Sobre la actual campaña de control de la velocidad

Radar camuflado

Esta semana, desde ayer y hasta el domingo, hay en marcha una campaña especial de controles de velocidad que se enmarca, según informan desde la DGT en una extensa nota de prensa, en “las directrices de la Unión Europea de incidir en el hecho de que la velocidad es uno de los principales problemas de la Seguridad Vial”.

Con motivo de esta actuación, desde la DGT nos cuentan que la velocidad inadecuada estuvo presente como factor concurrente en el 31% de los siniestros mortales ocurridos durante el pasado año, nos explican que al circular a 120Km/h es necesaria una distancia equivalente a la de un campo de fútbol para detener el vehículo, nos muestran de forma gráfica la necesidad de respetar los límites cuando hay peatones cerca y ligan la reducción de las velocidades medias experimentada durante los últimos años con la disminución de la siniestralidad vial, además de recordarnos que cuanto más corre un coche más contamina.

¿No notáis nada extraño en todo esto?

La nota de prensa al completo es una justificación, incluso un intento de argumentar las políticas de control de la velocidad realizadas por el Ministerio del Interior con la DGT al frente. En otras ocasiones han aportado información sobre el número de siniestros en los que la velocidad era un factor concurrente, pero en este caso han dado un cursillo acelerado, nunca mejor dicho, sobre el cómo y el porqué de la velocidad inadecuada. En ese aspecto vale la pena echarle un vistazo al documento.

Extraño. ¿Será que quieren aplicar una nueva forma de hacer a sus políticas de comunicación?

Radar DGT

Desde luego, si es así, me parece una verdadera lástima que una de las cuñas radiofónicas que se han grabado para esta campaña sea un cúmulo de imprecisiones, falsedades y verdades a medias. Transcribo el texto después de haberlo escuchado en el coche, que es un mal sitio para experimentar según qué disgustos:

En la industria del automóvil la seguridad vial cada vez es más importante. Por eso ahora los coches vienen equipados con limitador de velocidad, un sistema que te avisa si no circulas a la velocidad adecuada. Utilízalo. No te preocuparás por los radares, ahorrarás combustible y sobre todo conducirás más seguro porque el exceso de velocidad es la mayor causa de víctimas en carretera. Por eso estamos realizando una campaña de vigilancia y control de la velocidad. Dirección General de Tráfico. Ministerio del Interior. Gobierno de España.

¿Acaso ahora “los coches” vienen equipados con limitador de velocidad? Hasta donde yo sé, sólo en algunos casos, ya que en la mayoría de vehículos su instalación se contempla como algo opcional. Si fuere obligatorio de serie y para todos los vehículos, eso estaría regulado en el Reglamento General de Vehículos, y salvo error u omisión no me consta que así sea.

¿Un limitador es un sistema que te avisa si no circulas a la velocidad adecuada? Esto es para tomar nota y pasarla al responsable de la campaña. Un limitador de velocidad impide que el vehículo vaya más allá de la velocidad que hemos fijado. Y un avisador es eso, un dispositivo que te avisa cuando sobrepasas una determinada velocidad. Y tanto en un dispositivo como en el otro, esa velocidad es un parámetro que fija el conductor en su vehículo o, en el caso de limitaciones a vehículos industriales, se fija de forma externa y se precinta con el ánimo de que nadie pueda correr más de lo autorizado.

En cualquier caso, ni uno ni otro dispositivo tiene nada que ver con la velocidad adecuada. Si el conductor decide fijar el limitador o el avisador de velocidad en 120Km/h y cae granizo, o lo deja en 80Km/h mientras entra en ciudad… no creo que esa velocidad sea la más adecuada. Y hasta yendo a 100Km/h por una carretera, puede ir encontrando a su paso multitud de limitaciones específicas a 60Km/h o a 80Km/h que luego prescriben; y como tenga que configurar el limitador o el avisador a cada situación, una de dos, o se detiene a cada momento para modificar el dato o puede acabar siendo víctima de la carretera por distracción tecnológica, y todo por un consejo mal formulado.

