Señoras que… conducen ebrias (y señores, también)

Perfil ficticio en Facebook

Pongamos que vivimos en una ciudad de 200.000 habitantes y que en un solo año hay 195 víctimas de tráfico por conducción bajo los efectos del alcohol. Pongamos que en ese mismo año se producen 1.687 detenciones por ese mismo motivo. Y pongamos que uno de nuestros concejales, harto de ver imprudencias de conductores borrachos, lanza una propuesta: que la Policía publique en facebook las fotos de los conductores que tienen antecedentes por conducir ebrios, y apostilla:

Si es necesario hacer pasar vergüenza a la gente para salvar vidas, yo estoy dispuesto.

Eso ha ocurrido en California, en una localidad llamada Huntington Beach que queda a una hora de Los Angeles, y el concejal que ha tenido esta iniciativa se llama Devin Dwyer. Al hombre le han llovido tomates de varios calibres, y es que la propuesta ha causado un buen revuelo en Estados Unidos.

En aquel país se plantea ahora el dilema entre el quebrantamiento del derecho a la privacidad y el derecho a salir a la calle sin temor a morir a manos de un conductor que no termina de comprender que el alcohol y el coche son incompatibles. En la tierra de las libertades, donde cada individuo es dueño y señor de sus actos, ya ha habido un toque de atención porque eso de denunciar públicamente a las personas atenta contra el sentido de la intimidad que llevan los estadounidenses en sus genes.

Seguramente en nuestro país ese planteamiento puede chocarnos un poco. En España nos movemos públicamente a favor del bien común por encima del bien individual aunque luego, en la intimidad, más de uno, y más de dos, piense que mientras a él le vaya bien, al resto le pueden ir dando viento. En Estados Unidos, por contra, la sociedad es declaradamente individualista, de manera que cualquier medida que pueda tener visos de atentar contra las libertades individuales puede encontrar un serio freno antes de ser aprobada. Ni más ni menos que lo que está sucediendo en este caso.

También se han sumado a las críticas algunos miembros de la Policía, que vienen a decir que ellos no están por la labor de echar a perder su prestigio, su imagen pública y hasta su eficiencia por una causa que, vaticinan, no servirá para que los conductores dejen de beber. Y la verdad es que, vistas así las cosas, no puedo hacer más que darles la razón a los agentes de la ley.

Dejando de lado que la publicación en facebook de los nombres y caras de personas que tienen antecedentes de conductas delictivas me parece una versión pobremente actualizada de los folclóricos linchamientos a soga y antorcha, muy propios de las veladas norteamericanas que se celebraban hace entre 50 y 150 años dependiendo del estado (unido) y de la motivación del personal, creo muy cierto que verse pregonado no hace que un individuo abandone la bebida a la hora de ponerse al volante, y menos aún si el personaje en cuestión es un enfermo de alcoholismo.

Ya hablé del problema que tienen los alcohólicos con los cursos de sensibilización y reeducación vial, un problema debido en parte a que tenemos un sistema que se empeña en colocar los carros antes que los bueyes. Si un enfermo de alcoholismo, y en nuestro país buena parte de los condenados por conducir ebrios lo son, no cambia por las buenas, esto es con sensibilización y con reeducación, ¿cómo lo va a hacer por las malas, es decir con coacción?

Y para los bebedores ocasionales, esos que sólo le dan a la bebida cuando salen de fiesta y no tienen en cuenta que un coche no se maneja igual cuando uno está en condiciones que cuando uno va con el puntito… para esos tampoco puede funcionar la coacción. Si uno de los primeros efectos que causa el alcohol es la euforia y la falta de percepción del riesgo, como para que les digan que ha salido su nombre en facebook. Son capaces de darle al botoncito de “Me gusta”. Si es que aciertan, claro.

Vía | prnoticias
Ilustración | Josep Camós
En Circula Seguro | ¿Denunciarías a un conductor que infringiera la ley?, El verdadero problema del alcohol al volante, por fin

  • Walter

    En la España de Belén y Dioni, de GH 24h y de pinganillos…

    produciría el efecto contrario, animaría a la gente a beber para entrar en una especie de ‘hall of fame’ alcohólico.

    Es mas, lo aprovecharían para hacer publicidad comercial, con discotecas haciendo descuentos y concursos e invitaciones de DYC/JB para los listados en facebook.

    Por otra parte, la medida es un absoluto disparates por docenas de razones, privacidad ética, derecho….

    Una cosa es que el marca saque a Guti borracho dentro de un coche, y otra muy diferente es que una institución publica se dedique a denostar a los infractores de la ley de seguridad publica.

    • busgosu

      Eso es como cuando hacen la campañas de prevención de alcoholemia en las que ponen una fugoneta de Protección Civil en zonas de marcha para que la gente que va a coger el coche sople. Al final, lo que hay son competiciones para ver quién da más.