Sol, humedades, frío y moto: invierno en estado puro

moto en invierno

Hoy hace sol, raro en el norte cuando el calendario marca 29 de diciembre. Y además, el astro rey calienta los cuerpos de la gente que emulando a los reptiles, intentan aumentar su temperatura. Pero no sólo se observa ese comportamiento entre los viandantes, sino también en otro grupo bastante particular. Los motoristas han aprovechado esta pequeña tregua para lanzarse a la carretera aunque puede que no todos se hayan percatado de las particularidades de conducir la moto en invierno.

La conducción invernal de motocicletas fue un tema del que hablamos hace un tiempo, por lo que no está de más pegarle una nueva lectura a modo de repaso para refrescar nuestra memoria. Pero hoy me gustaría tratar otros detalles que suelen pasar más desapercibidos y que tengo relativamente frescos tras una prueba de moto realizada hace un par de días.

El primer factor de riesgo que se produce en estas fechas, de mediados del otoño a la primavera, es la posición relativamente baja del sol cuando circulamos. El problema del deslumbramiento es mucho más acusado, independientemente de la hora a la que circulemos. A la una de la tarde, las doce por el sol situado ya en su cénit, sigue estando demasiado bajo y dependiendo del rumbo de la carretera puede molestarnos mucho. Si no vemos por dónde vamos puede que no lleguemos si no tenemos mucha precaución.

moto en invierno

Otro factor muy importante es la temperatura. Por un lado, no hay nada más incómodo y además peligroso que circular con frío. Las convulsiones que sufrimos de forma involuntaria pueden hacernos tener problemas para controlar la moto o que nuestra atención disminuya.

Además está el hecho del asfalto frío que disminuye la efectividad de los neumáticos. Sobre la temperatura también hablamos, y un neumático que no alcanza su temperatura óptima de funcionamiento puede deslizar más que si condujésemos sobre una carretera mojada.

Y hablando de carreteras mojadas, el peligro de las carreteras húmedas aumenta en estas fechas. El sol tan bajo del que hablábamos hace que en muchas carreteras este no llegue a incidir con lo que durante todo el invierno permanecen húmedas. Incluso se puede crear zonas de baja adherencia por la acumulación de hojas o formación de musgo.

¿Cuál es el peor momento? La combinación de todos los factores. Un día frío, con el sol justo delante de nuestro ojos y la llegada a una curva sombría, la cual no podemos ver correctamente por la gran cantidad de luz que está recibiendo nuestras retinas, aumenta las posibilidades de sufrir un accidente si no adecuamos nuestra velocidad.

Hoy es un buen día para darnos una vuelta en moto, pero todavía con más precaución que de costumbre. Nos vemos ahí fuera.

Fotos | KamrenB Photography, net_efekt

  • Escargot

    Como dices, el Sol en estas fechas es particularmente molesto y peligroso al estar tan bajo. Al menos en el coche disponemos de parasoles pero hay veces en los que ni así. Y el problema se agrava en las carreteras con orientación Este-Oeste, que las hay. A la hora de hacer una carretera se tienen en cuenta muchos factores para diseñar el trazado, pero éste no sé si lo consideran. Al final esto será como los que querían hacer un capazo del tamaño del Sol para meterlo dentro y que no molestara cuando viajaban.

    En cuanto al frío, el otro día vi dos motos aparcadas que me llamaron la atención. Los dueños habían montado en los manillares una especie de cilindros forrados con borreguillo o algo parecido por dentro, para llevar por lo menos las manos a una temperatura aceptable.