¿Qué diferencia una sillita infantil barata de una cara?

Sillita infantil barata

La adquisición de un sistema de retención infantil es una de las compras más importantes relacionadas con un bebé o niño. En el caso de la llegada de un recién nacido, esa compra suele venir acompañada de otros posibles accesorios (carrito de bebé, cuna, etc.). Sin entrar en comparativas con otros productos, la sillita infantil constituye una de las partidas imprescindibles, en la que menos se debería escatimar y que más recelo habría que mostrar a la hora de que se preste.

Ahora bien, el precio de los sistemas de retención infantil suele ser motivo de discrepancias. Por una parte, son elementos esenciales, obligatorios e imprescindibles para garantizar la seguridad de los más pequeños en el vehículos. Por otra, el coste de su adquisición puede ser algo más o menos asumible en función de la capacidad económica de cada familia. En cuestión de seguridad vial, lo ideal sería que esto último no fuera un factor limitante.

A esto se suma la gran cantidad de modelos, opciones y características que presentan los sistemas de retención infantil. Por eso, buscar y comprar una sillita no es un proceso que se debería tomar a la ligera. En ese sentido, la Fundación MAPFRE pone a nuestra disposición una guía completa que aglutina todos los detalles en torno a cuatro puntos: peso, altura y edad; dónde comprar los SRI; la instalación y otros factores.

La relación entre el precio y la seguridad

Por tanto, a la hora de determinar la compra, lo primero que deberíamos tener en cuenta es la edad del bebé o niño que la utilizará, junto a sus características físicas. Por supuesto, según la normativa es preciso ir cambiando de SRI para que se correspondan grupo con el crecimiento de los niños.

Aunque suele estar relacionado, un precio elevado para una sillita infantil no tiene por qué implicar una mayor seguridad. En este (como en otros tantos) caso, es recomendable «realizar el esfuerzo» de separar, de forma analítica, precio y calidad. Los diferentes fabricantes también pueden sumar otros factores que suban el precio (como la imagen de marca). Por eso, vamos a repasar algunos criterios que, por lo general, distinguen a una sillita infantil barata de una cara y que tienen que ver con la seguridad.

Claves entre una sillita infantil barata y una cara: homologación, ISOFIX y a contramarcha

Sillita infantil barataLa homologación de los SRI va evolucionando. En la actualidad nos encontramos en plena transición hacia la norma R-129 o i-Size (la anterior es la R44 o ECE R44/04). Los modelos más recientes que cumplan con los últimos requisitos de homologación tienden en algunos casos a elevar su precio. Para comprobar bajo qué estándar se ha homologado una sillita infantil en la que se estemos interesados, podemos consultar su etiqueta obligatoria.

Hay dos prestaciones que suelen encarecer los SRI, pero que se tornan cruciales para garantizar una mayor seguridad: el sistema ISOFIX y la posibilidad de instalarla a contramarcha. Por suerte, cada vez son más las sillitas que vienen con ISOFIX (junto a los modelos de vehículo que presentan este sistema de anclaje). Es posible encontrar una sillita infantil barata que cuente con este sistema, mucho más fiable que la colocación mediante el cinturón de seguridad del asiento.

Esto no es tan corriente en los SRI a contramarcha. Es decir, es más complicado encontrar sillitas infantiles baratas con este sistema. Pese al aumento en el precio, es una característica más que recomendable. Y es que las sillitas a contramarcha reducen hasta un 90% las lesiones producidas en choques frontales (un 40% más que el resto). Por eso, los expertos recomiendan que los niños viajen a contramarcha durante el mayor tiempo posible.  De ahí que sea uno de los factores que más se aconseja  tener en cuenta a la hora de la compra.

Otros detalles importantes en los SRI

Aparte de los anteriores y relevantes criterios, existen otros muchos que influyen en el precio de las sillitas infantiles. La calidad de los materiales de fabricación es uno de ellos. Estos presentan diferentes tipos de durabilidad para garantizar las condiciones de seguridad de los SRI durante más o menos tiempo.

Pero es que, además, los materiales de algunas sillitas presentan cierta toxicidad. La industria está poniendo especial énfasis en remediar esto, sustituyendo componentes con naftalina o algunos retardantes de llama más tóxicos. No podemos olvidar que existen modelos en el mercado que suspenden las pruebas de seguridad pública.

Sillita infantil barataLa facilidad para instalar o manejar la sillita, su peso, las dimensiones suelen también influenciar en el precio de una sillita infantil barata, como la ergonomía. La correcta posición del pequeño en la sillita es un aspecto fundamental. Relacionado con esto se encuentra la posibilidad de reclinar el sistema. Los SRI que ofrecen más posiciones suelen elevar también su coste. Recordamos que relacionado con la posición del niño en la sillita se encuentra el tiempo que puede permanecer en la misma, que es limitado, sobre todo, en el caso de los bebés.

La vida no tiene precio

Diseño y marca son factores más abstractos que no dejan de revertir en el precio final y también pueden proporcionar comodidades. Tal es el caso de aquellas SRI que rotan sobre una base, permitiendo combinar la colocación a contramarcha con la del sentido de la marcha o acceder mejor al niño para montarle. La imagen de marca también suele acompañarse de componentes (protectores anti-roces, arnés, etc.) de mayor o menor calidad y que podrían encarecer el modelo.

En cualquier caso, los factores que influyen sobremanera en la seguridad son, homologación, sistema ISOFIX y la colocación a contramarcha. Como ya hemos citado en alguna ocasión, Cristina Barroso, fundadora de acontramarcha.com señalaba esto en el diario El País:

(…) la vida de sus hijos no tiene precio, un sistema que salva vidas nunca es caro, una inversión a 10 años en seguridad supone un esfuerzo diario inferior a lo que cuesta una barra de pan.

El precio es algo que no deja de influirnos a la hora de optar por un producto u otro. Sin embargo, en lo que se refiere a seguridad infantil, sería recomendable, en la medida de lo posible, que pasase a un segundo plano, por detrás de la seguridad que un SRI puede aportar.

En Circula Seguro | Sillitas de retención infantil en 2018: ¿tengo que cambiar mi sillita antigua para cumplir la normativa?

Imágenes | iStock/Antonio_Diaz, iStock/tatyana_tomsickova e iStock/SbytovaMN