Seamos responsables: hay que tener seguro

Alcance

La seguridad vial es una cuestión de responsabilidad. Los conductores debemos conducir conscientes de la situación y de las condiciones del tráfico, de la carretera o de la meteorología, debemos ser prudentes y debemos respetar todas las normas de circulación. Hay que compartir las calles y carreteras con muchas más personas y vehículos, y es la única forma de circular con seguridad.

Pero aun así pasan cosas, porque el ser humano no es perfecto, porque no podemos controlarlo todo, porque hay imprevistos, y llega el susto, el percance, el accidente o el siniestro. Puestos en esta situación, la peor a la que se puede llegar, debemos seguir siendo responsables, y pagar por los daños causados, y por eso existen los seguros de automóvil y por eso existe un seguro de responsabilidad civil obligatoria.

El seguro obligatorio del vehículo, es, como su propio nombre indica, obligatorio. Es el seguro mínimo imprescindible para circular por las calles y carreteras y estar cubierta nuestra responsabilidad civil frente a los daños que podemos causar a los demás.

Más allá de este mínimo luego cada cual puede contratar más o menos coberturas, las que desee o esté dispuesto a pagar, pero el seguro obligatorio es imprescindible.

Coches-autovia

Por eso si los agentes de tráfico nos detienen para realizar algún tipo de comprobación o control, y se percatan de que nuestro vehículo no tiene el seguro obligatorio, nos sancionarán económicamente y nos podrán inmovilizar el vehículo.

Según datos de la Dirección General de Tráficoen España hay un total de 31,2 millones de vehículos automóviles, entre coches, furgonetas, camiones, autobuses, motos, etc. Pues bien, en el fichero informativo de vehículos asegurados del Consorcio de compensanción de seguros, solo constan 28,6 millones de vehículos con seguro.

Esto significaría, sobre el papel, que hay del orden de 2,6 millones de vehículos sin seguro en España (en números redondos). Es cierto, para no alarmar más de la cuenta, que puede haber cierta disparidad porque puede que no se hayan dado de baja vehículos viejos abandonados que han dejado de usarse, y que por eso no tienen seguro, o bien hay vehículos de colección y antiguos, que aún siguiendo matriculados y cuidados, no se conducen, y no tienen seguro, pero la realidad es que circulan conductores y automóviles sin seguro.

Lamentablemente ha sido durante los últimos años que ha ido aumentando considerablemente el número de vehículos sin seguro, fruto de la difícil situación económica y del menor poder adquisitivo de los ciudadanos y empresas.

A pesar de esto el seguro sigue siendo obligatorio y debemos seguir siendo responsables cuando conducimos nuestro automóvil: si sucede algo, además del daño causado, puede suponer un serio problema económico.

Foto | Daveynin
En Circula Seguro | Elegir seguro para el coche nuevo