Si tienes que conducir, cuidado con el zolpidem

Zolpidem y conducción

El zolpidem es un fármaco que se prescribe para tratar los problemas de insomnio. Es un medicamento hipnótico similar a las benzodiazepinas, aunque no forma parte de ese grupo, sólo se le parece en la estructura molecular. Sin embargo, los efectos del zolpidem sobre la conducción son muy similares a los que presentan esas drogas psicotrópicas. Además, se trata de un fármaco habitual que toman millones de personas cada día en todo el mundo. Y muchos de ellos son conductores.

La Agencia de Drogas y Alimentos de Estados Unidos (FDA) ha emitido una particular alerta sobre el consumo de zolpidem a la hora de conducir. ¿Por qué? Por algo que se venía anunciando y ahora se ha demostrado: incluso si se toma por la noche, antes de ir a dormir, los efectos del zolpidem pueden permanecer al día siguiente, cuando nos ponemos al volante. El consejo de la FDA apunta a que vayamos con cuidado con las dosis de zolpidem.

La FDA sostiene que los niveles de zolpidem en sangre durante la mañana siguiente a la toma del medicamento pueden ser lo suficientemente elevados como para influir en actividades que precisan de concentración. Y entre ellas, lógicamente, está conducir vehículos.

Tomar medicamentos y conducir

Efectos del zolpidem sobre la conducción

Antes de ir a por el zolpidem, vamos a diferenciarlo brevemente de las benzodiazepinas de acción corta, como el lormetazepam (comercializado también como Notamid). Estas actúan sobre el sistema nervioso central, induciendo al sueño o manteniéndolo. Además del lormetazepam, es una benzodiadepina de uso común el diazepam (comercializado como Valium).

Es importante saber que no todos los ansiolíticos clásicos, como el diazepam, tienen la indicación de hipnóticos, puesto que a menudo se usa de esta forma, y eso conlleva todavía mayores desarreglos en la conducción. Su rapidez de acción induce al sueño, y su vida media en el cuerpo es corta, lo que permite una acción limitada a unas horas.

A diferencia de estos efectos que causan las benzodiazepinas de acción corta, el zolpidem sume a quien lo toma en un sueño profundo, sin efectos sobre las fases REM y no REM. Tradicionalmente una parte de la comunidad médica ha visto el zolpidem como un fármaco que no dejaba grandes efectos residuales al día siguiente de su toma.

Sueño y conducción

De hecho, una encuesta realizada recientemente entre médicos de familia en Alemania revela que se percibe el zolpidem, y en general los hipnóticos Z (zolpidem, zaleplon y, en menor medida, la zopiclona) como alternativas más eficaces y menos perjudiciales que las benzodiazepinas.

Sin embargo, también son conocidos entre la comunidad médica sus efectos a largo plazo, sobre todo en enfermos del hígado, y también la dependencia física que produce. A estos, se les añaden los efectos de los que ahora alerta la FDA: aunque el paciente no lo perciba, la acción de los hipnóticos Z se mantiene en el organismo, y sus efectos están claramente contraindicados para conducir.

En la siguiente gráfica —extraída de la información relativa al zolpidem de dosis reducidas comercializado como Intermezzo— se puede observar la relación entre un hipnótico Z como es la zopiclona, algunas benzodiazepinas y las tasas de alcoholemia (BAC) 0,5 y 0,8, respecto a los cambios en lo que se denomina SLDP, o desviación estándar de la posición lateral, que es un parámetro relevante al analizar la incapacidad de conducción:

Zopiclona y alcoholemia

Dosis recomendadas de zolpidem para conducir

El consejo general es reducir las dosis de hipnóticos Z que se toman. En concreto, sobre zolpidem, y siguiendo los consejos de la FDA, la dosis de este medicamento en su versión de liberación inmediata debería reducirse de 10 mg a 5 mg, reservando las dosis más altas sólo para personas que no presenten una respuesta clínica adecuada y toleren bien la medicación.

En América, donde se comercializa el zolpidem de liberación prolongada, la dosis de esta versión debería pasar de 12,5 mg a 6,25 mg. Por lo que respecta al zolpidem de bajas dosis comercializado como Intermezzo no cambian las dosis recomendadas.

Un segundo consejo es que se informe de forma adecuada a las personas que se tratan con zolpidem acerca de los efectos secundarios de estos fármacos. Para eso, cualquiera que sea tratado con medicamentos hipnóticos como los referidos debería hablar con su médico, exponerle su condición de conductor y pedirle consejo para conducir sin ese riesgo añadido.

Más información | Food and Drug Administration, Swiss Medical Weekly
Agradecimientos | Dr. Josep Serra

  • miquelb

    Muchos de los accidentes de tráfico a los cuales asistimos, sobretodo en conductores profesionales, tienen detrás un elemento desencadenante común: somnolencia, cansancio, fatiga, etc.
    Me atrevería a decir que por cada accidente con alcohol por medio, se producen más por causas derivadas del sueño…

    Creo que es muy importante la concienciación de todos, de atacar el problema desde la prevención y también desde el control.