Sin carnet, ni seguro, o cómo cubrirse de gloria

Accidente Los Palacios 25/9/10

Para el que no haya consultado los sucesos de Andalucía en las últimas horas, le haré un resumen. El sábado a las 9:15 de la mañana circulaba un grupo de ciclistas por la antigua N-IV, a la altura de Los Palacios (Sevilla). Es una carretera de doble sentido.

Un conductor subsahariano de 27 años, al volante de un modesto Renault Twingo, perdió el control, invadió el carril contrario y colisionó contra un guardarraíl. Salió rebotado y embistió al grupo de ciclistas. Dos fallecieron, el resto no reviste gravedad. Pero hay más.

El conductor, que no pudo darse a la fuga, no tenía carnet de conducir ni seguro. Esta situación, ahora delictiva, ha quedado agravada con dos posibles homicidios. Este joven se ha “cubierto de gloria”, lo de menos ha sido el accidente en sí, otra cosa son sus consecuencias.

Existe bastante gente que no tiene carnet de conducir, o nunca lo ha tenido, y conduce. Esta irregularidad va en descenso desde que eso es un delito, y al no tener seguro, no sé si el Consorcio de Compensación de Seguros se hará cargo de una parte o de todo, pero el resto correrá a cuenta del desgraciado protagonista.

Las cosas no pasan, hasta que pasan. Y cuando pasan, las consecuencias varían. Uno no es consciente de la importancia de un seguro hasta que lo necesita. A veces, simplemente, las desgracias ocurren. Ningún seguro resucita a seres humanos, cierto, pero se ocupa de indemnizaciones, gastos hospitalarios, etc.

Tener seguro no evita los accidentes, tener carnet tampoco (a igualdad de conducción, obviamente). Eso sí, ahora este hombre se enfrenta a graves consecuencias, por mucho que no fuese su intención, que llevase solo dos kilómetros conduciendo o que ahora se esté arrepintiendo. No tenía que haber conducido, punto.

Planteo eso, a modo de reflexión, para quien esté conduciendo sin carnet, o sin estar asegurado. Incluyo el caso de un conductor joven, menor de 26 años, que use el coche de sus padres (habitualmente o no), sin estar dado de alta en la póliza. Son cosas que nadie quiere que pasen, pero pueden pasar.

Al menos, dio negativo en la prueba de alcoholemia.

Fuente | ADN, Diario de Sevilla