Según la DGT, en 2012 la siniestralidad ha bajado en un 8%

528534928_1177981602_b
Las últimas cifras de la DGT, desveladas recientemente en un completo informe que distribuyó el Ministerio del Interior, dicen que en 2012 las cifras de fallecidos en carretera descendieron un 8% con respecto a 2011. Si nos quedamos con esto debemos estar contentos que se siga con la progresión descendente de los últimos 10 años, pero si nos fijamos en la cifra real, veremos que todavía mueren más de 1.900 personas cada año. Concretamente 1.903 personas en 2012, más de 5 personas diarias en media: terrible.

Quizás el dato más optimista es que desde 1965 no se recogía una cifra de fallecidos inferior a 2.000 personas, y desde luego estamos muy lejos de los más de 9.344 fallecidos de 1989, sin duda un año negro en nuestra historia. Entre todas las posibles claves que existen para entender estos números, queremos creer que cuentan mucho los avances en seguridad activa y pasiva en los coches, la creciente concienciación de la sociedad con la circulación, y por supuesto, la cada vez mayor y mejor puesta en marcha de campañas de sensibilización y de educación vial. Pero eso no basta, por sí solo.

Queda mucho recorrido por delante, quizás nunca lleguemos a una cifra de 0 fallecidos en un año, pero sí que queda mucho para conseguir una mejor convivencia entre todos los tipos de conductores, y entre los peatones. El mayor número de accidentes con víctimas registrado se da en carreteras interurbanas (43%), y en ellos se concentra el 76% de los fallecidos. Esto es, sin embargo, un 10% menos que el anterior ejercicio. El 57% restante de accidentes con víctimas restante se da en entorno urbano, donde se registraron, por contra, el 24% de los fallecidos totales.

La diferencia entre ambos tipos de accidente está en la gravedad de los mismos. Mientras que en carretera hay más proporción de fallecidos por accidente con víctimas, en ciudad hay más accidentes con víctimas, y aunque no se especifica, el porcentaje de heridos leves seguramente sea mayor en ese caso. Sea como sea, analizar el principal motivo de incidente es necesario, ya que en carretera es la salida de la vía, mientras que en la ciudad es el atropello.

tipo-accidente

Es tan frío hablar de números,… en serio, no me siento cómodo. Pero siempre se puede sacar algo en claro de los mismos. Por ejemplo, quedémonos con esta frase: “En 2012 el 76% de los fallecidos en accidente de tráfico eran hombres y el 51% tenía 45 años de edad o más“. También es curioso notar que se ha incrementado el número de fallecimientos en la franja de 0 a 14 años en un 23%, algo sin duda sorprendente si tenemos en cuenta los avances en sistemas de retención infantil. Ocurre que de esos niños (algunos de los cuales fallecieron como peatones, y 1 de ellos como conductor según el informe), 11 de los 36 fallecidos como pasajero de turismo o furgoneta no llevaba ningún sistema de seguridad pasiva, o sea, ningún SRI. Así de terrible.

Si nos fijamos en los peatones, los fallecidos suponen el ¡20%! del total, y más de la mitad (el 54%) superaban los 64 años de edad. Sin duda algo en lo que trabajar con ahínco, igualmente que con las cifras de siniestralidad de los ciclistas. Cito textualmente:

En 2012, respecto de 2011, han disminuido las víctimas mortales ocupantes de ciclomotores, motocicletas, turismos y vehículos de mercancías. También se ha constatado un pequeño descenso de los peatones fallecidos por atropello. Los ciclistas fallecidos en 2012 han aumentado respecto del año anterior: 72 fallecidos ciclistas frente a 49 en el año 2011.

De nuevo intento no pensar en las causas, sino transmitir los números que da la DGT. No se si es que hay más agresividad ahí fuera, si hay más mala suerte, si es que hay más ciclistas en las calles (no he encontrado fuente fiable que me de una respuesta a eso…). Quien tenga curiosidad por ver más en profundidad los detalles del informe y todos los números, al final del artículo tiene un enlace al documento completo en PDF.

Las principales causas de estas cifras son pocas: velocidad inadecuada, la que más; alcohol y drogas; distracciones; infracciones y dejadez en el uso del casco y el cinturón de seguridad (“el 24% de los fallecidos usuarios de turismo no utilizaban el cinturón de seguridad en las vías interurbanas y este porcentaje aumentaba al 32% en las vías urbanas”); la antigüedad del vehículo. ¿Parecen, realmente, barreras imposibles de superar? ¿Es imposible educar a los conductores para mantener velocidades adecuadas en sus desplazamientos? No hablo siquiera de mantenerse en velocidades legales, que es otra cosa. ¿Qué pasa con el alcohol, las infracciones, el coche, el cinturón o el casco? Cada año que pasa, me deprime un poco más repasar este tipo de estudio.

Más información | DGTLas principales cifras de Siniestralidad en España 2012 (PDF)
Foto | chenutis

  • Escargot

    No me extraña que te pongas malo con estas cosas… Yo, si estuviera en la DGT, no podría ni hacer el recuento.