Sistema de frenado automático Volvo

Volvo Safety Car

Cuántas veces hemos visto colisiones por alcance a baja velocidad entre dos vehículos por distracciones del conductor. Yo diría que bastantes, eso si no nos hemos visto involucrados nosotros en alguna. Es bastante sencillo que, por ejemplo, al incorporarnos a una rotonda, el coche que llevamos delante dude un poco y nosotros decidamos salir demostrando que no podemos atravesar la materia.

El funcionamiento del sistema, a priori, es sencillo: un láser situado detrás del parabrisas monitoriza en todo momento la distancia que tenemos sobre el vehículo precedente. Un procesador determina si tiene o no que proceder a frenar el coche. El sistema funciona hasta una velocidad de 30 kilómetros por hora pero con ciertas particularidades.

Según Anders Eugensson, experto en asuntos gubernamentales de Volvo Cars, por debajo de 15km/h, el sistema es capaz de detener el vehículo evitando la colisión, aunque en ningún momento llega a suplantar al conductor. Si circulamos entre 15 y 30km/h, el sistema actuará para minimizar los daños del choque, aunque no podrá evitarla.

Lo llamativo de este sistema, montado en los modelos XC60, es que según el propio fabricante, reducirá entre un 10 y un 30 por ciento el coste de los seguros para los vehículos dotados con este adelanto. No se exactamente como funcionarán las aseguradoras en otros países, pero si yo le digo al mío que el vehículo que quiero asegurar dispone de este sistema, no sólo no me saldrá más barato sino que encima seguro que me miran rarito.

Vía | Elmundomotor