Advertencia de velocidad

El mejor avisador o limitador es el que tiene uno en la cabeza. Yo mismo utilizo el avisador que lleva mi coche, pero lo empleo sólo como un complemento a mi tarea de verificar que la velocidad a la que circulo es la adecuada en cada momento, y eso hoy por hoy no hay automatismo que sea capaz de hacerlo con agilidad y con eficacia. Quizá el día en que todos los vehículos establezcan comunicación directa con las señales y se limiten automáticamente dependiendo de la velocidad máxima fijada para cada tramo, además de adaptar la velocidad cuando una vaca aparece de pronto en el camino, sea posible confiar en este tipo de dispositivos para mantener una velocidad adecuada, pero por el momento eso no es así, al menos no de forma generalizada.

Finalmente, lo de que “el exceso de velocidad es la mayor causa de víctimas en carretera” choca con las informaciones que señalan la distracción como factor de riesgo fundamental en nuestra siniestralidad vial y además pone de manifiesto un preocupante desconocimiento sobre lo que es el exceso de velocidad, la velocidad excesiva y la velocidad inadecuada, algo que aparece en cualquier manual para aspirantes a la obtención del permiso de conducir.

Pero por si a alguien se le hace pesado repasar ese librito, podemos decir que si circulamos a 120Km/h por una autopista nevada, nuestra velocidad será legal y por tanto no habrá exceso de velocidad, aunque sí que habrá velocidad excesiva, lo que resulta ser por definición una velocidad inadecuada, que por lo que nos han dicho siempre, y en esta última nota de prensa sigue siendo así, es el factor concurrente estrella en materia de siniestralidad vial.

En definitiva, es de apreciar que en la DGT hayan argumentado la necesidad de controlar la velocidad de los conductores, pero parece que aún no tienen por la mano eso de razonar públicamente los porqués de las cosas.

Más información | DGT

  • s63aut

    Una cosa que hace tiempo me llama poderosamente la atención de la revista de la DGT es que, en las mini-pruebas que sacan de otras revistas, valoran con estrellas incluso la velocidad punta de los cuatro modelos que aparecen, me consta que Autopista no valora ese apartado en sus pruebas y se limitan a citar la cifra oficial, pues hace ya muchos años que no prueban ellos mismos la velocidad punta (y si lo hacen, no lo ponen), pero en la revista de Tráfico, incluso cuando citan una prueba procedente de Autopista, hacen constar el número de estrellitas mediante las cuales puntúan la “buena” velocidad punta de cada modelo.

    Es cierto que un modelo que corra más presumiblemente frenará mejor y tendrá mayor estabilidad, así como mejor aerodinámica, pero de ahí a valorarlo entre las cualidades reseñables media un abismo.

    En cuanto al artículo, estoy  de acuerdo contigo, el limitador es un artilugio anti-multas, para bloquear la velocidad ya está el control de crucero, pero los avisos acústicos o de otro tipo no son tanto por la velocidad como por las multas, porque la velocidad adecuada es una cosa y el límite es otra, sin que pretende incitar a nadie a superar los límites. Por cierto, ¿a cuánta gente multan al año por ir demasiado despacio?, ¿eso no es “velocidad inadecuada”?

    • Josep Camós

      En efecto, lo es, pero no tengo ni idea de cómo está el asunto de las sanciones por ese motivo.

    • 50588

      Creo que estaremos de acuerdo que demasiado despacio sería ir por debajo o muy por debajo de 60 en autovía o carretera si me apuras ¿tú ves a alguien que vaya así? yo NO! a excepción de que tenga una avería.

  • José Luis

    Una alternativa al avisador (que no al limitador) es (siiii!!) el GPS. Adoro el GPS, jeje.

    Bueno, en un GPS te puede avisar cuando superas el límite de velocidad de un tramo determinado (al menos, mi GPS lo hace).

    Problema: que los datos del GPS y los límites reales de la via no coincidan, y para colmo, el GPS tenga 120 Km/h en un tramo de autopista, cuando las señales indican … 100 Km/h.

    A parte de este aspecto tecnológico, basta con dar un barrido visual al velocímetro de vez en cuando.

    Sobre el limitador, lo probé una vez en un coche de alquiler y me gustó. Le puse 120 Km/h y aumentó desde 100 Km/h y mantuvo la velocidad. Pero sólo lo ví útil en tramos de autopista (en carretera hay continuos cambios de velocidad porque te encuentras con poblados cada dos por tres) y sin tráfico.

    :-)

    • http://openid.blogs.es/javier-costas Javier Costas

      Ojo, no es lo mismo un limitador que un regulador. Lo que describes es un regulador, el limitador solo notifica un aumento de la velocidad programada, no la mantiene.

