Si conduces así, te estás buscando un accidente

Conducción nocturna
Repetí esta frase durante el día de hoy, al menos media docena de veces. De viaje, como a veces estoy, uno ve de todo. Lo hablamos muy a menudo en este lugar, pero no se hasta qué punto los conductores (en general) son conscientes de la tarea y la responsabilidad que es conducir y circular. Dicho esto, ¿cuántos accidentes son reales? ¿Cuántos son errores de bulto por parte de un conductor?

Sin pretender hacer de esto un rincón de “Denuncia malas prácticas”, lo cierto es que hay comportamientos que solo pueden llevar a un final: provocar un accidente. Y como no tengo un estudio al respecto a mano, no voy a estimar qué porcentaje de los siniestros se habrían podido evitar con algo más de responsabilidad individual.

Drogas y alcohol

“Una caña no hace nada”. “Para dar positivo te tienes que tomar X cantidad”. en el tema del alcohol hemos evolucionado hacia el lado bueno, por suerte, pero sigue existiendo una tendencia enfermiza que consiste en fijarnos en el límite, cuando debemos fijarnos en el efecto que produce el consumo de alcohol. O el consumo de drogas. Porque hoy puede que no nos afecte tomarnos una cerveza, pero mañana nos “pilla” por sorpresa y nos da modorra. O nos “sube” más. Esto me recuerda a aquél dicho que era algo como “ cuando el dedo señala al cielo, el tonto mira el dedo”.

El límite de velocidad

Road rage
100 km/h, 120, 130, 150, 160. Son velocidades que puedes observar a tu alrededor cualquier día, por casi cualquier autovía. Desde el que va con calma, sin molestar a nadie (a pesar de que hay gente que piensa que no ir al límite de velocidad es molestar), hasta el que va “apurando el límite” a 127km/h, hasta el que tiene mucha prisa, y además su coche es totalmente seguro a “150, 160 o 180”.

La cuestión no es el límite, es el contexto, el entorno en el que circulamos. Si uno va a 150, lógicamente cualquiera que vaya a velocidades legales le va a molestar. Y sí, por mucho que ocupes el carril izquierdo desde lontananza, los demás coches pueden necesitar adelantar. ¿Por qué dar luces a alguien que va a velocidad legal y está adelantando? Conductas como esta solo llevan a un final, y es el de estresar a los demás o poner en aprietos a algún otro conductor. Conductas como esas provocan accidentes. A lo mejor no el tuyo, sino el de otro que va a velocidades legales y tiene un percance (y no hay pocos casos).

Conductas erráticas

Ahora vas rápido y me adelantas (a más de 120, para situarnos). Acto seguido te relajas y bajas a 115 km/h, con lo cual se te da alcance… y se te adelanta. Entonces reaccionas y vuelves a ponerte a cientaitantos y adelantas de nuevo. 1292 metros más tarde sales para tomar un refrigerio. Esas conductas erráticas son poco entendibles, y tienen como característica que generas malestar entre los demás conductores. No tienen lógica, no se sabe exactamente el porqué de las maniobras inútiles (adelantar, relajarse, ser adelantado, volver a adelantar: tres maniobras prescindibles), pero desestabilizan.

El teléfono móvil de marras

Telefono
¿Teléfono en mano? Parecería lógico pensar que cada vez menos gente lo hace, ya que los manos libres existen y funcionan realmente bien (en coches modernos). Incluso podríamos pensar que las personas empiezan a disfrutar de no estar permanentemente colgadas de sus móviles, pero no es así. Veo casi a diario personas circulando con el móvil a la oreja, en plena ciudad y también en carretera. ¿Necesidad? Creo que ninguna, solo la que esas mismas personas se generan. No quieren parar, no quieren esperar. ¿Y qué provoca en los demás? Primero, enfado; segundo, inseguridad; tercero, conductas erráticas. Hablo por mi, pero no me fío un pelo de quien habla con el móvil en la oreja: no creo que pueda reaccionar ante un imprevisto.

Por cerrar un poco el círculo (y el artículo), hagamos una reflexión: ¿Necesitamos hacer, realmente, todo lo que hemos comentado en las líneas anteriores? ¿De verdad tenemos tanta prisa? Y ahora es cuando recomiendo leer un artículo del archivo: en ocasiones tenemos prisa.

Fotos | Alan Cleaver, nikoretro, Xoan Baltar

  • 50491

    SOBRE LAS CONDUCTAS ERRÁTICAS:

    Soy profesor de autoescuela y tengo un punto de vista cuanto menos curioso sobre este aspecto que, del reglamento general de circulación, los conductores ordinarios interpretan de ese ejemplo que planteas. Creen que pueden adelantar en Autopistas y Autovías a 140 km/h y están convencidísimos que así es. Y sólo cuando le sacas el RGC y se lo lees se quedan sorprendidos y justifican que ‘eso no se lo enseñaron así en la autoescuela’.

    • http://openid.blogs.es/esteban-viso Esteban Viso

      Eso que comentas me pareció extrañisimo cuando lo escuché por primera vez. Y es verdad, la gente estaba 100% convencida cuando lo comentaban!

  • escargot

    Lo que más me desestabiliza de los demás es la conducta errática. Cuando alguno hace esas cosas lo adelanto lo antes que puedo. A mí que no me salpique.

    Y con el móvil ojo… eso de que el manos libres despista tanto como llevar el móvil en la oreja es completamente cierto. Ayer a mi padre le llamaron justo después de arrancar y estaba por saltarse el primer stop, ha pasado mil veces por allí y ni lo vio… y encima venían coches. Si no le digo que pare, nos estampamos. Y esto fue con el manos libres. Llevar el móvil en la mano la única dificultad que le añade al asunto es la de tener una mano menos disponible, porque para la atención el manos libres es igual de dañino. Si te llaman, busca un sitio seguro para parar y contesta o vuelve a llamar tú.