Seguridad insuficiente de los 4×4 en caso de atropello a peatones

Seguridad de los 4x4 A raíz de un reciente estudio internacional sobre la protección en caso de atropello a un peatón o a un ciclista, realizado por Euro NCAP, y en el que el RACC participó a través de su Fundación, la entidad catalana ha emitido un informe en el que se valora la seguridad de los 4×4 en caso de atropello a peatones, y a tenor de los resultados, se considera que se debe mejorar la protección de los peatones en este tipo de vehículos, cada vez más utilizados en ciudad.

Si se tiene en cuenta que cada año mueren más de 6000 peatones en Europa, y que en el año 2005, el 15% de las muertes totales en accidentes de tráfico en España, fueron peatones, ni que decir tiene que el sector automovilístico debe plantearse prioritario este apartado de la seguridad pasiva de los vehículos que hasta no hace mucho ni tan siquiera se consideraba.

Euro NCAP ha recopilado datos de más de 140 modelos de turismo, considerando tanto los efectos de impactos con las diversas zonas de la parte delantera de los vehículos, como la afectación que tendría en cada una de las partes de la anatomía humana, sobretodo en las que más sufren en caso de atropello, como son la cabeza, la cadera y las piernas. Además, se consideraron en las pruebas dos alturas: adultos y niños, resultando estos últimos los que más posibilidades tenían de sufrir lesiones graves.

Resultados Euro NCAP del Audi Q7 Y los resultados obtenidos siguen siendo todavía muy mejorables. La media de las diferentes clases de vehículos en cuanto a protección de peatones se refiere, está en 2 estrellas Euro NCAP (sobre un máximo de 4), destacando el informe que los vehículos 4×4 son los más peligrosos para peatones en caso de atropello. Y lo más preocupante de estas pruebas a los todo terreno, es que ninguno de ellos logró obtener ni un sólo punto en los ensayos que tenían como zona de impacto la cadera, una de las zonas más vulnerables en caso de atropello. Este dato, de por sí, ya se puede intuir a simple vista, considerando la mayor altura de los 4×4 respecto a los turismos tradicionales.

A pesar que la legislación no lo exige, de momento, el RACC recomienda tomar algunas medidas en los 4×4 para mejorar la protección de los peatones en caso de atropello, como aumentar la flexibilidad del parachoques, que reduciría la aceleración del impacto contra el peatón, al igual que considerar la importancia de la flexibilidad del capó, sobretodo de la parte delantera, que debe absorber la mayor parte posible de la energía del golpe.

También se comenta la novedosa implantación de sistemas activos de elevación del capó en caso de impacto, avance que algunas marcas ya han adoptado con muy buenos resultados. Y finalmente, el RACC recomienda aprobar exigencias legales para todos los vehículos que excedan de 2,5 toneladas, así como un aumento voluntario en el control de la protección para peatones por parte de los fabricantes.

Como dato curioso, mencionar que puestos a atropellarte, mejor que no lo haga ni un Hyundai Santa Fe ni un Jeep Grand Cherokee, que no han obtenido ninguna puntuación en todos los elementos examinados, y sin embargo, los menos malos son el Nissan Pathfinder y el Audi Q7, llegando ambos a las dos estrellas. Mención especial merece el Toyota RAV4, único en alcanzar las tres estrellas.

Vía | RACC