Sobre la actual campaña de control de la velocidad

Radar camuflado

Esta semana, desde ayer y hasta el domingo, hay en marcha una campaña especial de controles de velocidad que se enmarca, según informan desde la DGT en una extensa nota de prensa, en “las directrices de la Unión Europea de incidir en el hecho de que la velocidad es uno de los principales problemas de la Seguridad Vial”.

Con motivo de esta actuación, desde la DGT nos cuentan que la velocidad inadecuada estuvo presente como factor concurrente en el 31% de los siniestros mortales ocurridos durante el pasado año, nos explican que al circular a 120Km/h es necesaria una distancia equivalente a la de un campo de fútbol para detener el vehículo, nos muestran de forma gráfica la necesidad de respetar los límites cuando hay peatones cerca y ligan la reducción de las velocidades medias experimentada durante los últimos años con la disminución de la siniestralidad vial, además de recordarnos que cuanto más corre un coche más contamina.

¿No notáis nada extraño en todo esto?

La nota de prensa al completo es una justificación, incluso un intento de argumentar las políticas de control de la velocidad realizadas por el Ministerio del Interior con la DGT al frente. En otras ocasiones han aportado información sobre el número de siniestros en los que la velocidad era un factor concurrente, pero en este caso han dado un cursillo acelerado, nunca mejor dicho, sobre el cómo y el porqué de la velocidad inadecuada. En ese aspecto vale la pena echarle un vistazo al documento.

Extraño. ¿Será que quieren aplicar una nueva forma de hacer a sus políticas de comunicación?

Radar DGT

Desde luego, si es así, me parece una verdadera lástima que una de las cuñas radiofónicas que se han grabado para esta campaña sea un cúmulo de imprecisiones, falsedades y verdades a medias. Transcribo el texto después de haberlo escuchado en el coche, que es un mal sitio para experimentar según qué disgustos:

En la industria del automóvil la seguridad vial cada vez es más importante. Por eso ahora los coches vienen equipados con limitador de velocidad, un sistema que te avisa si no circulas a la velocidad adecuada. Utilízalo. No te preocuparás por los radares, ahorrarás combustible y sobre todo conducirás más seguro porque el exceso de velocidad es la mayor causa de víctimas en carretera. Por eso estamos realizando una campaña de vigilancia y control de la velocidad. Dirección General de Tráfico. Ministerio del Interior. Gobierno de España.

¿Acaso ahora “los coches” vienen equipados con limitador de velocidad? Hasta donde yo sé, sólo en algunos casos, ya que en la mayoría de vehículos su instalación se contempla como algo opcional. Si fuere obligatorio de serie y para todos los vehículos, eso estaría regulado en el Reglamento General de Vehículos, y salvo error u omisión no me consta que así sea.

¿Un limitador es un sistema que te avisa si no circulas a la velocidad adecuada? Esto es para tomar nota y pasarla al responsable de la campaña. Un limitador de velocidad impide que el vehículo vaya más allá de la velocidad que hemos fijado. Y un avisador es eso, un dispositivo que te avisa cuando sobrepasas una determinada velocidad. Y tanto en un dispositivo como en el otro, esa velocidad es un parámetro que fija el conductor en su vehículo o, en el caso de limitaciones a vehículos industriales, se fija de forma externa y se precinta con el ánimo de que nadie pueda correr más de lo autorizado.

En cualquier caso, ni uno ni otro dispositivo tiene nada que ver con la velocidad adecuada. Si el conductor decide fijar el limitador o el avisador de velocidad en 120Km/h y cae granizo, o lo deja en 80Km/h mientras entra en ciudad… no creo que esa velocidad sea la más adecuada. Y hasta yendo a 100Km/h por una carretera, puede ir encontrando a su paso multitud de limitaciones específicas a 60Km/h o a 80Km/h que luego prescriben; y como tenga que configurar el limitador o el avisador a cada situación, una de dos, o se detiene a cada momento para modificar el dato o puede acabar siendo víctima de la carretera por distracción tecnológica, y todo por un consejo mal formulado.

Advertencia de velocidad

El mejor avisador o limitador es el que tiene uno en la cabeza. Yo mismo utilizo el avisador que lleva mi coche, pero lo empleo sólo como un complemento a mi tarea de verificar que la velocidad a la que circulo es la adecuada en cada momento, y eso hoy por hoy no hay automatismo que sea capaz de hacerlo con agilidad y con eficacia. Quizá el día en que todos los vehículos establezcan comunicación directa con las señales y se limiten automáticamente dependiendo de la velocidad máxima fijada para cada tramo, además de adaptar la velocidad cuando una vaca aparece de pronto en el camino, sea posible confiar en este tipo de dispositivos para mantener una velocidad adecuada, pero por el momento eso no es así, al menos no de forma generalizada.

Finalmente, lo de que “el exceso de velocidad es la mayor causa de víctimas en carretera” choca con las informaciones que señalan la distracción como factor de riesgo fundamental en nuestra siniestralidad vial y además pone de manifiesto un preocupante desconocimiento sobre lo que es el exceso de velocidad, la velocidad excesiva y la velocidad inadecuada, algo que aparece en cualquier manual para aspirantes a la obtención del permiso de conducir.

Pero por si a alguien se le hace pesado repasar ese librito, podemos decir que si circulamos a 120Km/h por una autopista nevada, nuestra velocidad será legal y por tanto no habrá exceso de velocidad, aunque sí que habrá velocidad excesiva, lo que resulta ser por definición una velocidad inadecuada, que por lo que nos han dicho siempre, y en esta última nota de prensa sigue siendo así, es el factor concurrente estrella en materia de siniestralidad vial.

En definitiva, es de apreciar que en la DGT hayan argumentado la necesidad de controlar la velocidad de los conductores, pero parece que aún no tienen por la mano eso de razonar públicamente los porqués de las cosas.

Más información | DGT