Los sistemas de retención infantil reducen el 95% de lesiones graves si se utilizan bien

informe-seguridad-infantil-2

Llevar a un bebé en el regazo de su madre o prescindir del cojín elevador al colocar a un niño el cinturón de seguridad, son sólo dos de los errores más comunes que se cometemos al sentar a nuestros hijos en nuestro vehículo. Así lo dice el Informe sobre Seguridad Infantil en el Automóvil en España y Latinoamérica que la Fundación MAPFRE presentó el pasado 26 de octubre.

El cinturón de seguridad es esencial para evitar salir despedidos en caso de accidente, eso ya lo sabemos, pero para que actúe adecuadamente en el caso de bebés y niños tenemos que recurrir a los Sistemas de Retención Infantil (SRI). Y éstos deben estar debidamente homologados y escogidos en función de la altura y el peso del menor. En el informe de la Fundación MAPFRE se recogen los resultados de multitud de numerosos ensayos de choques en los que se usaban SRI envejecidos y no homologados, o utilizados de manera errónea.

Para todos crash tests se han recogido los efectos sobre el niño y las regiones del cuerpo más perjudicadas en cada caso. Así por ejemplo, llevar con holgura el cinturón de seguridad y el arnés puede provocar daños irreparables en cabeza y tórax. Los SRI obsoletos o no homologados, por su parte, pueden romperse en caso de siniestro y no cumplir con su función de retención.

Son muchos factores a tener en cuenta, como el peso y la estatura del niño, o su colocación mirando hacia atrás o hacia adelante dependiendo de su edad, que si se tiene en consideración pueden reducir hasta en un 95% las lesiones graves, especialmente en niños de 2 a 4 años. “Los más pequeños deberían viajar mirando hacia atrás no solo hasta que cumplen 1 o 2 años, sino hasta los 3 o incluso los 4 años”, reconoció durante la presentación del informe Jesús Monclús, director de seguridad vial de Fundación MAPFRE.

Monclús también recordó que prácticamente todas las lesiones graves o mortales son evitables, y que es imprescindible mejorar el conocimiento de los padres sobre el uso de los SRI, como que la banda inferior del cinturón pase por encima de los huesos de la pelvis y no por encima del estómago del niño; o que la parte superior del cinturón pase por encima de la zona media del esternón y de la clavícula, sin quedar demasiado cerca del cuello.

Fundación MAPFRE informe sobre seguridad infantil

Por su parte, la Directora de Proyectos de Fundación MAPFRE,  la Infanta Dª. Elena de Borbón, ha hecho hincapié en que “los padres somos los principales responsables de la seguridad de nuestros hijos en el automóvil”. Y también se ha referido a los medios de comunicación como los  “protagonistas” en la labor de fomentar la concienciación, y el cambio hacia comportamientos más seguros, “que poco a poco se está produciendo”.

El estudio completo está disponible en la web de Fundación MAPFRE

En Circula Seguro | No todas las sillitas de seguridad infantil en el coche protegen correctamente

En Circula Seguro | La única silla infantil para autobús es española y se usará en medio mundo

En Circula Seguro | ¿Me pueden sancionar si no hago un uso adecuado del sistema de retención infantil?