Artículos etiquetados como Actitudes frente a la conduccion

Dime cómo aparcas el vehículo y te diré quién eres

7979023200_0e71a0a8fd_b
El vehículo de la fotográfia de arriba expresa claramente la personalidad de su conductor, ¿sabes cuál?

El comportamiento cotidiano del día a día muchas veces lo trasladamos a nuestra forma de conducir, es decir, vamos con prisa al trabajo por culpa de esa llamada a última hora y cuando cogemos el coche pisamos más a fondo el acelerador creyendo que vamos a llegar antes. Una conducta que casi siempre termina con el estacionamiento incívico, es decir, aparcar como sea para cubrir expediente y sin pensar en los demás. De ahí, que pudiera aplicarse la frase hecha: dime cómo aparcas el vehículo y te diré quién eres para definir en sentido peyorativo la maniobra de la persona que va a los mandos del vehículo.

La manera de conducir, como vimos hace tiempo, identifica a la persona. El hecho de no obedecer las señales de tráfico supone incumplir las normas de convivencia y por tanto, puede llevar consigo una sanción. Sin embargo, en acciones concretas como, por ejemplo, estacionar el vehículo en un aparcamiento público y con espacio suficiente puede reflejar, independientemente de si el estacionamiento está bien o mal hecho, la propia personalidad del conductor.
Leer más…

Si metes la pata, ¡no escurras el bulto!

06-09837

Dar la cara públicamente, cuando uno se equivoca, es lo más sensato que se puede hacer a la hora de confesar un error o una acción o hecho que puede tener alguna repercusión social, sobre todo si se causan daños a terceros, o por el simple hecho de poner en peligro la vida de otras personas como es el caso de la noticia que pude leer hace unos días.

El principal protagonista de esta historia real es un joven que tras conducir con su vehículo supuestamente bajo la influencia de bebidas alcohólicas sufre un siniestro de tráfico consistente en choque contra la valla de protección lateral de la vía y para evitar tener que dar explicaciones a la Guardia Civil de Tráfico decide abandonar el vehículo y marcharse del lugar por su cuenta y riesgo. Pero…, aquí no termina la historia.

Leer más…

Conducción monótona, tú y la carretera

2700637483_d7b54e9456_z

El escenario que veremos hoy, es un entorno donde el conductor no espera sorpresas. Para entrar en detalles podríamos decir que una larga recta de autovía o autopista lo dice todo y si encima se utiliza sin luz solar, sin afluencia de vehículos y fuera del horario laboral, puede ser el principio de la conducción monótona. Una conducción aburrida, cansada y al mismo tiempo peligrosa por la excesiva confianza que predispone la vía y la disminución del nivel de alerta que requiere la labor de conducir.

La conducción monótona puede, incluso, considerarse la antesala de la distracción por parte del conductor tras manipular algunos elementos del vehículo como, por ejemplo, la radio, Cd’s, navegador, calefacción y otros dispositivos al alcance, desde la postura y asiento, del conductor con el fin de superar esa monotonía o por el simple hecho de mantenerse despierto ante cualquier situación de riesgo. Una situación que será evitable si sabemos reaccionar a tiempo ante el peligro que supone circular bajo la influencia de la conducción subconsciente o automática. ¿Quieren saber cómo?

Leer más…

Doce meses sin ti

Un año sin ti
Este pasado viernes se cumplía un año de la última vez que nos vimos. Demasiado tiempo. Hora de volver a casa. Siempre dije que yo no venía aquí a enseñar seguridad vial a nadie, no soy quién para ello. Antes al contrario, yo aprendí más de ti que al revés. Porque siempre he sido de la opinión que, cuando lo que importa es llegar al destino sin dejarse la vida en el camino, es vital seguir aprendiendo día a día.

A lo largo de estos doce meses han pasado muchas cosas, y dejado de pasar otras tantas. Y aunque seguramente seguiremos hablando en profundidad de todos estos cambios, quisiera aprovechar esta oportunidad para resumir todo aquello que he aprendido en este año. Por supuesto, quedando a la espera de que a continuación seas tú quien comparta todo aquello que te ayuda a que ahora circules de forma más segura que hace 367 días.

Leer más…

El perfil del conductor: educado, confiado, impulsivo, estresado… peligroso

conductora

Muchas personas piensan que son mejores que los demás cuando van a los mandos de su vehículo. Casi todos hemos visto o sufrido, incluso en nuestras propias carnes, situaciones en las que conductores increpan a otros conductores por el simple hecho de ir más despacio al iniciar la marcha en un carril de incorporación o por esperar al último peatón que está cruzando por un paso de peatones. Y no sólo eso, utilizan el claxon como arma intimidadora seguida de un: ‘pero vamos…’, ‘parece que le han regalado el carnet en una tómbola…’, son algunos de esos comentarios.

Por otro lado, algunos conductores cuando circulan por una ruta o carretera conocida lo hacen de manera relajada, como si no le importase el resto de usuarios y actúan como si sus vehículos llevaran piloto automático. No es difícil observar a otros conductores que por exceso de confianza apuran el arcén en cada curva o rebasan ese semáforo que aunque está en rojo, saben que tarda en ponerse en verde para los peatones. Son conductores autónomos, confiados o de experiencia limitada y cuando ven que los demás no reaccionan como ellos, llegan a comportarse de una manera agresiva.