      También se conoce como control de crucero, cruise control, control de velocidad.

      • José Luis

        Muchas gracias Javier. Habia confundido ambos términos, por ser tan similares. Aquel coche de alquiler tenía ambos dispositivos.

        Si que recuerdo que si le ponía 80 Km/h (al limitador, entiendo) e iba acelerando, al llegar a esa velocidad ya no me dejaba superarla, por más que acelerase. Aunque avisar no recuerdo si avisaba.

  • PREVENSIS

    Hola Josep:

    En efecto, vincular el uso del limitador, del control de crucero o del GPS a la velocidad adecuada, es un error. La velocidad adecuada depende de las circunstancias personales, del entorno y del vehículo, eso sí, comprendida entre los limites legales, pero matizada según las circunstancias (hielo, granizo, nieve, lluvia, niebla, fatiga, falta de visibilidad, problema mecánico, etc). Y además usar esos dispositivos sin tomar algunas precauciones puede conducirnos a una situación insegura: seguir a rajatabla las instrucciones del GPS puede impedir que veamos una calle cortada por obras, o que no apreciemos situaciones que invitan a moderar la velocidad por confiar en el limitador, o apuremos la distancia de seguridad por no desconectar el control de crucero, o nos quedemos dormidos por usar el control de crucero a primera hora de la mañana.

    Por otra parte el interés por combatir los diferentes factores concurrentes en los accidentes se aprecia en toda Europa, Estados Unidaos, Australia, Canadá, Japón,…: velocidad, alcohol, drogas, distracciones, uso de sistemas de seguridad pasiva, etc son elementos comunes en congresos y estudios. Simplemente conduciendo pueden observarse muchos comportamientos relacionados con algunos de esos factores. Desgraciadamente, si la comunicación no es eficaz puede perderse credibilidad y conseguir el efecto contrario.

    • José Luis

      La tecnología (GPS, regulador, limitador, etc) hay que usarla como ayuda, no como justificante de nuestros errores.

      Sin ir mas lejos, podemos encontrar una zona de obras que nos limite la velocidad a 80 Km/h o a 60 Km/h (o menos). Ningún GPS, por actualizado que esté, tendrá eso en su base de datos.

  • s63aut

    El avisador del GPS no deja de ser un avisador más sofisticado, pues en lugar de pitar a una velocidad programada pitará a diferentes velocidades según por dónde nos movamos.

    En todo caso, estoy de acuerdo en que eso no es más que un añadido, somos nosotros los responsables de mirar las señales, de ver si hay obras, si hay atascos, si la carretera está resbaladiza, etc., con lo cual todos esos sistemas de aviso quedan como útiles complementos, pero sin pasar de eso, de complementos.

  • pulsar123

    Es una recaudación de impuestos como otra cualquiera.

  • ctwp

    ¿Que preparación poseen estos cargos de la DGT?(seguramente políticos los más altos) para aprobar y dar el visto bueno, a mensajes tan poco rigurosos y técnicos.

  • 50588

    Estoy totalmente de acuerdo con el articulo, está claro que quien lo escribe utiliza la cabeza,la lógica y el sentido común no sólo para conducir y limitar la velocidad adecuándola a las circunstancias de la vía, también para trasmitirnos el buen sentido a la hora de prevenir. No estaría de más que los responsables de la seguridad vial tomaran nota. Quiero entender que eso de limitador de velocidad en los vehículos la DGT estaría pensando en las cabezas como la de José Campos a la vez que apelando a la responsabilidad, lo único malo en esto es que no todas las cabezas funcionan así, algunas muchas funcionan peor que un GPS MAL PROGRAMADO.
    Estaría muy bien que fuese obligatorio un limitador de velocidad inteligente, que no sólo limitara la velocidad en circunstancias normales, si no que detecte también cuando hay anomalías en las carreteras o climatológicas etc… Para adecuar el límite de velocidad a las circunstancias. A ver quien es el bonito que lo consigue y el gobierno que lo subvenciona a los compradores ya que imagino seria caro ¿y porque no? las compañías de seguros que se ahorrarían un pastón en la bajada de siniestros,(indemnizaciones) también podrían contribuir. Teniendo en cuenta que ganamos todos si reducimos los siniestros, que cada uno ponga de su parte la parte que le corresponde.