¿Sabes leer la etiqueta ecológica de los neumáticos? Te explicamos cómo

Neumático Michelin

Tan solo el 20 por ciento de los conductores conoce las ventajas de la etiqueta informativa de los neumáticos, obligatoria y que lleva en vigor desde el 1 de noviembre del pasado 2012, según un estudio del Centro de Desarrollo e Innovación Confort Auto. Dicho adhesivo, inspirado en la calificación energética de los electrodomésticos, informa de la resistencia a la rodadura que influye en el consumo, la capacidad de frenado en superficies mojadas y el ruido de rodadura en decibelios, que repercute en el confort.

La finalidad de la misma no es otra que dar a conocer al consumidor una información, que le resultará relevante, para escoger de mejor manera el neumático más adecuado a sus necesidades.

Etiqueta neumático

La etiqueta incluye…

Tres valores: seguridad, consumo y ruido, quedan reflejados en la etiqueta en la que los fabricantes están obligados a incluir en los neumáticos comercializados desde el 1 de noviembre de 2012.

De esta manera, la etiqueta de los neumáticos, incluye en la parte superior, dos clasificaciones, que van desde la letra “A” (máxima valoración) hasta la letra “G” (peor valoración) y que representan los factores referentes a consumo y seguridad. Por debajo, se establece el ruido de rodadura, que viene expresado en decibelios.

¿Por qué importa la eficiencia energética?

Arriba y a la izquierda, la etiqueta refleja la eficiencia energética que se mide en función del coeficiente de rodadura que presenta el neumático. De esta manera, los neumáticos con clasificación energética A serán los de menor coeficiente de rodadura – CRR menor o igual a 6,5 – y en definitiva, los que ayudan a obtener un menor consumo de combustible. Si nos tomamos la molestia de convertir esos índices de referencia en litros cada 100 kilómetros, vemos que la diferencia entre un neumático con clasificación “A” y otro con clasificación “G” llega a los 0,5 litros/100 km – la relación viene a ser aproximadamente de 0,1 litros/100 km -.

Aquí la diferencias son notables en cuanto a eficiencia en consumo, pudiéndote hacerte ahorrar en un año. Para que te hagas una idea, si recorres unos 12.000 kilómetros anuales, con un consumo de 5 litros/100 km de media, puedes ahorrar entre 80 a 140 euros con un neumático con calificación A respecto a uno con calificación G, según un informe de la Fundación CEA (Comisariado Europeo del Automóvil), sobre la importancia del etiquetado europeo de los neumáticos.

La importancia de la adherencia sobre superficies mojadas

Junto a los valores de resistencia a la rodadura, observamos también con una clasificación en letras de la “A” a la “G” la adherencia en superficie mojada. Aquí los valores que establece el reglamento se basan en los metros que tarda un vehículo en parar desde 85 km/h sobre asfalto mojado con un centímetro en espesor de agua. En esta valoración el mejor neumático, vamos el que obtendría clasificación “A”, necesitaría de unos 18 metros menos para detenerse que un neumático con clasificación “G”.

Neumático Michelin

¿Qué valores nos da la sonoridad en la rodadura?

Reflejado en la parte inferior de la etiqueta con el símbolo de un altavoz y tres rayas, que simulan ondas sonoras, nos informa del ruido de rodadura. Aquí, una única raya identifica a los neumáticos que presentan un ruido exterior por debajo de los 68 decibelios (dB). Con dos rayas, se sitúan los que se encuentran entre los 68 y 71 dB. Y tres rayas, los que superan los 71 dB. Cuidado a la hora de analizar este apartado, porque el incremento de volumen no es lineal, sino algorítmico y en este caso, hablar de 3dB es lo mismo que señalar un 50 por ciento de ruido.

Entonces, ¿cuál sería el mejor neumático?

En base a la citada etiqueta sería el que presentara la calificación “A” tanto en eficiencia energética como en coeficiente de rodadura, con el menor valor posible de ruido. Aunque no te creas que la etiqueta es el único criterio a la hora de elegir nuestros futuros neumáticos para nuestro coche. Tanto es así, que un estudio realizado por Michelin, demuestra que el principal motivo de insatisfacción de los usuarios con los neumáticos de su coche es su rápido desgaste. Precisamente, este interesante factor, que reflejara la duración de la cubierta es el que no aparece reflejado en la etiqueta.

¿Qué neumáticos se encuentran exentos del etiquetado?

  • Los recachutados.
  • De repuesto de uso provisional de tipo T.
  • Los que montan vehículos todoterreno profesionales.
  • Aquellos cuyo índice de velocidad sea inferior a 80 km/h.
  • Los diseñados para ser montados exclusivamente en los vehículos matriculados por primera vez antes del 1 de octubre de 1990.
  • Los neumáticos cuya llanta tenga un diámetro nominal inferior o igual a 254 mm o igual o superior a 635 mm.
  • Los equipados con dispositivos adicionales para mejorar sus cualidades de tracción, como los neumáticos con clavos.
  • Los neumáticos de competición.

En CirculaSeguro | Etiquetado europeo de los neumáticos, vamos a recordarlo

En CirculaSeguro | Nuevo etiquetado de neumáticos en Europa: te explicamos en detalle cómo será la normativa

En CirculaSeguro | Cómo leer un neumático