las personas que lo sufren no se han visto involucrado en ninguno.

Las situaciones personales o laborales causan un estrés que desemboca en las crísis de ansiedad que sufren las víctimas de esta enfermedad. La sensación de miedo que sufren los conductores desemboca en un bloqueo de la capacidad de respuesta, convirtiendo el acto de conducir en un potencial riesgo personal y para el resto de usuarios de la vía. Algo que a veces también se ha relacionado con conductores noveles que comienzan a ponerse al volante. Leer más…

¿Susto o miedo? He ahí el dilema

Miedo o susto

Ahora por aquí lo empezamos a llamar Halloween, pero el homenaje anual a los difuntos está tan arraigado entre nosotros como cualquier otra celebración pagana. Estos días recuerdo a una vecina que tuve, una señora ya mayor, muy andaluza ella, que cada vez que veía en la tele el primer anuncio de Halloween en Port Aventura nos preguntaba en casa: “Y a ustedes, ¿esto no os da susto?”

La primera vez que lo preguntó ni siquiera entendí lo que quería decir. Luego traduje mentalmente: “Ah, quiere decir si no nos da miedo”. Extraña confusión.

Y el viernes pasado, al hilo del comentario que dejó mi compañero Morrillu en aquella triste entrada sobre el atropello a los mossos d’esquadra, la imagen de aquella mujer (Carmen, se llamaba) me volvió a la cabeza. Y es que no es lo mismo pasar miedo en la carretera que pasar un susto al volante.

Miedo, nunca. Pero es que susto… jamás de los jamases.

Leer más…

La amaxofobia tiene cura

Amaxofobia. Miedo a la conduccion

La primera vez yo también dije: “¿amax… qué?”. Ahora sé que “amaxofobia” es un término compuesto por amaxos, que significa “carruaje”, y fobia, que todo el mundo sabe lo que quiere decir. Quienes padecen amaxofobia sienten miedo irracional a conducir.

Un amaxofóbico cuenta su experiencia así: “me saqué el carné hace años, pero apenas conduzco. La idea de ir a según dónde me da pánico. Es superior a mí. A veces saldría corriendo del coche, y siento que la cosa es cada vez peor”. Eso es la amaxofobia.

La sufren casi un tercio de los conductores, muchas más mujeres que hombres, y suele confundirse con una especie de inseguridad que se quita con la práctica de la conducción. Pero no siempre es así: la amaxofobia requiere algo más de atención.

Leer más…