Siete cosas que haces ‘sin darte cuenta’ y por las que te pueden multar

¡Acelera, Manolo!

¡Acelera, Manolo!


Con la “edad de carnet” puede que vayamos adquiriendo manías, o si no, magnificando las que eran pequeñas manías en el momento de sacar el carnet de conducir. Algunas de esas costumbres son sancionables, y de hecho, muchas de las acciones que podemos realizar habitualmente y que nos parecen estar en un limbo, que no se sabe a ciencia cierta si está bien o mal… normalmente es algo incorrecto y sancionable. Y lo que vamos a ver a continuación son pequeñas cosas muy habituales, pero por ellas te pueden multar. Y son acciones que deberían perseguirse más, al menos alguna de ellas.

Vamos a aclarar un par de cosas: no nos ponemos hoy en modo “cazador de detalles”, ni hay en estas líneas nada que tenga que ver con la mala idea. Simplemente he hecho una recopilación como cualquier otra de acciones que se ven a diario en cualquier punto de España y que son sancionables. Otra cosa es que realmente lo sean, que el que firma pueda desear que se controle más, o que a la vez piense que cualquiera de las cosas que se describen ahora se evitarían con un poco de sentido común, o con algo de educación (si lo llamo urbanidad puede entenderse mal, pero sería la palabra exacta). Juzgad vosotros mismos.

Siete detalles multables a los que no se da tanta importancia

  1. No saber usar correctamente las luces antiniebla
  2. Esto es muy habitual, por desgracia. Llevar las antiniebla traseras conectadas durante kilómetros; encender las antiniebla delanteras para ver mejor sin que haya una causa justificada (siempre según el código de circulación),… todo ello es sancionable y serían hasta 200 euros. En mi opinión, el uso correcto del alumbrado no está muy perseguido y debería estarlo.

  3. Dar ráfagas cuando no procede es sancionable
  4. Diferenciar ‘destello’ de ‘ráfaga’ no debería ser muy complicado para nadie, pero por decirlo de una manera gráfica, el destello es algo leve que no molesta y se usa para avisar de un inminente adelantamiento, y la ráfaga es ensañamiento, dar luces con mala baba. Eso no está permitido, y aunque no se multe habitualmente, la sanción se considera leve y nos costaría 80 euros.

  5. No hacer caso de las obligaciones para circular por un carril reversible carriles habilitados para la circulación en sentido contrario
  6. 6167120872_5cf7a6397c_b

    En los carriles reversibles carriles habilitados para la circulación en sentido contrario es obligatorio conectar las luces de cruce y circular respetando el límite que esté impuesto, que puede ser de 80km/h o 60 km/h, según el caso. Es muy frecuente ver cómo no se cumple alguna de las dos obligaciones, o las dos simultáneamente, y es probable que alguna vez hayas entrado algo más rápido, o mantenido una velocidad algo más alta por, digamos, circunstancias. La multa está muy clara en ese caso, y tratar de poner excusas es bastante simpático: 200 euros.

  7. Llevar los neumáticos en mal estado
  8. En sí, es un peligro, ya lo sabemos. Podemos llevar los neumáticos en mal estado consciente o inconscientemente. El primer caso debería tener un plus por alevosía (la nocturnidad no la presuponemos), y en el segundo caso deberíamos informarnos mejor. Sea como sea, podemos optar a 200 euros de multa por cada neumático que se encuentre en mal estado.

  9. Usar mal o no usar los intermitentes
  10. 6174706613_f78746b528_b
    Esto incluye indicar mal en un cruce, una rotonda (caso “saldré por la cuarta salida, pero pongo el intermitente antes de entrar a la glorieta”), no activar el intermitente, o hacerlo en el momento en que hacemos la maniobra. No utilizar los indicadores para advertir de una maniobra son 200 euros, y no señalizar con antelación suficiente puede suponer multa de 80 euros. Y la excusa de tenerlos estropeados “justo ahora” no sirve, aún tenemos los brazos como señalización óptica válida.

  11. Ponerte el cinturón en marcha
  12. Primero, es incómodo ajustar el cinturón de seguridad en marcha y personalmente lo veo un poco ridículo. En segundo lugar, no descubro una nueva ley física si digo que ajustarse el cinturón en marcha implica circular sin cinturón (sí, 20 metros, sí, a 10 km/h…), y por tanto puedes perder 3 puntos del carnet, y debes pagar 200 euros de multa. Es así de sencillo, sanción merecidísima. Nadie tiene tanta prisa como para dilapidar 10 segundos (¡horror!) en ajustar el cinturón. También se multa igual el hecho de llevar un niño sin la sujeción adecuada.

  13. Apurar el semáforo en ámbar
  14. Eso de que en ámbar ha de reducirse la velocidad salvo que no tengamos espacio físico para frenar con seguridad es la excusa más vieja del mundo para justificar que aceleremos al ver el triste color. El número de casos genuinos en proporción con los casos totales es vestigial, y apurar ante el ámbar se sanciona con 200 euros, sin pérdida de puntos.

Existen más y más casos similares a estos, ¿nos cuentas los que se te ocurren, y que crees que deberían perseguirse más?

Foto | Rodrigo Soldon