Leer más…

¿Piensas en los demás cuando conduces? La empatía, como factor de seguridad vial

Actitudes y empatía en la conducción
empatía.

1. f. Identificación mental y afectiva de un sujeto con el estado de ánimo de otro.

Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Cuando hablamos de empatía al volante, nos referimos a una actitud del conductor que tiene mucho que ver con esos principios de la conducción que hemos ido enumerando en los últimos días en Circula Seguro. Confianza, previsión, seguridad y responsabilidad dibujan un escenario actitudinal difícil de entender si no es con una buena dosis de empatía.

El proyecto Attitudes de Audi ha hecho públicas esta semana las conclusiones de un amplio estudio sobre empatía en la conducción que habla de las actitudes de los españoles al volante. Los datos son elocuentes: un 54 % de los conductores españoles son empáticos en su vida cotidiana, pero al volante de sus vehículos un 32 % dejan de serlo y solo un 22 % continúan siendo empáticos.

Leer más…

Principios del comportamiento vial (y 4): la responsabilidad

vuelco120

Recordad que habíamos dicho que el hecho de conocer y cumplir las normas es la garantía fundamental para la seguridad de todos los que compartimos el mismo escenario vial cuando hablábamos de la confianza; después, vimos la previsión, o lo que es lo mismo, anticiparse a cualquier obstáculo o situación que pueda sorprendernos sin alterar nuestra capacidad de actuación para evitar cualquier incidente vial y por último, tener la seguridad, es decir, la concentración necesaria de nuestras facultades físicas y psíquicas para un correcto dominio de las actividades que requiere la conducción y así dar la respuesta adecuada.

Pues bien, hoy, terminamos esta serie de artículos sobre los principios del comportamiento vial que nos afectan a todos, especialmente a conductores y peatones, dentro del fenómeno del tráfico con la responsabilidad. De esta forma sabremos diferenciar los cuatro principios unidos a su vez por un denominador común: la conducta al volante.

Leer más…

Principios del comportamiento vial (3): la seguridad

carretera por sergis blog

La seguridad en la conducción, como principio del comportamiento vial, exige al conductor la concentración de sus facultades físicas y psíquicas para un correcto dominio de las actividades que requiere la conducción. El estudio del movimiento del vehículo con la confianza y previsión que ya conocemos para estar preparado ante cualquier situación de riesgo que se presente.

El objetivo de este principio es dar una respuesta adecuada a las distintas y cambiantes incidencias que presenta la circulación vial con especial atención a la tarea de conducir. De esta manera, evitaremos poner en peligro nuestra vida y la de terceros ante la posibilidad de sufrir un siniestro vial. Si recordáis el artículo anterior, con la previsión se logra una mayor capacidad de respuesta a los mandos del vehículo.

Pues bien, con el principio de seguridad utilizaremos lo aprendido sobre algunos comportamientos viales para describir primero la situación y anticiparnos después, sin poner en peligro la seguridad vial.

Leer más…

Principios del comportamiento vial (2): la previsión

Adelantamiento por RinzeWind

Como ya sabemos, tras ver el comportamiento que pueden tener los demás y a pesar de utilizar el principio de confianza, toda precaución es poca a la hora de ponerse al volante. De ahí, la previsión como principio basado en que todo obstáculo o situación que pueda sorprendernos deberá ser aceptado sin alterar nuestra capacidad de anticipación para evitar cualquier incidente vial.

La anticipación como alternativa a la propia seguridad personal, siempre que la situación de peligro inicial sea de tal naturaleza que, efectivamente, exija una resolución del conflicto como, por ejemplo, una maniobra evasiva consistente en el giro de volante hacia la derecha para impedir una colisión por alcance en una vía de doble sentido de circulación. Pero, hay muchos más ejemplos…

Leer más…

Principios del comportamiento vial (1): la confianza

Stop en el carril bici

Como conductores y peatones que somos de todo este entramado de la circulación vial tenemos derecho a suponer que el resto de usuarios también debe cumplir las normas que regulan la circulación del tráfico. El comportamiento de los demás nos afectará de tal manera que adecuará nuestra forma de poder desenvolvernos por la red vial. Tan fácil, como esperar de manera confiada a que respeten, por ejemplo, nuestra prioridad de paso en una intersección, la distancia de seguridad entre vehículos, así como las buenas prácticas al volante que aprendimos en su momento.

Los principios que rigen en la conducción están explícitamente desarrollados en las normas de circulación para que durante su aprendizaje vayamos tomando nota sobre la forma de convivir con los demás si hacemos uso de las vías públicas. Por lo pronto, para recordar algunas normas sobre el comportamiento vial, hoy, comenzamos con el principio de confianza en la normalidad del tráfico. Un principio también denominado de expectativa adecuada por ese derecho a esperar de los demás un uso adecuado de las normas que regulan la circulación. Para ello, necesitamos saber qué van a hacer los otros conductores o peatones, cómo van a hacerlo, desde dónde y cuándo iniciarán su decisión.

Leer más…