Seguimos analizando el estado de los neumáticos: profundidad del dibujo y daños

campana_michelin_revision_neumaticos_11.jpg
Hace un par de días analizamos los resultados de la campaña de revisión de neumáticos que promovió Michelin en el mes de julio. Lo que vimos dio para unas cuantas conclusiones a vuelapluma, pero todavía nos faltaba analizar qué pasa con los neumáticos en cuanto a la profundidad del dibujo (es decir, cómo de gastado está el parque de neumáticos en España), y también analizar un poco cómo está de salud un neumático medio. Si tiene golpes o daños visibles.

Vamos a repasar los datos y resultados que se pueden recopilar de la mencionada campaña, y aportaremos unas cuantas conclusiones a todo esto. Ya avanzo que una de las conclusiones más evidentes es que debemos preocuparnos más activamente por la “salud” de nuestros neumáticos. Es muchas veces un simple gesto que nos va a ahorrar disgustos, como mínimo.

De la profundidad del dibujo del neumático

La profundidad del dibujo en un neumático debe ser como mínimo de 1.6 mm, y eso lo sabe cualquier conductor novel recién examinado, y debe saberlo cualquier conductor, a secas. Con los neumáticos en las lonas estamos tentando a la suerte, con unos neumáticos con menos profundidad de los 1.6 tenemos algunas papeletas (a pesar de que no es lo mismo 1.6, 1.5 o 0.6mm, por supuesto). Pero, las cosas como son, llevar menos de 1.6 mm de profundidad en el dibujo del neumático no es legal.

Esto debería indicarnos la importancia de mantener una profundidad de dibujo correcta. Es ilegal circular con menos profundidad y nos obliga a cambiar esos neumáticos si o si. La profundidad de los neumáticos por si sola no es quien determina el riesgo si no, ¿qué pasa con los neumáticos slick? Agarran más que ningún otro tipo de neumático, si, pero cuando son nuevos. Si un neumático “de calle” se convierte en slick es que se ha gastado la goma útil. Veamos las tablas de datos sobre cómo están las profundidades en vehículos privados y comerciales:

profundidad-turismos.jpg
profundidad-comerciales.jpg

Aparte del dato de los porcentajes de vehículos que circulan con profundidades ilegales, cabe destacar el hecho de que es más frecuente que los neumáticos más gastados se agrupen de dos en dos: por trenes del vehículo. Es raro que se detecten neumáticos en las lonas, pero vemos que 1 de cada 10 vehículos, privados o comerciales, llevan dos neumáticos ilegales. Y eso, además de ser un peligro para la seguridad vial es, eso, punible.

De la presencia de daños en el neumático

Sobre la presencia de daños en los neumáticos, decir que lo más frecuente son los desgastes irregulares y los daños por envejecimiento. Este envejecimiento se puede relacionar también con la profundidad del dibujo, pero no necesariamente. Envejecimiento también se refiere a otra cosa, digámoslo así, a “cuando un neumático se cuartea de lo viejo que es”. Nada frecuente, aunque más frecuente si no movemos el neumático durante largos periodos de tiempo. Otros daños pueden ser los típicos “golpes” a los bordillos, arañazos y demás:

danho-general.jpg

Este dato preocupa, al menos a mi, que no entiendo mantener un neumático viejo: 1 de cada 5 turismos tienen al menos un neumático en mal estado, o con daños. En vehículos comerciales la proporción es de casi 1 de cada 4. ¿Nos extraña?

danos-turismos.jpg

danos-comerciales.jpg

Otras consideraciones, conclusiones y consejos

Como vemos, tanto hoy como el pasado lunes, basándonos en la muestra comentada los resultados que encontramos no son demasiado buenos. Es más, son preocupantes sobre todo los que se refieren a las presiones de los neumáticos, pero también a los porcentajes de neumáticos viejos o con desgastes irregulares. Llevar un coche no es un juego, y ahorrar en este dispositivo (los neumáticos) es una de las cosas que no se entienden bien.

Y entiendo por ahorrar no solo comprar neumático de dudosa calidad, sino estirar al máximo su vida útil, someterlos a esfuerzos desproporcionados o simplemente descuidarlos, no atenderlos más que para pasar la ITV o no revisarlos antes de emprender un gran viaje (o no tan grande) de vacaciones o de trabajo. Mejor aún, no hablo de ahorrar, sino de escatimar. Pero en fin, estamos aquí también para dar unos cuantos datos más antes de marcharnos. Aquí van en modo “breves”, para pensar sobre ellos en comentarios:

* hace dos años (me refiero a la campaña del 2009) se desprendía de los resultados que el 25% de los conductores postponían el llevar el coche al taller tras enterarse de que alguno de sus neumáticos presentaba algún defecto de los comentados
* llevar el mantenimiento de las presiones no es sencillo si nos fiamos de los manómetros de las gasolineras: ni están todos en perfecto estado, ni dos manómetros se parecen en nada, las mediciones varían demasiado como para fiarnos
* hace falta mayor sensibilización en la sociedad: hay que revisar los neumáticos en talleres, no en carpas o caravanas puestas en una feria o exposición; confiemos nuestro vehículo a profesionales, y respetemos los plazos de cada componente; la revisión depende del uso del coche: si es mucho la haremos cada 15 días, si es medio cada mes, si es muy poco, cada dos meses… depende de nuestro uso
* la duración en el tiempo de un neumático no es un dato que deba proporcionar el fabricante. O mejor dicho, no prevalece ese dato sobre el kilometraje del propio neumático. Y lo que si se puede garantizar es que si un neumático está correctamente mantenido, dura los kilómetros que dice su ficha

Fuente | Michelin España
En Circula Seguro | El cuidado de los neumáticos no es la primera preocupación del conductor español

  • amparo19

    O simplemente que estén descompensados es malo, uno nuevo y otro a medio gastar afecta a la conducción. Hay que llevar en el mismo eje iguales (en todo).