¿Sabes cómo mata un accidente?

accidente

Hablar de seguridad vial es hablar de cómo evitar accidentes y cómo mitigar sus efectos en caso de no haber podido evitarlo. Hablar de seguridad vial implica también educar, aprender a evitar las conductas de riesgo.

Sin embargo, de vez en cuando, no está de mal recordar por qué es importante hablar de educación vial. Hace unos años, publicamos una serie de reportajes explicando qué es lo que ocurre cuando todo va mal. Vamos a aprender cómo mata un accidente. Para ello contamos con el asesoramiento del Doctor Josep Serra.

La física de las colisiones

La física de las colisiones es el primer paso para entender cómo mata un accidente. En este caso se explica por qué nuestro cuerpo se rompe cuando sufre un golpe fuerte, lo que conocemos como fractura por impacto. En general, una fractura por impacto ocurre cuando dos cuerpos sólidos colisionan entre si con una gran velocidad relativa.

colisión

En caso de choque, si no hay ninguna fuerza sobre el conductor, entonces este seguirá moviéndose a la misma velocidad que llevaba antes del choque. Y serán el volante y el parabrisas quienes interrumpan el recorrido del cuerpo del conductor. Y lo harán de forma muy abrupta, provocando lesiones graves e incluso fatales.

De ahí que el cinturón de seguridad sea el elemento de seguridad pasiva más importante de todos. Técnicamente, su finalidad es proporcionar la fuerza sobre el cuerpo humano para que reduzca su velocidad, manteniéndola a la par con la del vehículo.

Mecánica de la fractura

Cuando se produce una colisión, aparecen fuerzas sobre el cuerpo humano. El resultado de esas fuerzas es que nuestro cuerpo se rompe, especialmente los huesos. El Dr. Josep Serra definía la fractura como “la aparición de dos superficie nuevas en el interior de un objeto, de forma que queda separado en dos”.

Las fracturas se clasifican en tres tipos dependiendo de la orientación de las fuerzas en relación al plano en el que se produce la fractura. La más común en los accidentes de tráfico es aquella en la que las fuerzas tienen la misma dirección en que crece la ruptura. La fuerza empuja hacia un lado, y la fractura crece en esa misma dirección.

fractura

¿Por qué ocurren las fracturas? Por un principio básico de física: todo tiende a buscar la situación donde tiene menor energía. Los cuerpos hacen lo posible por minimizar su energía. Es decir, si un cuerpo tiene la posibilidad de cambiar de forma, hará lo posible por ponerse de forma que tenga la menor superficie posible.

El problema es que los huesos no tienen la posibilidad de cambiar de forma. Se tienen que conformar con la forma que les ha tocado y no pueden modificarla para reducir la energía superficial. Lo único que pueden hacer es evitar que crezca la superficie. Y para ello, sólo les queda una opción: romperse.

Desplazamiento de los órganos internos

Tras ver los principios físicos que determinan cómo nuestro cuerpo sufre daños debidos a la aplicación de fuerzas directamente sobre él durante un accidente, hay un mecanismo adicional por el cual el interior del organismo puede sufrir daños incluso sin la aplicación directa de fuerzas externas: el desplazamiento de los órganos internos debido a fuertes aceleraciones.

Nuestros órganos no son sólidos rígidos y están sujetos entre sí en una estructura formada por el esqueleto y los tejidos conectivos. En caso de fuerte desaceleración, el tejido conectivo (que actúa de forma similar a la de un muelle) transmite la fuerza con algo de retraso, provocando que haya deformaciones internas temporales.

Básicamente, hay un desplazamiento de los órganos internos. Y éstos, acabarán estrujados hacia una lado, pudiendo incluso desprenderse, provocando lesiones más graves. Es algo especialmente grave cuando afecta al cerebro, que se puede aplastar en el interior de nuestro cráneo como si fuera una gelatina.

Politraumatismos

ambulancias

La idea de traumatismo se corresponde a la existencia de lesiones graves en dos o mas regiones de la anatomía. Los politraumatismos son muy frecuentes en los accidentes de tráfico, y a menudo tiene graves consecuencias.  Al hablar de los politraumatismos, también tratamos de los protocolos de salvamiento que se deben seguir en caso de accidente.

Al respecto no se pudo entrar en excesivo detalle, ya que en el caso de pacientes politraumatizados un tratamiento erróneo, por muy bienintencionado que sea, puede agravar más que curar. En ese sentido, no me cansaré de animarte, amigo/a lector/a, a que aproveches esta serie como fuente de inspiración para apuntarte a un cursillo de primeros auxilios, donde recibas formación adecuada y profesional.

Procesos metabólicos

El último tercio de “Cómo mata un accidente” se centró en los procesos metabólicos que ocurren a nivel celular como consecuencia de los daños sufridos, y que en última instancia llevan a la muerte.

Se habló de conceptos como el Síndrome de respuesta inflamatoria sistémica (SIRS) y Shock circulatorio. En definitiva, de cómo la mayoría de las muertes en carretera se producen debido a una parada cardiopulmonar. Llevando a “una muerte más en carretera. Tan dramática como el resto… tan evitable como el resto”.

Fotos | Pixabay, Sjbrown GOVBA,

Cómo mata un accidente (0): Introducción
(1): fractura por impacto, fuerzas
(2): mecánica de la fractura
(3): desplazamiento de los órganos internos
(4): clasificación del politraumatismo en carretera
(5): picos de mortaldad tras sufrir un politraumatismo
(6): la importancia del politraumatismo
(7): introducción a los procesos metabólicos
(8): ¿Por qué necesitamos la respiración celular?
(9): Shock circulatorio
(y 10): conclusión