Según la DGT, un 15% de los conductores consumen alcohol antes de conducir

tapas.jpgFoto elegida a traición sabiendo la hora que es

Llega el verano y el calor aprieta, la cerveza bien fresquita es un imprescindible para mitigar la chicharra del mediodía y en su defecto lo podemos sustituir por un tinto de veranos helado, riquísimo… Sería esta la descripción de una escena en la que nos vemos a nosotros mismos en una playa, con su chiringuito bien colocado, el calor apretando y nosotros equipados con el modelo “casual verano 2011”. O a falta de playa, bueno es el campo con sus pros y sus contras, pero con el denominador común del “mucho calor” y “vamos a tomar una cañita helada”. Y entre medias se encuentran los desplazamientos habituales, cortos en unos casos, largos en otros, pero desplazamientos desde el lugar de trabajo o vivienda hasta el lugar de ocio concreto. Y luego, la vuelta.

Es en esas tesituras cuando parece que no terminamos de enterarnos bien de que al volante cero alcohol, o como dice la nueva campaña de la DGT en colaboración con 15 instituciones más, “La carretera te pide SIN”. Sin alcohol, no sin sentido común. Que me parece a mí que las campañas deberían llevar subtítulos para sordos (pero sordos de conciencia, no me refiero a personas con falta de oído). Llega el verano nuevamente y con él llegan las terracitas, el consumo de fresquísimos tragos de cervecita por ejemplo, y por enésima vez ha de haber una campaña que nos diga, como a niños pequeños: “o una cosa o la otra, o bebes, o conduces”.

Un 15% de consumidores en trayecto corto, un 6% en trayectos largos

Brutal dato. Por mucho que pongamos atención en la interpretación de estos porcentajes, que el 6% de la población conductora que se desplaza en vacaciones (o no vacaciones) en tramos largos haya bebido y además lo reconozca… es sin duda un despropósito. Son miles de personas. ¿De qué valen años de campañas y de educación vial? ¿Estamos ante oídos sordos conscientes o inconscientes? Me recuerda a la cabezonería de la niñez, cuando una y otra vez se advierte a uno ante ciertas prácticas poco recomendables, pero “sabiendo más que nadie”, seguimos erre que erre hasta que llega la reprimenda… o un “accidente de niños”. Lo que sea más rápido.

controlpolicial.jpg
Pues aquí igual, es un caso que se me revela así, infantil, de cierta irresponsabilidad innata y una forma de entender la vida y los problemas cercanos como si estuviésemos protegidos por una burbuja antirealidad. Los desplazamientos cortos son además los que más anulan nuestra capacidad de raciocinio y nuestra madurez, la madurez que mostramos día a día cuando afirmamos que “yo al volante ni gota”, pero luego llega el momento del ocio y recurrimos a la frase “bueno, con dos cervezas no doy positivo…”. La cuestión no es dar positivo, es simplemente no tener que necesitar el 100% de nuestra capacidad al volante para salvar la vida, cuando no disponemos de ella.

Literalmente, el colectivo que más alcohol consume es el comprendido entre 45 y 59 años. Nuestros padres. Partiendo de esto, ¿no podemos aportar nada nosotros, que somos sus familiares? ¿Tenemos que dejarlos hacer? Es más grave todavía si el consumo de alcohol se junta con un desplazamiento con toda la familia, pero de cualquier manera que lo queramos ver, es grave y muy desolador.

No todo es negativo, descienden los positivos por alcohol

Es el momento de no ser tan pesimista y afirmar que realmente se han reducido a la mitad los positivos por alcoholemia, de forma que vamos avanzando en la dirección correcta. Pero cuesta que la tasa de alcohol al volante sea cero, es algo que no se si se llegará a conseguir algún día. Aumenta considerablemente el consumo de la cerveza sin alcohol, pero como siempre hay que tratar los datos con cuidado. Si aumenta porque los conductores toman una cerveza sin antes de conducir, y esa cerveza es “sin” de verdad, entonces vale. Si aumenta el consumo porque algunos conductores consumen cinco botellines de a 0,7% de alcohol, ya no vale tanto. Siempre, siempre, seamos tan rigurosos con lo que nos encontramos por ahí, sobre todo cuando atañe a la seguridad vial.

En fin, que lo que siempre decimos cuando llega esta época es que disfrutes de las vacaciones, de esos tintos ricos, de las cervecitas reconstituyentes en momentos de calor extremo, pero que vuelvas, que no pongas en juego tu vida ni la de los demás, y que por favor tengas conciencia de que al volante no se juega, ni se bebe, ni tantas otras cosas que pueden resultar peligrosas. Tú y los tuyos, por encima de todo.

Vía | Terra Motor
Fotos | francisco.j.gonzalez, arkangel

  • pepserra

    Un dato importantisimo Esteban , es que 0.15 ó 0.25 son puntos corte sacados de estudios poblacionales (es decir son puntos en campanas de Gauss). Habra quien dé negativo y él sabe que no esta capacitado para coger un vehiculo. Habrá quien dé + y sea capaz de hacerlo.

    Ahí es donde entra la autorresponsabilidad tan preconizada en este BLOG y no tanto el afán sancionador .

    Y es que en el fondo el problema radica no en cifras…me viene a pelo…. (como decias en tu anterior post). La cuestion basica es la conciencia de comunidad vial.

    Pero claro está que ante la duda de que TODOS seamos conscientes, las autoridades deban poner un 0 seguido de dos digitos por si a alguien le viene un ataque de amnesia…

    Esto parece una clase de parvulos pero creo que a veces lo mas evidente es lo mas “invidente”

    • muchachoseguro

      Mejor explicado, imposible.

  • el colectivo que más alcohol consume es el comprendido entre 45 y 59 años. Nuestros padres.

    Habrá muchos lectores de este blog a los que acabas de aniquilar con esta frase.

    • Bueno, espero que no se ofenda nadie por favor 🙂 En mi caso mis padres están en esa franja de edad, más hacia los 59 que hacia los 45, pero es verdad.

      Y no soy ni joven ni mayor, tengo la edad justa jeje (33). Espero con esto que quede claro que no era mi intención que nadie se ofenda!

      • si, si.

        Trata de arreglarlo.

        jajajaja