Si sufres de vértigo y conduces, esto te interesa

Vértigo y conducción

Tiempo atrás hablamos sobre el sistema vestibular relacionado con el mareo en el coche. Hoy toca volver a explorarnos el oído interno para abordar la problemática que asocia vértigo y conducción. El vértigo es una sensación de movimiento o giros que pueden derivar incluso en mareos, sudoración y vómitos. Por esto, puede asustar a la persona que lo sufre hasta el punto de plantearse si vértigo y conducción son compatibles.

Se distingue entre dos tipos de vértigo: el vértigo central y el vértigo periférico. El vértigo central se debe a un problema en el cerebro, en especial en el tronco encefálico o en el cerebelo. El vértigo periférico se debe a un problema en el sistema vestibular, en la parte del oído interno que controla el equilibrio, y es a este vértigo al que nos vamos a referir en esta ocasión.

El vértigo periférico puede ser causado por:

En cualquier caso, conviene acudir a la consulta para una valoración adecuada del vértigo que sentimos, pensando siempre que el vértigo es un síntoma, y no una enfermedad en sí, y que por tanto merece la pena una visita para determinar su causa y su tratamiento. Será siempre el médico quien determine si en nuestro caso vértigo y conducción son una combinación de riesgo o si por el contrario se pueden compatibilizar de alguna manera.

Vértigo y conducción: un ejemplo práctico

A partir de uno de los casos que encontramos en Médicos por la Seguridad Vial podemos profundizar en la problemática de compatibilizar vértigo y conducción. En este caso concreto se habla de una mujer de 42 años aquejada de vértigo periférico.

La paciente refiere desde ayer por la noche episodios de sensación de mareo con giro de objetos y cortejo vegetativo acompañante (nauseas, vómitos, sudoración) de inicio brusco y de gran intensidad, de duración inferior a dos minutos, que aparecen con los movimientos cefálicos y en la cama con los decúbitos laterales, sobre todo decúbito lateral derecho. No Traumatismo craneoncefálico previo, no antecedentes de patología ni cirugía ORL [otorrinolaringológica], no hipoacusia, ni otalgia, ni otorrea, no fiebre ni proceso infeccioso aparente. Refiere algún episodio de migraña ocasional, el último hace meses sin aura previa.

Nistagmo - Vértigo y conducciónEn la debida exploración física, tras las maniobras de Dix-Hallpilke y de decúbito lateral (similar a la anterior, pero tumbando al paciente hacia el lado que se supone sano y rápidamente hacia el contrario), se le reproduce una crisis de vértigo con nistagmo. El nistagmo es un movimiento incontrolable de los ojos que en este caso lleva al médico a un primer diagnóstico: vértigo posicional paroxístico benigno. Este diagnóstico se corroborará, entre otras cosas, después de realizar exploraciones otológica y neurológica.

Estos fenómenos son episodios bruscos e intensos de vértigo que apenas duran un minuto. Suelen sobrevenir por movimientos del cuello, sobre todo al tumbarse en la cama, al incorporarse o al girar el cuerpo, pero también estando de pie. En este caso, al ser un vértigo benigno, se habla de su previsible desaparición espontánea y, en caso de persistir los síntomas, se prevén ciertas maniobras para restaurar la normalidad en el sistema vestibular.

Consejos médicos sobre vértigo y conducción

  • Si se presenta una crisis de vértigo o de inestabilidad como síntoma de una enfermedad, no conducir hasta que el tratamiento haga desaparecer el vértigo.
  • Los conductores profesionales que padecen vértigo recurrente deben evitar conducir al menos en un periodo libre de crisis de seis meses.
  • El vértigo incapacita temporalmente para trabajar como conductor, tanto por él mismo como por los efectos secundarios de su tratamiento.
  • Si se toman medicamentos contra el vértigo, conviene conocer que estos fármacos (antivertiginosos) pueden afectar la capacidad de conducción.
  • Ante cualquier duda se debe consultar con el médico, indicándole que somos conductores habituales.
  • Quienes se encuentren en situación de baja laboral y su profesión sea la de conductor o requiera conducir, deben conocer si incurrirían en algún problema legal por conducir estando de baja.
  • Max Tankian

    Yo opino que no debes de manejar si tienes alguna enfermedad o tomaste